RSE

5 «malas palabras» del mundo de la RSE

Plabras prohibidas via Shutterstock

Palabras prohibidas via Shutterstock

Es fácil asumir que las personas interesadas en responsabilidad social son más receptivas a conceptos nuevos o complicados que las audiencias comunes. Después de todo, podemos hablar de términos como «cadena de valor», «debida diligencia» o «gobierno corporativo». Sin embargo, hay otros temas menos enredados que parecen actuar como un teflón ante el público.

Aquí seleccionamos cinco de ellos y te invitamos a reflexionar sobre su importancia:

«Sustentabilidad»:

Sí, puede parecer raro pero la palabra «sustentabilidad», lo mismo que su hermana gemela «sostenibilidad», es poco atractiva. Lo hemos notado entre los lectores de Expok (quienes tienden a leer notas que en el título usen los conceptos «verde» o «RSE», pero no «sustentable») y no somos los únicos. Hace casi dos años, The Guardian preguntó a sus lectores su opinión sobre la palabra sustainability y las respuestas fueron muy variadas, con muchos participantes afirmando que la aman mientras que otros no la soportan.

La sustentabilidad engloba temas ambientales, sociales y económicos, por lo que es posible que al verla no podemos hacernos una idea de los beneficios de un producto (si está en una etiqueta) o de lo que tratará una nota (si está un medio de cumunicación). Aún así, muchas empresas la usan o incluso reemplazan a la RSE con ella, por lo que si queremos estar informados tenemos que dejar de huir de ella.

«Feminismo»:

Feminismo via Shutterstock

Feminismo via Shutterstock

Hace más de cien años que existe el movimientos feminista con el propósito de garantizar la equidad social, económica y personal de las mujeres en todo el mundo, pero el público todavía la considera amenazante. Otro término más amigables, aunque no sinónimo, es «empoderamiento», que ha sido adoptado por las empresas para hablar de sus esfuerzos en equidad de género sin distanciar a sus consumidores.

Muchas mujeres notado el fenómeno de que la «palabra con efe» enseguida crea una distancia con la audiencia, y hasta Emma Watson lo mencionó en su famoso discurso ante la ONU hace unos meses. Ni siquiera Watson y su gran popularidad pueden acabar con la larga tendencia a pensar que el feminismo se refiere a «odiar a los hombres» o a mujeres feas y difíciles a las que nadie quiere, pero lo cierto es que un buen contenido o una buena campaña de equidad tiene que al menos considerar el concepto, ya que no podemos hablar de la lucha por el voto, por mejores salarios, por derechos reproductivos o por mayor representación en todos los ámbitos sin reconocer su relación con este movimiento político.

«Racismo»:

En México existe la discriminación por raza. Esto ha sido probado por una gran variedad de estudios, pero muchos continúan creyendo que el racismo solo se da en países como Sudáfrica o Estados Unidos. Mientras no enfrentemos este problema a nivel personal, gubernamental y empresarial, «México nunca podrá contar con los índices de desarrollo humano suficientes para que cada ciudadano pueda lograr sus planes de vida», afirmó el Conapred.

Así que el hecho de que el racismo sea poco discutido es precisamente la razón para impulsar campañas, programas y políticas que tengan como objetivo acabar con él.

«Cambio climático»:

Esta es una «mala palabra» no solo para la audiencia interesada en temas de RS sino también para empresas y gobiernos, porque está comprobado que nadie está haciendo lo suficiente para revertir sus efectos, ni los presidentes ni los grandes CEO y tampoco los ciudadanos. Pero, hablemos o no de él, nos preparemos o no, los efectos de este fenómeno ya están aquí, así que lo más inteligente sería dejar atrás la negación.

«LGBT» y «homosexualidad»:

LGBT

Otro tema en el que nos negamos a ver discriminación. En México, todavía son solo las empresas multinacionales las que cuentan con programas bien establecidos de apoyo e impulso colaboradores que son lesbianas, gays, bisexuales o transgénero (LGBT). Las compañías mexicanas parecen evitar este tema y los ciudadanos también, lo que se comprueba porque pocos saben lo que significa el acrónimo LGBT. Es momento de dejar esto atrás.

Conclusión:

Si una palabra nos incomoda, lo más seguro es que tengamos mucho que aprender sobre el concepto que representa y si la RSE ignora términos tan importantes como estos cinco y otros más está ignorando también los problemas ambientales y sociales que conllevan. Es por eso que te invitamos a darle una segunda oportunidad a estas «malas palabras».

Acerca del autor

María José Evia H

Comunicadora especializada en medios digitales, literatura y equidad de género. Coordina, escribe y edita contenidos de ExpokNews y la Síntesis diaria, además de colaborar en medios como Letroactivos, Letras Libres, Lee + y Equilibrio. Aquí sus redes sociales.

Comentarios

  • Hola, este artículo en particular es muy bueno, me gustaría que agregarán un poco más acerca de la palabra discapacidad, aunque muchas empresas intentan no hacer discriminación referente a este tema, creanme hay mucha aun, el tema lo manejan por encima y realmente no le dan un grado de importancia. El grado de importancia no tiene que recaer necesariamente en las personas que lo padecen, sino en la gente que se encuentra alrededor. Cómo manejan la discapacidad las demás personas. Yo soy psicologa social con crisis de ausenia que me imposibilitan manejar (por ejemplo) mas eso no impide que me pueda desarrollar profesionalmente. En alguna occasion apliqué para Coca Cola en una de sus sedes para recursos humanos y el reclutador me nego el continuar con la entrevista despues de que vio una de mis crisis (la cual tuvo una duración de no mas de 5 segundos). La crisis que padezco se llama crisis parciales complejas y relativamente consiste en segundos de distracción que en ciertas areas laborales genera un riesgo, pero en otras no. Como sabe el resto de la gente como actuar ante un proceso asi? Se informa acerca de la discapacidad y se ponen rampas y etc, pero como la gente de alrededor podria considerar integrar la discapacidad y reaccionar ante ella? que tipos de discapacidad? como se soluciona? como se capacita? como se es responsable ante una situación que involucra no solo a la gente con discapacidad, si no al entorno en general?

  • Me gustó este artículo, y lo primero que vino a mi mente fue: «ojalá no se conviertan en palabrotas»…
    Qué importante aclarar lo que las palabras refieren o tratar de decir y explicar para poder ir más allá de lo que nos puedan parecer en una leída rápida. Y me parece muy relevante además, porque, en efecto, desde la comprensión o sentido que le demos a las mismas, desprendemos nuestros actos. Es así, que algunas veces, podemos estar desaprovechando una buena alianza porque pensemos que esa OSC (para el caso de una empresa, evidentemente) se dedica a algo «raro», que no es una «buena causa» (¿comercial?) y después podemos ver en la práctica, que incluso campañas de publicidad pueden caerse por no haber hecho un uso adecuado de las palabras.
    ¡Saludos!

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]