RSE

9 mitos que frenan a las mujeres para llegar a la alta dirección

mujeres-empresarias

Un estudio revela la realidad detrás de lo que generalmente se asume sobre el acceso del género a la cima de la organización.

Aclarar los mitos que bloquean el acceso de las mujeres a la alta dirección motivó a la británica Helena Morrissey, CEO de Newton Investment Management y fundadora de 30% Club, organización cuyo fin es que las mujeres representen cuando menos este porcentaje en los comités ejecutivos de Reino Unido para 2015, a realizar el estudio Cracking the code.

Junto a las firmas de psicología empresarial YSC, y la proveedora de servicios de auditoría, impuestos y asesoría KPMG, encuestaron a casi 10 mil personas en más de 100 empresas alrededor del mundo, con lo que revelaron la verdad detrás de nueve creencias comunes que rodean el camino de la mujer a la alta dirección y las alternativas que tienen las empresas para obtener mejores resultados.

Mito: Las mujeres no aspiran a puestos de alta dirección.

Realidad: Las mujeres ambicionan llegar a estas posiciones a medida que progresan en sus carreras y su experiencia aumenta.

¿Qué hacer al respecto? No dejes de tomar en cuenta a las mujeres tan pronto. Su ambición crece con su experiencia.

Mito: A las mujeres les falta la resistencia necesaria para llegar a los altos mandos, lo cual reduce la longevidad de sus carreras.

Realidad: En los altos mandos, las mujeres permanecen tan comprometidas con sus carreras profesionales como los hombres.

¿Qué hacer al respecto? Asegúrate de apoyar al talento femenino en los altos mandos para continuar progresando.

Mito: La crianza de los hijos evita que las mujeres lleguen a la cima de la organización.

Realidad: Las mujeres notan una desaceleración en sus carreras al comenzar una familia, sin embargo el impacto en conjunto de la maternidad en la carrera profesional del género femenino es menor de lo que comúnmente se cree. Las brechas de género más significativas en la promoción laboral ocurren mucho antes.

¿Qué hacer al respecto? Provee herramientas que permitan tanto a hombres como a mujeres desarrollar sus carreras en las etapas tempranas de las mismas. Lleva un registro de su progreso profesional individual.

Mito: Las mujeres no llegan a la cima porque les falta confianza.

Realidad: Ellas son muy honestas sobre sus habilidades, y cuidadosas de no exagerarlas, cuando se promueven para hacerse cargo de retos desconocidos.

¿Qué hacer al respecto? No confundas la balanceada presentación que hacen las mujeres de sí mismas con falta de confianza.

Mito: A las mujeres les faltan las cualidades de liderazgo necesarias en los altos mandos.

Realidad: El comportamiento de liderazgo de hombres y mujeres es semejante, con diferencias sutiles y complementarias.

¿Qué hacer al respecto? Verifica si se le está dando un gran peso a estas diferencias marginales entre géneros.

Mito: Las mujeres carecen de redes de contacto que las apoyen para llegar a altos niveles.

Realidad: Ellas comprenden el vínculo entre redes profesionales y el éxito en la carrera laboral. En el trabajo, buscan canales formales para construir su perfil y así lograr un ascenso.

¿Qué hacer al respecto? Exhorta a los directivos masculinos de la organización a compartir sus contactos profesionales con sus colegas del sexo opuesto.

Mito: Las mujeres en la alta dirección no ayudan a otras a ser exitosas.

Realidad: Cuando ellas tienen estos cargos trabajan duro para atraer más talento femenino con una variedad de enfoques.

¿Qué hacer al respecto? Haz que los altos ejecutivos de ambos sexos apoyen el desarrollo profesional de las mujeres en la organización.

Mito: Los programas de desarrollo para los líderes de alto potencial que realizan las empresas están acelerando el crecimiento del género femenino

Realidad: Que las compañías lleven a cabo este tipo de programas es un indicativo de una cultura que apoya el desarrollo de su talento sin distinción de sexo y no son instrumentales en la creación de mayor diversidad de género en los altos mandos.

¿Qué hacer al respecto? De ser posible invierte en actividades de desarrollo individual. Mide el retorno de esta inversión.

Mito: Los contratos formales de flexibilidad laboral facilitan a las mujeres llegar a la alta dirección.

Realidad: Ellas consideran que los acuerdos informales e individuales les otorguen autonomía, son lo que más les ayuda a prosperar.

¿Qué hacer al respecto? Invierte en mejorar la calidad de las habilidades de los directivos en la empresa.

Fuente: Mundo Ejecutivo Express

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]