Debes leer... Gobierno Noticias RSE

Las vacunas fabricadas en África están siendo exportadas a Europa

Las vacunas fabricadas en África están siendo exportadas a Europa
Escrito por ExpokNews

Johnson & Johnson está enviando vacunas desde Sudáfrica mientras los países africanos aún esperan sus vacunas.

La empresa Johnson & Johnson con sede en Nueva Jersey, acordó vender una cantidad suficiente de su vacuna económica vs COVID-19 de una sola dosis para inocular a un tercio de los habitantes de África. Esta sería producida en parte por un fabricante sudafricano, lo que hacía esperar que esas dosis llegaran rápidamente a los africanos.

Sin embargo, Sudáfrica continúa esperando recibir la mayoría de los 31 millones de dosis de vacunas que pidió a Johnson & Johnson, ya que solo ha administrado unos dos millones.

Esta es una de las razones principales por las que menos del 7% de los sudafricanos están totalmente vacunados y por lo que el país fue devastado por la variante Delta.

Al mismo tiempo, Johnson & Johnson ha estado exportando millones de dosis que fueron embotelladas y empaquetadas en Sudáfrica para su distribución en Europa, según ejecutivos de la empresa y del fabricante sudafricano, Aspen Pharmacare, así como registros de exportación del gobierno sudafricano revisados por The New York Times.

Vacunas fabricadas en África

Glenda Gray, una científica sudafricana que ayudó a dirigir el ensayo clínico de Johnson & Johnson en ese país, dijo que las empresas debían priorizar el envío de dosis a los países más pobres que participaban en su producción.

Es como si un país estuviera fabricando alimentos para el mundo y viera cómo sus alimentos se envían a entornos de altos recursos mientras sus ciudadanos se mueren de hambre.

Glenda Gray, científica sudafricana que ayudó a dirigir el ensayo clínico de Johnson & Johnson.

Muchos países occidentales se han quedado con las dosis de fabricación nacional. Eso no fue posible en Sudáfrica debido a una estipulación inusual en el contrato que el gobierno firmó este año con Johnson & Johnson. El contrato confidencial, exigía que Sudáfrica renunciara a su derecho a imponer restricciones a la exportación de las dosis de vacunas.

Popo Maja, portavoz del Ministerio de Sanidad sudafricano, dijo que el gobierno no estaba satisfecho con los requisitos del contrato, pero que carecía de influencia para rechazarlos.

Al gobierno no se le dio ninguna opción. Firma el contrato o no hay vacuna.

Popo Maja, portavoz del Ministerio de Sanidad sudafricano.

Johnson & Johnson siempre había planeado que algunas vacunas producidas por Aspen salieran de África, pero nunca ha revelado cuántas dosis exportaba realmente. Los registros de exportación muestran que Johnson & Johnson envió 32 millones de dosis en los últimos meses, aunque eso no recoge el número total que ha salido de Sudáfrica.

Alemania recibió en abril vacunas producidas por Aspen, según un portavoz del Ministerio de Sanidad alemán. En junio y julio, España recibió más de 800,000 dosis, según el Ministerio de Sanidad del país.

Un panorama desolador

Los críticos dicen que el déficit en Sudáfrica refleja en parte un desequilibrio de poder entre una empresa gigante y un país desesperado.

La desproporcionada cantidad de poder que Johnson & Johnson ha ejercido es realmente preocupante. Está perjudicando nuestros esfuerzos por conseguir suministros rápidos en el sistema.

Fátima Hassan, abogada de derechos humanos en Sudáfrica.

El panorama es desolador en todo el continente. Aunque varios países africanos recibieron la semana pasada pequeños envíos iniciales de dosis de Johnson & Johnson, son una mínima parte de los 400 millones de dosis que la Unión Africana ha pedido o tiene la opción de pedir para sus países miembros. Alrededor del 2% de los africanos están totalmente vacunados.

El director científico de Johnson & Johnson, el Dr. Paul Stoffels, dijo que la planta de Aspen forma parte de una red de producción en la que las vacunas se envían rutinariamente entre países para su fabricación, inspección de calidad y entrega.

