Cumpetere

¿Es la filantropía parte de la responsabilidad de la empresa ante la sociedad?

3 razones de la filantropía y algunas reflexiones

Antonio Vives comparte una interesante reflexión sobre el papel que juega la filantropía hoy en día dentro de las empresas.

¡Como cambian los tiempos!  Y de repente. En los momentos más álgidos de la discusión sobre cuales eran las responsabilidades de la empresa ante la sociedad decíamos, gritábamos, de que no era hacer donaciones, que no era la filantropía.

 Cansados de oírlo en todas las conferencias sobre la RSE, escribíamos, entre otras cosas, en un artículo sarcástico, “Como nos gustaría ver …..”:

Una conferencia que no tenga un ponente que diga que la RSE no es filantropía.

Una conferencia que no tenga un ponente que diga que la RSE es ir más allá de la ley.

Una conferencia que no tenga un ponente que diga eso del ADN y la RSE.

Una conferencia que no tenga necesidad de dar una definición de la RSE.

 Cuanta tinta, cuantos electrones, cuantas palabras se han empleado para distinguir la responsabilidad social de la filantropía, para sacar a las empresas de su malentendido.

 Pero hay que ponerlo en contexto.  Eran momentos en que era necesario hacerle entender a las empresas que no se podían lavar las manos de su responsabilidad social con el dinero de la filantropía.  Había que vencer no solo los orígenes, desde el comienzo de la revolución industrial, de que la responsabilidad se asumía a través de la filantropía, sino lo más pernicioso, la inercia, el continuar haciéndolo cuando la sociedad, sus necesidades y su relación con las empresas, habían cambiado. 

La dependencia de las empresas por las comunidades aledañas y las fallas de los gobiernos de cubrir necesidades básicas de la población durante buena parte del siglo XX perpetuaba la filantropía como sinónimo de responsabilidad.  En países en vías de desarrollo estos efectos eran aún más acentuados y persisten todavía hoy.  De allí los esfuerzos en décadas recientes de implantar la visión más amplia de la responsabilidad de las empresas ante la sociedad, no porque ello era pernicioso, sino porque era y es insuficiente. Lo malo era considerarla como substituto.

 Pero ahora nos encontramos en una situación muy especial donde una de las principales responsabilidades de las empresas, sobre todo las de gran poder económico, es precisamente la filantropía.  Pero de nuevo, no debe ser una filantropía cualquiera, sino una filantropía dirigida y coordinada entre las empresas y sus fundaciones, los gobiernos las instituciones de la sociedad civil, para potenciar el impacto.  Ante la gran sorpresa de la pandemia, la inexistente preparación de los gobiernos, y de muchas instituciones con responsabilidad por la salud de las poblaciones, la capacidad financiera y de gestión y la agilidad de las empresas se está demostrando crítica para hacerle frente.

 Es la filantropía la que está financiando las investigaciones más urgentes, es la filantropía la que está poniendo a disposición de los investigadores equipos de supercomputación necesarios para el procesamiento de la infinidad de datos, es la filantropía la que esta proporcionando equipamientos para los hospitales, muchas veces ante las fallas o incompetencias de los gobiernos.

 Pero con la urgencia, con la necesidad de aparecer que se responde a las necesidades se pueden cometer errores que restan eficiencia y efectividad a estos esfuerzos. Es necesario reducir las trabas burocráticas a las donaciones, sin olvidar la accountability (rendir cuentas asumiendo la responsabilidad), hacer alianzas con otros donantes para potenciar el impacto, apoyar al sector público y enfocarse en las necesidades con mayor impacto y resultados en el corto plazo, sobre todo las sociales.

 Ante el impacto desproporcionado de la pandemia sobre las poblaciones más vulnerables, de menores ingresos y de menores niveles de destrezas laborales, es ser necesario extender la filantropía más allá de los stakeholders materiales y pasar a enfatizar el argumento moral de la responsabilidad, hacer el bien porque es lo justo, sobre el argumento empresarial de hacer el bien porque rinde beneficios.

Y sería de esperar que ante las dificultades que las mismas empresas enfrenan ante la caída de la demanda, se reduzcan estas actividades filantrópicas en momentos de mayor necesidad de las instituciones que promueven el bienestar social.   

 Aunque no es generalizable, algunas de las fundaciones asociadas con empresas que mayores volúmenes de recursos aportan a las instituciones de apoyo social reconocen los aumentos de las necesidades y han decido aumentar sus contribuciones al punto de endeudarse. Por ejemplo, la Fundación Ford, una de las mayores del mundo, emitirá bonos a 30 y 50 años por US$1000 millones (aunque tiene un legado de más de US$17.000 millones con cuyos rendimientos financia las contribuciones, pero no quiere reducir este pool de recursos para mantenerlo viable en el largo plazo; puede aprovechar que las tasas de interés están a niveles históricamente mínimos y que presumiblemente gana más en sus inversiones que lo que pagará por los bonos).

 Sí, la filantropía es parte integral de la responsabilidad de la empresa ante la sociedad, pero no es substituto, tiene su papel, pero como complemento a una estrategia integral. Y ello no debe implicar el descuido de la responsabilidad entendida en el sentido más amplio. La mayoría de las empresas han visto disminuida su actividad, con los consecuentes impactos negativos en su situación financiera.  Para muchas empresas ello implica entrar en modo de supervivencia, de cortoplacismo, de reducir incertidumbres, y por ende descuidar la visión y acciones de largo plazo requeridas para asumir sus responsabilidades. La otra cara de la moneda es el impacto negativo sobre el personal y otros stakeholders materiales como suplidores, tanto en términos financieros como emocionales y de salud. Y cuando los empleados más necesitan de seguridad, en menores condiciones están las empresas de atenderlos.  Y esto no se arregla con filantropía y no se la debe usar como excusa para relajar la verdadera responsabilidad.

 Para un análisis más detallado de lo que debería ser la responsabilidad de las empresas ante esta situación y lo que muy posiblemente será ver el artículo Impacto de la crisis sobre la responsabilidad empresarial: Deseos y predicciones. Comentábamos en ese artículo que la S de la RSE adquirirá prioridad y la S es terreno fértil para la filantropía.

Acerca del autor

Expok

Expok es una consultora y medio en responsabilidad corporativa. En este portal, creamos y curamos contenidos para el nicho interesado en la RSE y la sustentabilidad.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]