- Advertisement -
NoticiasAmbiental¿Serían sustentables los autos sin conductor?

¿Serían sustentables los autos sin conductor?

Durante años, los coches autoconducidos han permanecido en el horizonte de forma tentadora. A pesar de las audaces predicciones, los autos sin conductor aún no han aparecido en los concesionarios. Pero la tecnología parece estar preparada para dar un salto hacia adelante en 2022.

De acuerdo con GreenBiz, empresas como Mercedes-Benz, BMW y Honda están sacando al mercado los llamados AV de nivel 3, que permitirán soltar el volante en determinadas condiciones. Además prácticamente todos los grandes fabricantes de automóviles están probando sistemas de autoconducción.

Autos sin conductor, la nueva era

Los vehículos automatizados son muy prometedores ya que al encargarse de la mayor parte de las tareas de conducción, o de todas ellas, podrían ser más seguros que los humanos, funcionar de forma más eficiente y abrir nuevas oportunidades para las personas mayores, discapacitadas y otras que no puedan conducir por sí mismas.

La atención se ha centrado, como es lógico, en la seguridad, dejando de lado las posibles repercusiones medioambientales. En dos estudios recientes, los equipos de investigación de la Universidad de California Davis han encontrado formas creativas de evaluar el impacto real que los autos sin conductor podrían tener en el medio ambiente.

Analizando el uso de los vehículos parcialmente automatizados y simulando la repercusión prevista de las unidades, se descubrió que fomentarán mucho más conducción. Esto aumentará la contaminación relacionada con el transporte y la congestión del tránsito, a menos que los reguladores tomen medidas para hacer que los viajes sean menos atractivos.

Más kilómetros, más emisiones de carbono

Algunas indagaciones han sugerido previamente que los vehículos mecanizados podrían hacer que la gente condujera más de lo que lo hace, lo que provocaría más congestión, consumo de energía y contaminación.

Viajar en un coche como pasajero es mucho menos estresante que manejarlo, por lo que habría más disposición a hacer trayectos más largos. La promesa de un desplazamiento tranquilo y cómodo al trabajo podría incluso hacer que algunas personas buscaran empleos más lejanos y aceleraran la tendencia a la expansión suburbana.

También se tendría la posibilidad de enviar coches en viajes de «ocupación cero» o recados sin pasajeros. Por ejemplo, si no quieres pagar por aparcar en el centro de la ciudad, en algún momento podrías enviar tu auto a casa mientras estás en la oficina y llamarlo cuando lo necesites. Práctico, pero implica el doble desgaste.

autos sin conductor consecuencias

Esto podría ser un gran problema. El sector del transporte es ya el principal contribuyente a las emisiones de gases de efecto invernadero en EE. UU., estados como California, con planes agresivos para luchar contra el cambio climático, han reconocido que reducir el número de kilómetros recorridos por los vehículos es una estrategia fundamental. ¿Y si la tecnología de los autos sin conductor dificulta la consecución de estos objetivos?

El impacto medioambiental de la automatización en el mundo real

Aunque los investigadores han predicho estos resultados a través de modelos, nadie ha podido verificarlos porque los vehículos totalmente automatizados aún no están disponibles en el mercado. Al estudiar las repercusiones en el mundo real de estos, se han encontrado dos formas innovadoras de utilizar las tecnologías disponibles en la actualidad.

En una investigación publicada a mediados de 2021, se encuestó a 940 personas que conducen carros parcialmente automatizados. Sistemas como el Autopilot de Tesla pueden ayudar en las tareas de conducción y reducir la carga de la misma, aunque en menor grado que los totalmente automatizados.

autos sin conductor viajes

Se descubrió que quienes utilizaron el Autopilot efectuaron una media de casi 8,000 kilómetros más al año que los que no lo hicieron. En las entrevistas realizadas a 36 conductores de vehículos parcialmente automatizados, estos afirmaron en general que estaban más dispuestos a sentarse en el tránsito y realizar más viajes de larga distancia, todo ello debido a la mayor comodidad y la reducción del estrés que proporcionan los sistemas semiautomatizados.

En otro estudio realizado a finales de 2019 y principios de 2020, se simuló la función de un carro totalmente automatizado proporcionando a 43 hogares de Sacramento (California) un servicio de chófer para que se encargara de esta tarea y haciendo un seguimiento de su uso.

Las familias aumentaron los kilómetros recorridos en un 60% y redujeron drásticamente su movimiento en transporte público, bicicleta y a pie. Más de la mitad del aumento consistió en viajes de ocupación cero, es decir sin pasajeros.

Limitar la contaminación de los autos sin conductor

Estos resultados demuestran que los vehículos automatizados fomentarán mucha más conducción en el futuro y que los parcialmente mecanizados ya lo están haciendo. ¿Hay alguna manera de aprovechar sus beneficios sin empeorar el cambio climático, la calidad del aire y la congestión?

Exigir que los futuros autos sin conductor empleen tecnología de cero emisiones, como hace California, puede ser una gran ayuda. Pero hasta que Estados Unidos no desarrolle un sistema de electricidad 100% libre de carbono, incluso los coches eléctricos producirán algunas emisiones.

Todos los desplazamientos en coche provocan otros impactos nocivos, como la contaminación del agua y el aire por el desgaste de los frenos y los neumáticos, las colisiones con la fauna y la congestión del tránsito.

¿Serían sustentables los autos sin conductor?

Para evitar una explosión de la conducción y los daños asociados, los reguladores y las comunidades deben enviar señales de que manejar no es gratis. Podrían hacerlo poniendo un precio a los viajes en coche, especialmente a los de ocupación cero.

Las principales políticas que tienen este efecto en la actualidad son los impuestos federales y estatales sobre el combustible, que actualmente rondan los 49 céntimos por galón para la gasolina y los 55 céntimos para el gasóleo. Pero el impacto de los impuestos sobre el combustible en el comportamiento de los conductores disminuirá con la adopción y difusión de los eléctricos.

Esto significa que el sector del transporte tendrá que desarrollar nuevos mecanismos de financiación para los costos corrientes, como el mantenimiento de las carreteras.

En lugar de los impuestos sobre el combustible, los gobiernos estatales y federales podrían adoptar tasas de usuario o cargos por el número de kilómetros recorridos. Una tarificación correcta de los trayectos en vehículo privado podría animar a considerar modos más baratos y eficientes.

Además, estos cobros podrían ajustarse en función de la ubicación —por ejemplo, ser más caros en los centros urbanos densos— o de otros factores como el horario, los niveles de congestión del tránsito, la ocupación y el tipo de unidad. Las modernas tecnologías de la comunicación pueden hacer posible este tipo de políticas mediante el seguimiento de dónde y cuándo están los coches en las carreteras.

transito carros

Otra opción sería promover flotas compartidas en lugar de coches de propiedad privada, funcionando como empresas comerciales, similares a Uber, Lyft y otros proveedores. Disponer de un coche cuando se necesite permitiría renunciar a la propiedad y atender la demanda de forma mucho más eficiente. Estas redes también podrían ayudar a los usuarios a llegar a los servicios de transporte público de ruta fija que operan en los principales corredores.

Todas estas políticas serán más eficaces si se adoptan ahora, antes de que los vehículos automatizados se generalicen. Un futuro automatizado, eléctrico y compartido podría ser sostenible desde el punto de vista medioambiental, pero, de hecho, es poco probable que evolucione así por sí solo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo más reciente

DEBES LEER

TE PUEDE INTERESAR