Hemos hecho todo lo que está a nuestro alcance para dar prioridad a Sudáfrica en la medida de lo posible.

Dr. Paul Stoffels, director científico de Johnson & Johnson.

También señaló que Johnson & Johnson proporcionó a principios de este año unas 500,000 dosis para vacunar a los trabajadores sanitarios sudafricanos. Dijo que la planta de Aspen suministrará exclusivamente dosis a los países africanos a finales de este año.

Aspen es responsable de la etapa final de la producción de vacunas, un proceso conocido como “llenado y acabado”. La empresa recibe cantidades masivas de la vacuna, la embotella en viales y luego la envasa para las inspecciones finales y la entrega.

Algunas de las dosis de Aspen nunca se utilizaron porque se temía que pudieran estar contaminadas en la planta de Baltimore que se encargaba de su primera fase de producción, según los ejecutivos de Johnson & Johnson y Aspen. Los problemas en esa planta, dirigida por Emergent BioSolutions, causaron estragos en los suministros de vacunas de Johnson & Johnson, lo que llevó a la empresa a retrasarse en los pedidos de todo el mundo.

Stephen Saad, director general de Aspen, culpó de la falta de dosis en Sudáfrica a la planta de Emergent. Dijo que Aspen no podía controlar a dónde se enviaban sus dosis, pero “me hubiera gustado que fueran todas a África”.

Aspen está terminando ahora las dosis que se fabricaron en una planta de los Países Bajos, y el 40 por ciento de esas dosis irán a Europa y el 60 por ciento restante a África hasta finales de septiembre. Anteriormente, el plan era que sólo el 10 por ciento fuera al continente, pero la Unión Europea acordó cambiar la distribución a la luz de la crisis de Sudáfrica, dijo Daniel Ferrie, un portavoz de la Comisión Europea.

Vacunación insuficiente

La campaña de vacunación de Sudáfrica se ha acelerado en las últimas semanas, gracias sobre todo a las dosis de Pfizer encargadas por el gobierno y a las vacunas donadas por Estados Unidos. Pero unos cuatro millones de los 60 millones de residentes del país están totalmente vacunados.

Eso dejó a la población vulnerable cuando una tercera ola de casos se abatió sobre el país. En algunos momentos de los últimos meses, decenas de pacientes con Covid-19 en el Hospital Helen Joseph de Johannesburgo esperaban en el servicio de urgencias por una cama, y la infraestructura del hospital tenía dificultades para sostener los enormes volúmenes de oxígeno que se introducían en los pulmones de los pacientes, dijo el Dr. Jeremy Nel, médico especialista en enfermedades infecciosas de ese centro.

La tercera ola, en términos de la cantidad de muertes que vimos, fue la más desgarradora, porque era la más evitable. Ves morir a docenas de personas, todas ellas elegibles para la vacuna y que habrían sido de las primeras en recibirla.

Dr. Jeremy Nel, médico especialista en enfermedades infecciosas de ese centro.

Los críticos dicen que el gobierno sudafricano comparte la culpa por la baja tasa de vacunación. Al principio, el gobierno dependía de un centro de intercambio de vacunas respaldado por las Naciones Unidas que se ha retrasado en las entregas. Sudáfrica tardó en negociar con los fabricantes sus propias dosis.

En enero, un grupo de expertos en vacunas advirtió que la “falta de previsión” del gobierno podría causar “el mayor fracaso en la protección de la población provocado por el hombre desde la pandemia del SIDA”.

El acuerdo de Johnson & Johnson con Aspen se anunció en noviembre. Las instalaciones de Aspen en Gqeberha, en la costa meridional de Sudáfrica, fueron las primeras en África en producir las vacunas Covid. (Otras empresas anunciaron posteriormente planes para producir vacunas en el continente).

Las autoridades sudafricanas consideraron indispensable la participación de Aspen.

“Aspen nos pertenece como sudafricanos, y está fabricando vacunas que salvan vidas”, dijo el presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, durante una visita a la planta de Aspen en marzo. Dijo que había presionado a Johnson & Johnson para que diera prioridad a las dosis fabricadas allí para los africanos.

Las quiero ahora. He venido a buscar nuestras vacunas.

