Fundaciones Empresariales

¿Puede una fundación empresarial a ayudar a construir una mejor práctica de RSE?

Por: Emilio Guerra Díaz

Como se sabe el Centro Mexicano para la Filantropía reconoce año tras año las Mejores Prácticas de Responsabilidad Social Empresarial a aquellas iniciativas y proyectos que nacen de la empresa y que se desarrollan en alguno de los siguientes temas: Cadena de Valor, Calidad de Vida en la Empresa, Cuidado y Preservación del Medio Ambiente, Ética Empresarial, Modelos de Gestión, Promoción del Consumo Responsable y Vinculación con la Comunidad.

Han salido publicadas ya las Mejores Prácticas de RSE 2011 que serán entregadas en Guadalajara, Jalisco hacia la tercera semana de septiembre. Al revisar la lista de las empresas galardonadas se puede observar que muy pocas prácticas reconocidas en esta edición provienen de un esfuerzo conjunto entre la empresa y su fundación.

Hemos señalado que una fundación empresarial no puede verse como una entidad aislada o que trabaja en forma paralela para los fines que persigue la corporación. Hacerlo así, significa que se ha creado una asociación civil a la cual se le deja únicamente la responsabilidad de hacer donaciones y como hemos señalado en varias ocasiones, ser socialmente responsables no significa solamente cubrir este aspecto.

Más bien, una fundación empresarial contribuye a la sostenibilidad del negocio sí su gerencia está orientada a empatar los intereses de la empresa con la comunidad, sus grupos de interés y necesidades de la comunidad. La fundación se vuelve un medio, no un fin en sí mismo para que pueda apoyarse en ella toda la estrategia de sustentabilidad.

Para explicar y ejemplificar este punto el lector podrá revisar cuál es el quehacer de una fundación y sí sus actividades inciden directamente en lo que la empresa ofrece en el mercado. Ya hemos señalado que una fundación empresarial que es conducida fuera de esa la lógica termina haciendo actividades que mejoran la imagen empresarial pero no existe un retorno de inversión mayor que salir publicados en secciones sociales de periódicos dando cheques o haciendo colectas para grupos desprotegidos, vulnerables o excluidos.

De manera hipotética podemos suponer que todavía no se vislumbran las áreas de oportunidad que ofrece una fundación empresarial para construir mejores prácticas, pregunta que motivó este artículo y que obviamente contestamos afirmativamente: una fundación empresarial, claro que si puede colaborar con su empresa para construir prácticas en cualquiera de los rubros que se toman en cuenta para este fin.

Quizá un lector pudiese cuestionar, “muy bien, ¿podría ponerme un ejemplo sobre como una fundación puede ayudar a construir una mejor práctica en el rubro ética empresarial?, se la pongo difícil”. A lo que pensaría que sí la empresa ha edificado su quehacer en principios, valores y su actuar es guiado por códigos de ética en la cual se involucran constantemente a los empleados y la fundación desarrolla un proyecto de voluntariado corporativo en la diseminación de esos valores en la comunidad, mide y adecua a las necesidades locales, se tendrá así un ejemplo de cómo la fundación puede ayudar a construir una práctica de esta naturaleza.

En la edición de Mejores Prácticas de este año, la Fundación Telefónica viene a validar esta afirmación. En este espacio se refirió la serie de actividades que conforman el programa “Aulas” de esta institución y en su oportunidad describimos los alcances e impactos favorables.

Sí revisamos las prácticas nacionales ganadoras en el espacio Vinculación con la Comunidad, podemos observar que la mayoría de iniciativas se desarrollaron en algún área de la empresa (como por ejemplo, “Viaje por la Ruta de la Independencia” del Grupo ADO, Nutrilite “Pequeños bocados, grandes esperanzas”, “Campaña de concientización contra el cáncer de mama” de Estée Lauder, etc.); en otros casos, la empresa se vinculó con una asociación civil (como sucedió en “Solo levanta la mano” de HSBC que estableció una alianza con Fundación Lazos para el desarrollo de la iniciativa); y la mencionada Fundación Telefónica que construyó la mejor práctica fundacional-empresarial directamente por ser parte de los objetivos y programas institucionales.

Como se observa, podemos aseverar que existe un universo poco explorado por las fundaciones empresariales de asumir que su trabajo va mucho más allá del trabajo inmediato, que si se pinta la acción fundacional de matices de inversión social y se trabaja con los grupos de interés y todas las áreas de negocio, estaremos en poco tiempo, observando que el número de mejores prácticas de RSE provendrán de sus fundaciones. Se comprenderá aún más los alcances de las fundaciones de esta naturaleza.


Emilio Guerra Díaz

Emilio Guerra cuenta con amplia experiencia en la Gestión de la RSC, destacando su trabajo en el área de vinculación con la comunidad que potenciar la inversión social empresarial. Ha gerenciado fundaciones empresariales.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario