Vacaciones para niños con discapacidad auditiva, un caso de RSE – ExpokNews

¿Qué tiene que ver la responsabilidad social con unas vacaciones para niños con discapacidad auditiva? Echa ojo y querrás que tu empresa haga algo así.

Con ellos, los aplausos toman una nueva dimensión. Dejan de ser golpes rítmicos y secos para convertirse en un fiesta que se ve y se siente. Todos alzan las manos y las mueven como cuando dices “más o menos”, pero muy rápido y con los dedos apuntando el cielo.

La imagen se escucha muy parecido al “uhhhhhhh” que hacíamos cuando nos decían que a fulanito le gustaba zutanita. Y los rostros de quienes aplauden, todos los rostros, se iluminan con gestos que contagian verdadera alegría. No hay espacio para la sonrisa forzada. ¿Por qué habría de tenerlo si se trata de jugar, descubrir y ser feliz?

Cualquier otra cosa es perder el tiempo para Citlali, Rogelio y decenas de menores más que se encuentran de fin de semana en una enorme casona llena de áreas verdes, alberca y juegos en el municipio de Tenancingo, Estado de México.

“Una casa mágica”, les explica en lenguaje de señas uno de los jóvenes a cargo, una casa donde pasarán desde el viernes y hasta el domingo que regresen a sus hogares en la Ciudad de México.

Campamento a señas

Son más de 55 niñas y niños del Instituto Pedagógico para Problemas del Lenguaje (Ippliap), institución de asistencia privada que ofrece educación básica a menores con discapacidad auditiva.

Y tienen por delante tres días de vacaciones en los que todas las actividades y juegos fueron pensadas específicamente para ellos; no tendrán problemas para entender las instrucciones, para ubicar sus cuartos ni para comunicarse. Estamos en un campamento a señas donde la misión es vivir unas vacaciones para niños con discapacidad auditiva.

Uno de los principales obstáculos que enfrentan las personas con discapacidad auditiva es la privación de su derecho a la recreación, “este campamento son sus primeras vacaciones para niños con discapacidad auditiva, ya que ellos pueden jugar con otros niños pero en sus entornos inmediatos sus compañeros de juego escuchan y esto es para ellos una nueva experiencia”.

La explicación es de Judith Anguiano, directora de Colonias de Vacaciones, institución que desde 1965 organiza estas “colonias” para promover el derecho a la recreación de niños en situación vulnerable.

Datos de la Encuesta Nacional sobre Discriminación en México 2010, indican que una de cada tres personas considera que los derechos de las personas con alguna discapacidad no se respetan en México: sensibilizar sobre este tema es fundamental.

Por eso es tan importante esta “colonia”, porque los niños que disfrutan las vacaciones y los animadores de Colonias de Vacaciones que dirigen las actividades no están solos. Entre ellos se ven otros jóvenes y adultos que comparten su tiempo, los juegos y la comida con los menores, mientras aprenden a decir “hola”, “cómo estás” y “gracias” en lenguaje de señas.

Todos son compañeros de trabajo y algunos de ellos, incluso, ya habían vivido una “colonia” antes. Esta convivencia les permite entender otras realidades, otras circunstancias de vida y sensibilizarse al respecto.

“A lo mejor no nos cruzamos con una persona con discapacidad todos los días, pero es necesario sensibilizarnos a esas otras realidades”, considera Claudia Cuadros, quien trabaja en el departamento de Recursos Humanos de Royal Holiday, empresa de la que proceden los voluntarios que conviven con los menores.

Vacaciones para niños con discapacidad auditiva

Son alrededor de 30 colaboradores de la empresa así como de Fundación Royal Holiday que aprenden a decir un nombre con el movimiento de sus manos mientras los niños, con su paciencia infinita, les explican una y otra vez sin perder la sonrisa.

Fundación Royal Holiday, a través de su Movimiento Vacaciones para Todos, ha apoyado a Colonias de Vacaciones desde hace varios años, pues comparte la misión de ofrecer la experiencia de las vacaciones a población en condición vulnerable.

De esta manera, explica Judith Anguiano, la fundación aporta los recursos necesarios para que un grupo de niños acuda a los campamentos que ofrece Colonias de Vacaciones en las dos fincas que tiene en Tenancingo.

El Movimiento Vacaciones para Todos, que en 2017 fue merecedor del Reconocimiento a las Mejores Prácticas de Responsabilidad Social Empresarial, tiene como meta ofrecer la experiencia de las vacaciones a 6 mil personas en condición vulnerable para 2020.

Desde 2015 que lanzaron su Movimiento, Fundación Royal Holiday ha llevado de vacaciones a niños de escasos recursos, menores que viven en penales con sus madres, mujeres sobrevivientes de cáncer, personas con parálisis cerebral, adultos mayores, personas que recuperaron la vista por cirugía de catarata e incluso a los hijos de sus propios colaboradores, entre otros.

Los lugares donde estos grupos han vivido la experiencia de unas vacaciones completamente gratuitas, que en muchos casos son las primeras en su vida, han sido no sólo las casas de Colonias de Vacaciones, sino parques ecológicos como Xcaret o bien los propios hoteles de Royal Holiday.

Y estas vacaciones para niños con discapacidad auditiva actividad es la segunda vez que colaboradores de Royal Holiday acuden como voluntarios para convivir con los beneficiados del Movimiento Vacaciones para Todos.

“La importancia de que nuestros colaboradores se involucren haciendo voluntariado a través de estas convivencias es súper importante, porque conectan con la causa y entienden la realidad que viven los grupos a los que beneficiamos a través de nuestro Movimiento”, apunta Gabriela del Callejo, gerente de Responsabilidad Social Empresarial de la organización.

En apenas dos actividades de voluntariado, han participado ya 15% de los colaboradores de Royal Holiday que laboran en las oficinas corporativas de la Ciudad de México.

El reto, anticipa Gabriela, es duplicar la cifra el próximo año.

“Estamos muy sorprendidos y agradecidos por la respuesta que han tenido nuestros colaboradores en estas actividades porque es una manera de permear nuestra cultura de responsabilidad social en toda la organización”, considera Paola González, presidenta de Fundación Royal Holiday.

Mas que una experiencia vacacional de tres días, Paola está convencida que vivir una experiencia de este tipo permite sembrar valores tanto a niños como voluntarios, abrirles puertas que hasta entonces no se hubieran imaginado, dejándoles una huella para el futuro.

“Es algo que te llena el corazón, una experiencia muy fuerte pero a la vez gratificante en la que aprendes muchísimo. Estas vacaciones para niños con discapacidad auditiva sin duda superaron mis expectativas. Todos mis compañeros y todas las personas deberían vivir esto”, finaliza Claudia Cuadros.

Acerca del autor

Alejandra Aguilar