Cyril Ramaphosa, presidente de Sudáfrica.

El rol de la vacuna Johnson & Johnson

La vacuna de Johnson & Johnson cobró aún más importancia en febrero, cuando los resultados de un ensayo clínico sugirieron que la vacuna de AstraZeneca ofrecía poca protección contra las infecciones leves o moderadas causadas por la variante Beta que circulaba en Sudáfrica.

Semanas después, Johnson & Johnson y el gobierno firmaron un contrato por 11 millones de dosis. Sudáfrica encargó otros 20 millones de dosis en abril. Eso sería suficiente para vacunar a cerca de la mitad del país.

Sudáfrica aceptó pagar 10 dólares por dosis para los 11 millones de vacunas, según el contrato. Ese fue el mismo precio que pagó Estados Unidos y ligeramente superior a los 8.50 dólares que aceptó pagar la Comisión Europea. El contrato sudafricano prohibía al gobierno restringir las exportaciones de la vacuna, alegando la necesidad de que las dosis “circulen libremente a través de las fronteras nacionales”.

El Sr. Maja, portavoz del Ministerio de Sanidad sudafricano, dijo que, sin esa estipulación, el gobierno podría haber impedido que las dosis de la vacuna salieran del país. Pero el requisito ponía a Sudáfrica en desventaja frente a otros lugares que producían vacunas Covid.

La Unión Europea introdujo controles de exportación este año para conservar los escasos suministros. India detuvo las exportaciones producidas por el Instituto Serum, que debía ser uno de los principales proveedores de vacunas a los países pobres. En Estados Unidos, las autoridades dijeron que no prohibieron las exportaciones, pero que no era necesario hacerlo.

La combinación de la amplia producción de vacunas en suelo estadounidense y los altos precios que el gobierno de Estados Unidos estaba dispuesto a pagar significaba que las empresas hacían de la entrega de vacunas para los estadounidenses una prioridad.

El contrato sudafricano incluía otras ventajas para Johnson & Johnson

Mientras que este tipo de contratos suele proteger a las empresas de las demandas interpuestas por particulares, este protegía a Johnson & Johnson de las demandas de un mayor número de partes, incluido el gobierno.

También imponía una carga inusualmente alta a los posibles litigantes para demostrar que cualquier lesión causada por la vacuna era el resultado directo de que los representantes de la empresa hubieran incurrido en una mala conducta deliberada o no hubieran seguido las mejores prácticas de fabricación.

“El resultado es que se ha trasladado al gobierno casi todo el riesgo de que algo vaya mal con la vacuna”, dijo Sam Halabi, un experto en derecho sanitario de la Universidad de Georgetown que revisó secciones del contrato sudafricano.

El Sr. Halabi dijo que los términos del contrato parecían más favorables a la empresa farmacéutica que otros contratos de la vacuna Covid que había visto. Funcionarios sudafricanos han dicho que Pfizer también buscó protecciones legales agresivas.

El contrato establecía que Johnson & Johnson se proponía entregar 2.8 millones de dosis a Sudáfrica a finales de junio, otros 4.1 millones a finales de septiembre y otros 4.1 millones, a finales de diciembre.

(El gobierno espera que los 20 millones de dosis adicionales se entreguen a finales de este año, dijo el Sr. Maja).

Hasta ahora, la empresa ha estado muy lejos de esos objetivos. A finales de junio, Sudáfrica sólo había recibido alrededor de 1.5 millones de dosis de su pedido. El escaso número de dosis que se ha entregado a la Unión Africana estaba dentro del plazo previsto.

Las dificultades para adquirir dosis han puesto de manifiesto los límites de los centros de llenado y acabado, que hacen que los países dependan de las vacunas procedentes de lugares como la Unión Europea o Estados Unidos, dijo el Dr. Salim Abdool Karim, que hasta marzo fue copresidente del comité asesor ministerial de Sudáfrica sobre Covid y agregó:

En última instancia, la solución a nuestro problema tiene que estar en fabricar nuestras propias vacunas.

Dr. Salim Abdool Karim, copresidente del comité asesor ministerial de Sudáfrica sobre Covid-19.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario