RSE

6 ridículas reglas de oficina que seguro te has encontrado

Estas políticas de oficina son muy comunes ¡Entérate por qué deberían desaparecer!

Ridículo vía Shutterstock

Ridículo vía Shutterstock

¿Qué tienen en común Larry Page, Richard Branson, Mark Zuckerberg y otros grandes CEO? Todos ellos han roto paradigmas sobre la forma en que las empresas necesitan tratar a sus colaboradores, todos han impuesto sus propias normas y todos han tenido un singular éxito atreviéndose a jugar con su propia interpretación sobre lo que es correcto.

Esta libertad para crear nuevos estándares y romper con los convencionalismos tanto en productos como en políticas, ha permitido a las grandes empresas adoptar nuevas normas de cultura organizacional ajustándose a las necesidades de sus colaboradores, estimulando su compromiso con la organización y elevando su nivel de productividad.

Es tal vez debido a la creciente popularidad de estas prácticas y sus beneficios que algunas de las políticas tradicionales dentro de las oficinas han comenzado a perder sentido tanto en perspectiva de los trabajadores como de los propios líderes de negocio.

1. Llevar el código de vestimenta a los extremos

Si bien es cierto que el uso de una vestimenta formal transmite seriedad y profesionalismo, también lo es que dentro de este código existen muchas prendas que más que ayudar, perjudican la productividad de los trabajadores sin ningún sentido; porque ¿quién podría sentirse cómodo en temporada de calor vistiendo un traje y corbata?

Obligar a tus colaboradores a utilizar determinado estilo limita su capacidad de expresión y creatividad. En lugar de ello, procura promover la libre elección de atuendos y confiar en su capacidad para proyectar profesionalismo al interior y exterior de la organización.

2. ¿A dónde se ha ido el internet?

Con el crecimiento de las redes sociales, algunas oficinas han optado por bloquear el acceso a estas plataformas y cuentas personales de internet con el fin de reducir las posibles distracciones, el riesgo de la descarga de un virus informático y los costos adicionales de banda ancha. Sin embargo, se trata de una práctica que promueve un ambiente de desconfianza y clandestinidad que puede resultar dañino para la organización.

En lugar de ello, elige mantener estos espacios a discreción de cada colaborador y medir su rendimiento con base en resultados.

3. Multa por ser políticamente incorrecto

Dentro de un ambiente en el que nacen buenas relaciones humanas y determinado nivel de confianza, las conversaciones no siempre fluyen en un tono políticamente correcto, con frecuencia se abre un espacio para las bromas, la impertinencia y la diversión que puede resultar inaceptable para algunas organizaciones. ¿Pero por qué limitarlo mientras exista una línea de respeto sana y genere una convivencia agradable?

De acuerdo, este tipo de entretenimiento no debería ser la norma, pero tus colaboradores tampoco se encuentran en un nivel formativo, así que da espacio a la libre expresión asegurándote únicamente que ésta respete los límites y valores de la organización; de esta forma les permitirás también relajarse y generar un mejor entorno laboral.

4. La era de las máquinas

Es verdad que las empresas deben medir de alguna manera el desempeño de sus colaboradores y algunas han elegido considerar los horarios como un criterio de evaluación, pero ¿es realmente necesario controlar incluso el tiempo que éstos se encuentran en el sanitario? eso sí que es irse a los extremos; sin embargo, hay empresas que lo han hecho, y aquí sí ¡me quedo sin comentarios!

5. Este espacio es mío

Intentar mantener uniformidad en cada uno de los espacios de tus colaboradores sin permitirles incluir algo afín a su personalidad no sólo limita su expresividad, sino que les impide generar vínculos con su oficina y por consecuencia limita su capacidad de comprometerse con la organización.

6. Ni un minuto menos

Aunque los horarios rígidos continúan siendo una práctica muy común dentro de las organizaciones, la tendencia avanza fuerte hacia los horarios flexibles, ya que no sólo permiten que los colaboradores se comprometan fuertemente con su trabajo y los valores de la compañía, sino que incluso elevan su nivel de productividad y el tiempo que dedican a la empresa.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga por la Universidad del Valle de México, especialista en marketing y RSE. Colabora en este espacio desde 2012 y es la encargada de planear el contenido de Expoknews para hacer llegar a tus manos información útil y entretenida.

Actualmente es estudiante de la Maestría en Mercadotecnia por la Universidad de la Comunicación.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact