PORTAL IMPULSADO POR LAS EMPRESAS RESPONSABLES:

- Advertisement -
Entendiendo la Responsabilidad Social16 características de un mal líder

16 características de un mal líder

De acuerdo con una encuesta realizada por Herman Group, el 75% de los colaboradores que renuncian a las empresas, no están renunciando a su trabajo sino a sus jefes. Por lo que identificar las características de un mal líder a tiempo puede evitar una alta tasa de rotación e incluso afectaciones a la reputación corporativa.

Se debe considerar que el hecho de que alguien ocupe una posición de liderazgo, no significa que esté en el lugar adecuado. Este problema lo padecen una gran cantidad de empresas que no saben cómo reconocer las mejores cualidades para alguien que a cargo.

Y aunque parezca una utopía, sí hay pruebas simples que pueden determinar rápidamente la capacidad de liderazgo de los ejecutivos. Se tratan de pruebas de diagnóstico, perfiles, evaluaciones y valoraciones que otorgan información sobre sus capacidades de liderazgo o falta de ellas. Y para iniciar, te compartimos algunos puntos claves compartidos por Forbes que podrían ayudar a identificar a un líder que quizá no debería serlo.

¿Qué es un líder?

Un líder es alguien que puede ver cómo se pueden mejorar las cosas y que anima a las personas a avanzar hacia esa mejor visión. Los líderes pueden trabajar para hacer realidad su visión poniendo a las personas en primer lugar.

tu jefe es un mal líder

Pero el simple hecho de poder motivar a las personas no es suficiente: los líderes deben ser empáticos y conectarse con las personas para tener éxito. Los líderes no tienen que tener el mismo origen o seguir el mismo camino.

Los futuros líderes serán en realidad más diversos, lo que trae una variedad de perspectivas, y lo más importante es que las organizaciones estén unidas internamente con su definición de liderazgo.

10 características de un mal líder

1. Falta de visión

Los líderes que carecen de visión no pueden inspirar a los equipos, motivar el desempeño o crear valor sostenible. Una visión deficiente, una visión de túnel, una visión voluble o una visión inexistente harán que los líderes fracasen.

El trabajo de un líder es alinear la organización en torno a una visión clara y alcanzable. Esto no puede ocurrir cuando los ciegos guían a los ciegos.

2. Falta de desempeño

Nada huele a un liderazgo deficiente como la falta de desempeño. Nadie es perfecto, pero los líderes que fracasan constantemente no son líderes, no importa cuánto desearía que lo fueran.

Si bien el desempeño pasado no siempre es un indicador seguro de eventos futuros, un historial de éxito a largo plazo no debe tomarse a la ligera. Alguien que ha experimentado constantemente el éxito en puestos de liderazgo tiene muchas más posibilidades de éxito que alguien que no lo ha hecho.

Es importante recordar que los líderes no probados tienen una prima de alto riesgo. Las empresas inteligentes reconocen el potencial, pero recompensan el desempeño.

3. Ser un «sabelotodo»

Los mejores líderes son muy conscientes de lo mucho que no saben. No necesitan ser la persona más inteligente de la sala, pero tienen el deseo inquebrantable de aprender de los demás.

características de un mal líder

A menudo los líderes que no están creciendo no pueden liderar una empresa en crecimiento. Una de las características de un mal líder es su insaciable curiosidad. Si un líder no tiene mucha curiosidad por todos los aspectos de su organización, hay grandes problemas en el horizonte.

4. No sabe cómo comunicar

Cuando los líderes están constantemente desconcertados por aquellos que no parecen entenderlo, existe tanto un problema de liderazgo como de comunicación.

Muestra un líder con pocas habilidades de comunicación y habrá alguien que tendrá una vida corta en su puesto. Los grandes líderes pueden comunicarse eficazmente a través de medios, grupos y entornos. Son oyentes activos, pensadores fluidos y saben cuándo subir, bajar o desactivar.

5. Todo se trata de él

Si un líder no comprende el concepto de «servicio por encima de sí mismo», no generará la confianza, la seguridad y la lealtad de aquellos a quienes lidera. Cualquier líder es tan bueno como el deseo de su equipo de ser dirigido por ellos.

Una sobreabundancia de ego, orgullo y arrogancia no son rasgos positivos de liderazgo. Los verdaderos líderes asumen la culpa y dan el crédito, no al revés. Larga historia corta; si un líder recibe un voto de desconfianza de sus subordinados … se acabó el juego.

6. Liderazgo de talla única

Otra de las características de un mal líder, es tener un estilo de liderazgo de talla única. Los mejores líderes son fluidos y flexibles en su enfoque. Entienden el poder y la necesidad del liderazgo contextual.

liderazgo dañino

Los estilos de liderazgo «a mi manera o en la carretera» no funcionan bien en el mundo de hoy, darán como resultado una cultura fracturada y, en última instancia, una organización no productiva.

Solo aquellos líderes que puedan reconocer y adaptar rápidamente sus métodos a la situación actual tendrán éxito a largo plazo, y dejarán de tener características de un mal líder.

7. Falta de enfoque

El liderazgo tiene menos que ver con el equilibrio y más con la prioridad. Los mejores líderes son despiadados en su búsqueda de enfoque. Aquellos líderes que carecen del enfoque y la atención a los detalles necesarios para aplicar el apalancamiento y los recursos de una manera agresiva y comprometida, perecerán.

Los líderes que no son intencionales y no están enfocados, se fallarán a sí mismos y a su equipo. Los líderes que carecen de disciplina modelarán los comportamientos incorrectos e inevitablemente se extenderán demasiado.

Las organizaciones corren el mayor riesgo cuando los líderes pierden su enfoque. Las intenciones deben estar alineadas con los resultados para que los líderes sean efectivos.

8. Encontrarse en zona de confort

Las mejores organizaciones vencieron a sus competidores hacia el futuro, y los mejores líderes entienden cómo hacer avanzar el futuro. A los líderes satisfechos con el status quo, o aquellos que tienden a estar más preocupados por la supervivencia que por el crecimiento, no les irá bien a largo plazo.

Los mejores líderes se centran en liderar el cambio y la innovación para mantener sus organizaciones frescas, dinámicas y en crecimiento. En pocas palabras: los líderes que construyen un negocio estático se condenan al fracaso.

9. Ignorar al consumidor

Los líderes que no estén en sintonía con las necesidades del mercado fracasarán. Como dice el viejo refrán, si no estás cuidando a sus clientes, alguien más estará más que feliz de hacerlo.

líderes y consumidores

sLos líderes exitosos se centran en la experiencia del consumidor, que a su vez conduce a la satisfacción y la lealtad. Los mejores líderes encuentran formas de involucrar constantemente al consumidor e incorporarlo a sus iniciativas de innovación y planificación.

Si ignoras, maltratas o no valoras a tu base de clientes, tus días como líder ciertamente están contados.

10. No apoyan a su equipo

Los líderes que no estén completamente comprometidos con invertir en sus líderes fracasarán. Los mejores líderes apoyan a su equipo, forman parte de su equipo, lo asesoran y entrenan, y realmente se preocupan por él.

Un líder que no esté completamente involucrado en su equipo no tendrá un equipo, al menos no uno efectivo. Nunca olvides el viejo dicho, a la gente no le importa cuánto sabes hasta que sepan cuánto te preocupas.

11. Un humor cambiante

Todos somos humanos y tenemos días difíciles, pero los cambios de humor impredecibles hacen que cualquier jefe se vea como inabordable. Parte de ser un líder es ganarse la confianza del equipo, y cuando un empleado no puede estar seguro de que su jefe será capaz de escuchar, tiende a no reportar los problemas o a ocultarlos.

12. Demasiada intromisión

Un «jefe helicóptero» es aquel que maneja hasta el último detalle del trabajo de un subalterno. El hacer esto desperdicia el tiempo del líder y el dinero de la empresa, además de ser incómodo para el trabajador.

Un líder debe saber lo que todos en la oficina están haciendo, pero sin preocuparse por los detalles, porque las tareas de los empleados son asignadas de acuerdo a sus conocimientos y habilidades para completarlas.

13. Bullying

A nadie le sorprende que la intimidación tiene efectos negativos en la moral, y aun así algunos jefes siguen recurriendo a ella. El mundo profesional es competitivo, pero el miedo nunca será una buena motivación.

bullying en el trabajo

El trabajo de un líder es cortar este tipo de problemas, enseñando con el ejemplo y subiendo los estándares sin ser jamás el causante de situaciones de desprecio.

14. Intentar ser un amigo

El arte de construir camaradería en una oficina es delicado. Por un lado, el compañerismo puede ser un motor para el buen desempeño, pero por otro, hay que marcar una línea entre una amistad y una relación profesional.

Un líder debe ser agradable con su equipo, cuidándose de que esta relación no pueda malinterpretarse como favoritismo. Una línea poco clara entre amigo y jefe puede hacer más difícil tener ciertas conversaciones sobre problemas o situaciones delicadas.

15. Exigir demasiado

Existen jefes que esperan que sus colaboradores trabajen el fin de semana o envían correos electrónicos fuera de horas de trabajo esperando respuesta. Todos hemos estado en esa situación, y la hemos odiado. Además, es una de las características de un mal líder.

El tiempo que se pasa fuera de la oficina es importante para la salud y la productividad, por lo que un líder tiene que entender que un descanso es un descanso.

16. Ver el vaso siempre medio vacío

Los empleados cometen errores y cuando lo hacen, es trabajo del líder manejarlos de forma apropiada. Esto puede ser difícil para algunos, mientras que otros comenten el error contrario: ignorar por completo los logros.

Nadie quiere trabajar para una persona que nunca nota el buen trabajo. Si los empleados sienten que nada de lo que hacen está bien, su compromiso con la compañía se verá afectado. Un líder debe ser capaz de no solamente manejar problemas sino de hacer halagos cuando sea necesario.

En síntesis, los líderes deben ser honestos, tener un historial demostrado de éxito, ser excelentes comunicadores, poner énfasis en servir a quienes lideran, tener un enfoque fluido, tener un enfoque láser y un sesgo hacia la acción.

Si tu equipo de liderazgo actual o tus líderes emergentes no poseen estos rasgos, tendrás un camino difícil por delante… ¿Qué otras características de un mal líder conoces o has tenido que vivir?

3 COMENTARIOS

  1. Sólo comentarles que no se le llama «Buling» pues no estamos en la escuela. Se dice Mobing en las organizaciones.

  2. HOLA , Existen muchas otras características de un mal líder ,el que se da mucha importancia y cree que esta tan alto que no necesita del empleado ,el que cree que el empleado es inferior a el y que tiene que hacer lo que el diga porque no tiene ni voz ni voto en la empresa .el que cree que el empleado esta nada mas para trabajar ,el que liga la vida personal con la vida laboral .Son muchas cosas negativas que hace un mal LIDER . El que desanima al empleado y no valora sus trabajos ,el que no incentiva y no ayuda en las necesidades .Espero que esos líderes que son asi entienden que el empleado no es un esclavo y que cambian de attitud que piensan que estamos en un tiempo moderno y que el sistema mundial ha cambiado .

  3. En la historia de mi vida profesional he tenido todo tipo de líderes, pero sin duda el peor ha sido aquel que no tiene visión, que no tiene enfoque, que se siente inseguro y a la deriva, que no le da seguimiento a nada. Suele ser alguien que está ahí porque no tuvo otra opción o porque la vida lo puso ahí ( se da en empresas familiares, por ejemplo).
    Le suele huir a cualquier conflicto y prefiere dejar pasar todo. Es terrible porque te mantienen atado de manos o bien los saltas y cuando se dan cuenta, intentan hacer algún intento de ahogado que suele empeorar todo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo más reciente

DEBES LEER

TE PUEDE INTERESAR