Entendiendo la Responsabilidad Social RSE

5 prácticas filantrópicas a evitar

¿Qué prácticas sería mejor dejar de lado para entrar en la filantropía con una perspectiva de mente abierta e impulsar el cambio?

Cuando hablamos de filantropía nos referimos al concepto utilizado de manera positiva para hacer referencia a la ayuda que se le ofrece a otros sin requerir o esperar algo a cambio.

De estas acciones nacen las organizaciones sin fines de lucro, aquellas asociaciones formadas mediante el acuerdo entre cinco o más personas físicas o jurídicas (morales) para desarrollar o realizar actividades de bien social o interés público con fines lícitos y que no tengan como propósito obtener beneficios monetarios o apreciables en dinero para repartir entre sus asociados.

Ejemplos de ellas son:

  • Organizaciones para ofrecer Beneficencia: se encargan de brindar apoyo solidario a las personas que sufren carencias económicas, ayudándolos a subsistir.
  • Para atender Fines Comunitarios: tales como la promoción y fomento de actividades culturales, deportivas y proteccionistas del ambiente.
  • Organizaciones de Comercio y Profesionales: dedicadas a prestar servicios profesionales sin cobrar honorarios de algún tipo, pueden ser asesorías contables, legales o programas similares.
  • Organizaciones Deportivas: en este caso se trata de las organizaciones de carácter jurídico, personas jurídicas de derecho privado, que han sido creadas para atender un fin deportivo, tales como los clubes de alguna disciplina deportiva.

Una generación que se ha interesado e involucrado en el mundo de la filantropía es la millennial, por tal razón, recientemente Stanford Social Innovation realizó entrevistas con donantes millennials del mundo de las startups de Silicon Valley y platicó con estudiantes de MBA. ¿El resultado?

Un patrón de dependencia excesiva de ciertos principios con fines de lucro en el ámbito de las organizaciones sin fines de lucro, a pesar de los posibles defectos.

prácticas filantrópicas a evitar

Una perspectiva sobre las organizaciones sin fines de lucro

Judy Park & Kavya Shankar, encargadas de realizar las entrevistas, comentan:

Cuando entrevistamos a una joven ejecutiva de tecnología en San Francisco sobre cómo eligió organizaciones sin fines de lucro para recibir parte de su nueva riqueza, dijo que quería maximizar el retorno de la inversión. La frase “retorno de la inversión”, o ROI, nos hizo pensar.

Si bien nos era muy familiar como graduados del MBA de Stanford, el término se usaba típicamente en el contexto de nuestras clases de finanzas e inversión, no en filantropía. Sin embargo, escuchamos mencionarlo varias veces por los donantes millennials y ricos de Silicon Valley, generalmente líderes de empresas emergentes exitosas, que entrevistamos para nuestra investigación sobre por qué, cómo y dónde donan.

Quizás no sea sorprendente que alguien use un marco familiar para dar sentido a una situación desconocida, pero nos sorprendió lo común que era que los donantes jóvenes en Silicon Valley aplicaran sus principios de inicio con fines de lucro a su filantropía.

prácticas filantrópicas a evitar

Nuestra preocupación no es que estos enfoques sean totalmente ineficaces. Los principios con fines de lucro han beneficiado a la filantropía de muchas maneras. Sin embargo, nuestras entrevistas con ejecutivos de negocios millennials y conversaciones con compañeros de MBA nos han hecho preguntarnos si algunos donantes jóvenes han ido demasiado lejos al aplicar ciertos principios con fines de lucro del mundo de las startups de Silicon Valley para hacer el bien.

Aquí hay cinco de esas 5 prácticas filantrópicas que gracias a los resultados de la entrevista se pueden cuestionar y en conclusión es preferible evitar:

5 prácticas filantrópicas a evitar

1. Adopción de un enfoque de cartera que enfatiza la amplitud sobre la profundidad

En el mundo empresarial, se enseña a construir una cartera de inversiones que pueda diversificar el riesgo entre sectores y empresas. Los fondos de adquisición de capital privado tienen como objetivo 10 o más inversiones por fondo, mientras que los fondos de capital riesgo incluyen incluso más.

Al hablar con compañeros de clase y entrevistados, la respuesta es que su intuición es acercarse a la filantropía con un enfoque de portafolio similar. Algunos han argumentado que el enfoque de la cartera es inapropiado para la filantropía y predispone a los donantes hacia las donaciones seguras.

Los donantes individuales que persiguen más de un puñado de causas y organizaciones también corren el riesgo de extenderse demasiado. Una razón es la enorme cantidad de investigación que requiere un enfoque de cartera: una donante entrevistada a veces pasaba de 20 a 30 horas por semana en su trabajo filantrópico mientras mantenía su trabajo de tiempo completo.

Otro desafío involucra la profundidad del compromiso que requiere la filantropía efectiva. Como se menciona en el libro de Laura Arrillaga-Andreessen Giving 2.0:

Un valor significativo de la filantropía está en la participación no monetaria: sentarse en un tablero, brindar consejos, hacer presentaciones, ayudar a recaudar fondos y ser voluntario.

Laura Arrillaga-Andreessen.

Esto es casi imposible de hacer con una cartera de docenas de organizaciones sin fines de lucro. Profundizar, en lugar de general, puede ser un enfoque más realista y eficaz para los donantes individuales.

2. Evaluación de organizaciones sin fines de lucro como inversiones con fines de lucro

Se nos ha enseñado a evaluar minuciosamente las inversiones con fines de lucro, comprendiendo todas las oportunidades “positivas” y los riesgos “negativos”.

La debida diligencia a menudo lleva meses, involucrando múltiples reuniones, solicitudes de datos y llamadas de referencia. Es perfectamente normal y aceptado que los inversores rechacen una oportunidad al final de largos procesos de revisión.

prácticas filantrópicas a evitar

Muchos de los entrevistados comentaron que se sienten obligados a someter a las organizaciones sin fines de lucro al mismo análisis riguroso. Consideran apropiado comprender todos los aspectos de la organización, reunirse con todo el equipo y enviar solicitudes de datos intensivas. Esto puede crear una carga significativa para las organizaciones sin fines de lucro, cuyo personal y recursos a menudo están sobrecargados.

También es oneroso para quienes realizan la evaluación: muchos de los entrevistados dijeron que el tiempo involucrado con la debida diligencia les impide involucrarse con organizaciones sin fines de lucro, esto podría ser una práctica filantrópica a evitar.

Hay otras formas de evaluar una donación filantrópica potencial sin sobrecargar a las organizaciones con pocos recursos. Gran parte de los datos de organizaciones sin fines de lucro están disponibles públicamente a través de los sitios web de las organizaciones o evaluadores como GuideStar.

Recursos como:

  • La Guía para la filantropía eficaz de Stanford PACS.
  • La guía de evaluación para organizaciones sin fines de lucro de la Fundación Laura Arrillaga-Andreessen.
  • La herramienta de la Fundación Hewlett para la evaluación de organizaciones sin fines de lucro.

Estas pueden ayudar a determinar las prioridades de una evaluación, lo que ayuda a garantizar que se centre en pedir a las organizaciones sin fines de lucro lo más importante y de otra manera información no disponible.

3. Dar preferencia a las organizaciones que producen resultados a corto plazo y ciclos de retroalimentación ajustados

Judy Park & Kavya Shankar se encargaron de tomar el icónico curso Stanford GSB Startup Garage, donde aprendieron que las mejores empresas obtienen un “producto mínimo viable” lo más rápido posible, recopilan comentarios de los clientes y lanzan mejoras frecuentes en sus ofertas.

Como resultado, muchos de los entrevistados optaron por iniciar negocios que pueden mostrar señales de fracasar o tener éxito muy rápidamente, lo que les permite proporcionar métricas que son de interés para los posibles inversores.

prácticas filantrópicas a evitar

Aplicar este pensamiento a la filantropía puede sesgar a los donantes hacia organizaciones que muestran un impacto inmediato. Si bien esto puede no ser exclusivo del mundo empresarial, la mentalidad de las startups puede alimentar aún más este instinto.

Una organización que construye refugios para personas sin hogar, por ejemplo, puede parecer más atractiva que una que aboga por soluciones a más largo plazo que aborden las causas estructurales de la falta de hogar.

También puede sesgar a los donantes hacia organizaciones que tienen un “cliente” claro que puede ofrecer comentarios, lo que eleva a las organizaciones sin fines de lucro que sirven a individuos específicos sobre aquellas que trabajan con grupos complejos o financian investigaciones. Por último, puede presionar a las organizaciones sin fines de lucro para que actúen rápidamente para “sacar un producto por la puerta” cuando esto podría tener consecuencias negativas para las poblaciones vulnerables.

Los donantes entrevistados tendían a preocuparse por problemas a largo plazo y más sistémicos (cambio climático y justicia social, por ejemplo), pero apoyaban a organizaciones sin fines de lucro que se inclinaban por ofrecer un servicio más directo, ayuda inmediata, como la conservación de la vida silvestre o los bancos de alimentos.

Superar esta desconexión es importante para asegurarse de que la filantropía considere soluciones a largo plazo junto con soluciones a corto plazo.

4. Buscando una medición clara o un retorno de la inversión

Milton Friedman y su filosofía dice que las empresas deben priorizar la optimización para un objetivo general: el valor para los accionistas.

Para realizar un seguimiento de su progreso, las compañías y los inversores valoran mucho la medición del desempeño de empleados individuales y empresas enteras.

Los donantes empresariales jóvenes comprenden el valor de la medición en el sector social, pero tienden a esperar que las métricas filantrópicas sean tan claras y simples como las de la inversión con fines de lucro, como el ROI (Return On Investment). Si bien el ROI puede ser beneficioso al comparar organizaciones similares, un enfoque de medición único para todo el sector social es perjudicial.

prácticas filantrópicas a evitar

Los críticos del altruismo efectivo obsesionado con las mediciones también han notado que desvía la atención de temas importantes que son difíciles de medir, organizaciones locales y más pequeñas y nuevas investigaciones e innovaciones.

En las entrevistas se descubrió que muchos de los donantes entrevistados que buscaban una medición clara tendían a favorecer a las grandes organizaciones establecidas sobre las más nuevas e innovadoras.

5. Liderar hablando en lugar de escuchar

El mundo de los negocios a menudo recompensa a las personas que hablan rápido y suenan seguras.

En Stanford GSB, la participación a menudo abarca más del 50% de las calificaciones. Muchas clases se imparten mediante el método del caso, en el que la primera persona que habla establece la agenda de la discusión.

Se les dice a los estudiantes que hablen con seguridad y que dejen de lado frases que puedan sugerir una falta de certeza, como “yo pienso” o “yo creo”. La tendencia a hablar antes de escuchar ha sido una crítica común de los ejecutivos de negocios que se sientan en juntas directivas sin fines de lucro.

prácticas filantrópicas a evitar

Dada su dependencia del dinero de los donantes, las organizaciones sin fines de lucro pueden sentirse obligadas a escuchar cortésmente lo que sus benefactores tengan que decir, independientemente del aprecio que estos extraños puedan o no tener por la cultura de trabajo, las operaciones y la profunda experiencia de una organización en un tema social complejo.

Los donantes que escuchan profunda y pacientemente en lugar de hablar primero tienden a construir mejores relaciones y soluciones.

Uniendo dos mundos

Existen muchas diferencias entre las estructuras organizativas, las prácticas y los objetivos de los sectores social y privado. Apreciar los matices de cada enfoque puede fortalecer ambos.

prácticas filantrópicas a evitar

De la misma manera que las organizaciones sin fines de lucro se han beneficiado de la adopción de un pensamiento empresarial inteligente, el sector privado puede beneficiarse de algunos principios del sector social:

  • Claridad en torno a la misión y la teoría del cambio.
  • Inversiones para obtener ganancias a largo plazo.
  • Consideración de todas las partes interesadas.
  • Métricas personalizadas.
  • La humildad de escuchar antes de hablar.

En una época de creciente desigualdad y generación de riqueza en el mundo empresarial, la esperanza es que los nuevos donantes entren en la filantropía con una perspectiva de mente abierta sobre cómo impulsar el cambio en el sector, en lugar de asumir que el pensamiento lucrativo es siempre lo correcto.

¿Qué te parecieron estas prácticas filantrópicas a evitar? ¿Las habías considerado anteriormente?

Acerca del autor

Arianne Lira

Licenciada en Letras Latinoamericanas por la UAEMex. Amante de la literatura, cine, teatro y admiradora de Beauvoir, Castellanos y Nin. Interesada en temas de género y cultura en general. Correctora de estilo y redactora en expoknews.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]