RSE

¿Vale la pena reciclar?

Reciclar el plástico no sirve: Greenpeace

Dos visiones opuestas sobre el presente y futuro del reciclaje de desechos

Reciclaje via Shutterstock

Reciclaje via Shutterstock

Desde hace varios años se da por sentado que lo mínimo que deben hacer los individuos, las empresas y los gobiernos que quieran considerarse responsables es reciclar sus desechos. Hacerlo, nos han dicho, reduce emisiones de carbono, es bueno para la economía y, sobre todo, evita que la basura llegue a vertederos. Ahora, un periodista cuestiona todas estas razones.

En un artículo publicado en The New York Times el pasado tres de octubre, el periodista John Tierney argumenta que, a pesar del impulso que ha recibido por parte de políticos y sociedad civil en Estados Unidos, el reciclaje no es la mejor opción en términos económicos ni ambientales.

Según los datos recabados por Tierney, es más caro para los municipios reciclar desechos provenientes de hogar que enviarlos a vertederos y, de hecho, estos vertederos no son una amenaza para el ambiente ni están en peligro de llenarse en Estados Unidos. Además, advierte que el ahorro de gases de carbono del reciclaje no es tan importante: “para neutralizar el impacto de gases de efecto invernadero de un pasajero que hace un vuelo redondo entre Nueva York y Londres, necesitarías reciclar alrededor de 40 mil botellas de plástico, si viajas en clase económica. Si lo haces en clase de negocios o primera clase, en la que cada pasajero ocupa más espacio, podrían ser unas cien mil”.

Otro de sus argumentos es que “los beneficios ambientales del reciclaje vienen sobre todo de reducir la necesidad de manufacturar nuevos productos — menos minería, tala y perforación. Pero eso no es tan atractivo para quienes trabajan en esas industrias y para las comunidades que han aceptado los compromisos ambientales que vienen con esos trabajos.”

La propuesta del periodista es continuar reciclando aquellos materiales que dan mayores beneficios (papel, cartón y metales) e implementar “el equivalente a un impuesto de carbono en la basura”, una opción que ya ha sido apoyada por algunos investigadores.

Por supuesto, la dura crítica de Tierney hacia la cultura del reciclaje recibió varias respuestas de voces que se oponen a su visión. Una de ellas es la de Tom Szaky, fundador de Terracycle. En un texto para el portal Sustainable Brands, el ejecutivo afirma que el “énfasis en la viabilidad económica a largo plazo es problemático, porque ignora la necesidad crítica de un sistema más circular para la manufactura y el consumo.”

Para Szaky, lo importante es construir un desarrollo sostenible, lo cual implica “reutilizar cuando podemos, reciclar lo que no podemos y reducir el consumo de materiales poco sustentables que acabarán en vertederos.” Además, menciona varios temas importantes que Tierney no tocó en su texto, como el plástico que flota en los océanos y el “destructivo modelo de consumo y producción linear que designa materia prima para vidas útiles de un solo uso.”

Finalmente, tal vez ambas visiones son complementarias: en efecto, es necesario evaluar qué tan beneficioso es reciclar todo tipo de materiales, pero sobre todo es imperativo cambiar por completo el modelo de producción y consumo para así contar con menos objetos se conviertan en basura.

Acerca del autor

María José Evia H

Comunicadora especializada en medios digitales, literatura y equidad de género. Coordina, escribe y edita contenidos de ExpokNews y la Síntesis diaria, además de colaborar en medios como Letroactivos, Letras Libres, Lee + y Equilibrio. Aquí sus redes sociales.

Dejar un comentario