Género RSE

5 sesgos de género que alejan a las mujeres de la ciencia y tecnología

Escrito por María José Evia H
Mujer científica via Shutterstock

Mujer científica via Shutterstock

Tanto en México como en Estados Unidos y la mayor parte del mundo, las mujeres representan un porcentaje muy bajo de quienes trabajan en la industria de la ciencia y tecnología. Se ha hablado mucho de las razones de esta disparidad: que no se impulsa el interés de las niñas por estos temas, que las empresas son machistas o que las mujeres simplemente se deciden por otras profesiones para tener un mejor equilibrio entre vida y trabajo.

La profesora e investigadora Joan C. Williams realizó su propio estudio para responder esta pregunta y publicó sus resultados en Harvard Business Review.

datos sobre sesgos de genero en ciencia y tecnologia

Esta investigación se llevó a cabo haciendo entrevistas a fondo con 60 científicas, así como una encuesta a 557 de ellas, con ayuda de la Asociación por Mujeres en la Ciencia. Todo esto da una idea de cuáles son exactamente los sesgos de género que tienen lugar todos los días en los espacios de trabajo en Estados Unidos. Aquí los cinco que fueron identificados:

1. Tener que demostrar constantemente el talento:

Dos tercios de las mujeres entrevistadas (y el mismo porcentaje de las encuestadas) reportaron que tienen que probarse a sí mismas una y otra vez, ya que sus éxitos son minimizados y su experiencia es cuestionada. Las personas asumen que ellas no van a tener un buen nivel, y esto sucedió especialmente con mujeres negras. Ya se había demostrado que esto le sucede a estudiantes en laboratorios universitarios, pero es la primera vez que se comprueba que también sucede en lugares de trabajo.

2. La cuerda floja:

Las mujeres necesitan comportarse con actitudes masculinas para ser vistas como competentes, pero al mismo tiempo se espera que sean femeninas. Esta cuerda floja significa que con frecuencia son vistas como demasiado femeninas para ser competentes y demasiado masculinas para caer bien a todos. El 34.1% de las encuestadas dijo que siente una presión para tomar roles femeninos, mientras que el 53% dijo que ve consecuencias negativas a actuar de una forma vista como masculina (por ejemplo, si dicen lo que piensan o son asertivas.)

3. La barrera de la maternidad:

Cuando las mujeres profesionales tienen hijos, se encuentran con una barrera, ya que se cuestiona su compromiso y competencia, al tiempo que sus oportunidades van decreciendo. Casi dos tercios de las cienfíficas entrevistadas que son madres reportó haber vivido esta situación. Ellas reportaron sentir que competían contra hombres cuyas esposas son amas de casa.

4. Pleitos entre mujeres:

Estudios anteriores han demostrado que las mujeres que se enfrentan a discriminación al inicio de sus carreras suelen distanciarse de otras mujeres en el ámbito laboral. Sin embargo, esto no es inevitable, ya que tres cuartos de las entrevistadas reportaron que en sus lugares de trabajo las mujeres se apoyan entre ellas. Al mismo tiempo, un quinto de ellas dijo que siente que está compitiendo porque hay muy pocos espacios para mujeres y todas se pelean por ellos.

5. Aislamiento:

Este sesgo parece aplicar sobre todo a mujeres negras y latinas, ya que según la encuesta el 42% de las mujeres negras siente que tener relaciones sociales con sus colegas podría afectar negativamente la percepción sobre ellas. El porcentaje es de 38% cuando se habla de mujeres latinas, 37% para asiáticas y 32% para blancas. En las entrevistas, solo las mujeres negras mencionaron este patrón.

Acerca del autor

María José Evia H

Comunicadora especializada en medios digitales, literatura y equidad de género. Coordina, escribe y edita contenidos de ExpokNews y la Síntesis diaria, además de colaborar en medios como Letroactivos, Letras Libres, Lee + y Equilibrio. Aquí sus redes sociales.

Comentarios

  • A todo esto hay que sumar los prejuicios sexistas difundidos por el propio “feminismo de la diferencia” , a través de pseudoneurocientíficas como la Brizandine, que da entender que todos los cerebros femeninos están menos capacitados para el pensamiento lógico y más para la empatía y toda esa basura.

  • Quiero dejar en claro que estoy en contra de hacer daño a otros seres. Lo digo por el tema de la “empatía”; pude dar a entender erróneamente que considero que tener consideración y compasión es “basura”, cuando lo que realmente me saca de las casillas es la creencia de que todas las mujeres estamos hechas para entender “mágicamente” a los demás y lo que estén pensando ¬¬. Al carajo con eso.

Dejar un comentario