¿Qué hace de una práctica empresarial la mejor en su tipo? – ExpokNews

Descubre cuales son los atributos de las mejores prácticas responsables.

Destacar por una práctica empresarial es sinónimo de que las cosas no sólo se están haciendo bien, sino de la mejor manera posible.

Estos casos, comunicados de la manera correcta, construyen valor para la empresa y le aportan liderazgo en su sector.
Pero, ¿qué características comparten las mejores prácticas empresariales?

De acuerdo con el Centro Mexicano para la Filantropía (Cemefi), que desde hace 12 años evalúa procesos implementados al interior de las empresas para identificar casos ejemplares en diferentes ámbitos de la responsabilidad social, son tres las características que hacen a una práctica ganadora.

Sello particular

La primera característica es que sea innovadora. “No basta con implementar prácticas que tengan impactos positivos comprobados, ya sabemos que es bueno dar capacitación a la gente, reforestar, promover la salud, todo está bien y hay que seguirlo haciendo, pero no va ser una mejor práctica”.

Se trata de ponerle la firma de la empresa, ese “algo” que diga “así lo hacemos aquí”, explica Leonardo Cárdenas, jurado del Reconocimiento a las Mejores Prácticas de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) 2017, que se entregó la semana pasada en Querétaro.

Impacto multiplicado

En segundo lugar, la práctica debe ser replicable. El impacto que puede tener una sola empresa, aunque se trate de la más grande de un país, es limitado si lo comparamos con el alcance de una práctica que puede replicarse en otras empresas y organizaciones.

“Tenemos el caso de pymes que han sido reconocidas por sus mejores prácticas, pues si bien entendemos que su impacto puede ser pequeño se trata de prácticas que pueden realizar otras pymes”, comenta Cárdenas.

En línea con el core business

La tercera característica es que la práctica esté relacionada con el negocio. De lo contrario, asegura, será difícil mantener el esfuerzo y más en estos tiempos.

“Nos da de qué pensar cuando una empresa dice que realizó una práctica y que independientemente de que eso les bajó o no las utilidades, les gustó mucho hacerlo y quieren mantenerlo. Eso es muy difícil que se sostenga y más aún que se replique”.

Durante la décimo segunda edición del Seminario Internacional de Mejores Prácticas de RSE, realizado del 23 al 25 de octubre, se reconocieron un total de 35 prácticas ejemplares: 22 de empresas mexicanas y 13 procedentes de otros países de Latinoamérica.

Este año se sumaron dos nuevas categorías al premio: anticorrupción y consumo responsable. Además se entregó en los temas: alianzas intersectoriales, calidad de vida en la empresa, cuidado y preservación del medio ambiente, vinculación de la empresa con la comunidad, voluntariado corporativo y ética empresarial.

En total se evaluaron 94 prácticas, de las que sólo la tercera parte obtuvo el reconocimiento.

Las causas que persiguen estas mejores prácticas son variadas. Una empresa lleva a otro nivel la flexibilidad laboral para los nuevos padres con su Política de maternidad, paternidad y adopción. Otra ofrece espacios de inserción social en sus restaurantes para ex reclusos. Una más busca la “descarga cero” de residuos.

Y entre todos estos temas, “clave para el negocio” o “de impacto estratégico” como enfatizan sus expositores, llama la atención una práctica que habla de las vacaciones. Sí, de llevar de vacaciones.

Un movimiento inolvidable

Desde el nombre, la práctica atrae. El Movimiento Las Vacaciones son un Derecho de Todos postula que todos tenemos derecho al descanso y disfrute del tiempo libre y no por mera ocurrencia sino porque así lo establece el Artículo 24 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

En contraste, la mayoría de la población en condición vulnerable se ve imposibilitada para ejercerlo. Sólo en México, más de la mitad de la población vive por debajo del umbral de la pobreza (Coneval, 2014) y 40% de las familias no sale de vacaciones por falta de dinero (Sectur, 2013).

Esto hizo que en la empresa Royal Holiday y Park Royal Hotels & Resorts se preguntaran qué podían hacer para revertir esta situación.

Con 13 propiedades hoteleras, 180 destinos alrededor del mundo, 4 mil colaboradores y más de 110 mil socios, la empresa se planteó llevar de vacaciones a 6 mil personas en condición vulnerable entre 2015 y 2020, a través de su brazo social Fundación Royal Holiday.

“Las vacaciones son esenciales para el desarrollo integral de las personas”, explica Gabriela del Callejo, gerente de Mercadotecnia de Royal Holiday y Fundación Royal Holiday.

Para seleccionar la población a beneficiar, cuentan con aliados que los respaldan como Colonias de Vacaciones, Centro Comunitario Santa Fe, Asociación Pro Personas con Parálisis Cerebral (APAC) y Fundación del Cáncer de Mama (Fucam).

Los recursos que sostienen la iniciativa procedieron en un inicio de la propia empresa, pero actualmente camina sola con las aportaciones de colaboradores y socios, fortaleciendo el orgullo de pertenencia y la fidelidad con la marca.

“Nuestros colaboradores aportan tanto dinero como tiempo. En unos días, 30 colaboradores irán todo un día a convivir con los niños de Colonias de Vacaciones. Nuestros socios contribuyen con aportaciones además de que en los hoteles tenemos artículos que pueden comprar para ayudar a la causa, como portacelulares, sandalias, rompevientos”, explica Gabriela.

Al finalizar este año, el Movimiento Las Vacaciones son un Derecho de Todos habrá enviado a 2,060 niños, adultos mayores, personas con discapacidad y mujeres con cáncer de vacaciones.

¿Cumple con las 3 condiciones?

La innovación de la iniciativa queda patente cuando Miguel Ortiz, director de Recursos Humanos de Royal Holiday, destaca que ninguna empresa había adoptado esta causa “hasta que nosotros lo hicimos posible”.

Replicable también es. De hecho, desde la Secretaría de Turismo buscan apoyos de empresas hoteleras, de transporte, aeronáuticas, de espectáculos, entre otras, para ofrecer paseos y diversión a población vulnerable.

Cuando conocieron el caso del Movimiento Las Vacaciones son un Derecho de Todos no dudaron en reunirse con ellos para buscar sinergias. La meta anual de esta iniciativa federal, que contó con el apoyo de más de 40 empresas en todo el país, fue impactar a 1800 personas.

Este 2017, Royal Holiday, a través de su Fundación y con el apoyo únicamente de sus socios y colaboradores, llevará de vacaciones a 1,580 personas.

La relación con el negocio también es evidente y permite fortalecer el orgullo de pertenencia de los colaboradores así como la fidelidad con la marca de parte de los socios, además de que actualmente es sostenible en término de recursos.

Parafraseando a Leonardo Cárdenas, jurado del Comité Evaluador, muchas prácticas pueden ser buenas, pero pocas son excelentes. Este Movimiento, sin duda, pertenece a éstas últimas.

Acerca del autor

Alejandra Aguilar