Entendiendo la Responsabilidad Social RSE

10 cosas que los jefes NO deben decir cuando despiden a alguien

Despido via Shutterstock

Despido via Shutterstock

Ser despedido es una terrible experiencia, pero ser despedido por una persona que dice tonterías o llega a ser insultante es todavía peor. Después de todo, el objetivo de la persona que está despidiendo es tratar al empleado de la forma más respetuosa y compasiva posible. Los sentimientos de quien despide son totalmente irrelevantes. Por esa razón, si eres un jefe que debe dejar ir a un colaborador nunca debes decir ninguna de estas frases:

1. «Esto es difícil para mí también»

¿A quién le importa si es difícil para ti? A tu colaborador seguro no le interesa. Si hablas de tus sentimientos, la persona de inmediato piensa «¿de verdad? ¿y yo, qué tan difícil crees que es esto para mí?» Si te sientes mal, lo cual seguro sucederá, habla de eso con alguien más.

Tampoco digas «No sé cómo decir esto…» porque sí sabes. Te sientes incómodo diciéndolo, pero sabes qué tienes que decir. Es injusto esperar que tu colaborador sienta empatía por ti en ese momento.

2. «Decidimos hacer un cambio»

No eres un ejecutivo de la NBA despidiendo a un entrenador poco exitoso y no estás en una conferencia de prensa, así que evita las trivialidades. Si has hecho bien tu trabajo, tu empleado ya sabe por qué lo estás despidiendo, así que exprésate de la forma más clara y concisa posible. No hay nada malo en decir «Marco, tengo que dejarte ir.» Él ya debería saber por qué.

3. «Aclararemos los detalles después»

Para tu colaborador, el despido es un final pero también el inicio de otro proceso: recoger sus pertenencias, devolver lo que le pertenezca a la empresa, conocer el status de sus prestaciones, etc. Tu trabajo es saber todo eso desde antes. Ser despedido es bastante malo, y quedarse en un limbo es humillante para una persona que solo quiere irse. Nunca hagas que un empleado espere junto con otros que pasarán por el mismo proceso, y no le hagas perder el tiempo. Recuerda que este ya no te pertenece.

4. «No estás a la altura de tu compañero»

Nunca justifiques un despido comparando a una persona con otra. Los empleados deben ser despedidos porque no logran llegar a los estándares o porque no cumplen con metas y expectativas. Además, las comparaciones hacen que lo que debería ser una decisión objetiva se convierta en un tema de personalidad. Y esa conversación será todavía más difícil.

5. «OK, hablemos de por qué…»

La mayoría de los empleados aceptan en silencio el despido, pero algunos querrán discutir. No te dejes arrastrar a una discusión. Di algo como «podemos hablar de esto tanto tiempo como quieras, pero debes entender que nada de lo que hablemos cambiará la decisión.» Suena demasiado fuerte, pero no lo es. Además, discutir solo hará que el colaborador se sienta peor.

Sé profesional y empático y apégate a los hechos. No sientas la necesidad de responder si la persona quiere desahogarse. Solo escucha, es lo único que puedes hacer.

6. «Eres bueno pero estamos recortando personal»

Si es verdad que estás recortando personal, deja fuera el desempeño y concéntrate en eso. Pero si es solo una excusa para hacer más fácil la conversación, no estás ayudando a la persona, y dejas vulnerable a tu empresa en el caso de que contrates a alguien más para ese puesto. No juegues para tratar de proteger los sentimientos de tu colaborador, o peor, los tuyos. Solo sé directo.

7. «Sabemos que no te gusta estar aquí, así que serás más feliz»

No es tu papel decir que tu empleado algún día estará agradecido de que lo despediste. No esperes que «le encuentre el lado bueno» a su situación, al menos no al principio. Deja que ellos solos hagan el proceso.

8. «Nosotros hemos decidido dejarte ir»

Ser despedido no convierte al empleado en un criminal, así que no lo irse avergonzadoo. Simplemente fija a ciertos parámetros. Puedes decir «María, por favor recoge tus cosas y nos vemos aquí en 10 minutos.» Si ella no regresa, ve a buscarla. Lo más probable es que no haya problemas.

9. «Necesito acompañarte a la puerta»

La palabra «nosotros» es apropiada en muchos momentos en la vida empresarial, pero no en este. En la situación de un despido, tú representas a la compañía, toma esa responsabilidad.

10. «Avísame si hay algo que pueda hacer por ti»

¿Qué podrías hacer?, ¿escribir una carta de recomendación?, ¿llamar a tus contactos para hablar bien de tu ex empleado? Si se trata de que te viste forzado a despedir a un buen elemento, sí trata de ayudarlo, pero la mayoría de las veces este no es el caso.

Sí puedes decir: «si tienes alguna pregunta sobre prestaciones, pagos o algún otro detalle, llámame, me aseguraré de que obtengas las respuestas.» Pero no te ofrezcas a hacer algo que no está en tus manos. Tú te sentirás mejor, pero tu empleado no. Recuerda, cuando despides a alguien, no se trata de ti sino del empleado.

Fuente:
LinkedIn

Acerca del autor

María José Evia H

Comunicadora especializada en medios digitales, literatura y equidad de género. Coordina, escribe y edita contenidos de ExpokNews y la Síntesis diaria, además de colaborar en medios como Letroactivos, Letras Libres, Lee + y Equilibrio. Aquí sus redes sociales.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact