Ambiental

Usan ingenio verde para producir azúcar

La industria azucarera es considerada “el motor” de la economía del sur de Quintana Roo. Emplea a más 12 mil 500 personas de manera directa e indirecta en 13 ejidos y genera una importante derrama económica. Aún con la crisis económica del año 2009 y el embate del huracán Dean en 2007, ha logrado mantenerse estable.

“Ingenio Verde” es uno de los principales proyectos que impulsa el Grupo Beta San Miguel (BSM), en el Ingenio San Rafael de Pucté, para dañar lo menos posible el ambiente y lograr producir su propia energía eléctrica, agua potable y el tratamiento de aguas negras. Desde hace más de 32 años opera este ingenio, el cual está enclavado entre los ejidos de Pucté y Álvaro Obregón, 63 kilómetros al sur de Chetumal, cerca de la frontera con Belice.

Germán Parra López, secretario de Desarrollo Agropecuario, Rural e Indígena (Sedari), dijo que esta empresa ocupa el cuarto lugar nacional en calidad y cantidad de producción. Además de ser de los pocos en México que en esta zafra incrementó la superficie de producción de caña de 2 mil 500 hectáreas para llegar a 30 mil hectáreas.

Pero las difíciles condiciones climáticas que imperan en la región, como la amenaza de huracanes de junio a noviembre de cada año, la sequía o las lluvias atípicas, han obligado a los productores e industriales a recurrir al aseguramiento del cultivo, para que en caso de afectación, las pérdidas no paralicen esta actividad.

Esta actividad primaria genera en el sur de la entidad alrededor de 12 mil 500 empleos directos e indirectos, entre ellos, 2 mil 800 productores, 2 mil cortadores, 400 operadores de transporte, 30 máquinas alzadoras y 30 cosechadoras, además de los 400 empleados del ingenio.

“Es una de las actividades agrícolas más importantes del estado, por eso los gobiernos local y federal tendrán que seguir fortaleciendo la tecnificación, ampliar la superficie de cosecha y consolidar el proyecto de ‘Ingenio Verde’”, declaró Parra López.

Este último proyecto busca que la cosecha sea cada vez más en crudo, sin quemar el bejuco, para dañar lo menos posible el subsuelo y el medio ambiente. En la actualidad, 40% de la cosecha es en verde y el resto se quema para eliminar impurezas y facilitar su corte, ya que el terreno es sinuoso y de difícil acceso de máquinas cortadoras.

El funcionario dijo que es por eso que en cada zafra se contratan a más de 2 mil cortadores que provienen de estados del sureste, los cuales habitan en galeras cerca de los ejidos cañeros.

La estimación de la zafra 2010-2011 —de noviembre a junio— es cosechar una superficie de 25 mil 598 hectáreas con un millón 563 mil 887 toneladas de caña molida, con un rendimiento de campo de 61.09% por tonelada-hectárea, una producción de azúcar de 177 mil 400 toneladas y un rendimiento de fábrica de 11.34%, declaró Julio Martínez Zamudio, gerente del ingenio.

Agregó que serán 196 días de zafra, de noviembre a junio de 2011. Pero el calendario dependerá de las condiciones climáticas, porque el exceso de lluvia es perjudicial para los cañeros, porque la caña pierde rendimiento.

“Los primeros 10 días de zafra han sido extraordinarios, porque el clima (con lluvias ligeras) ha permitido una buena cosecha y evitó que se perdieran 800 hectáreas de caña, pero las precipitaciones ‘ponen en jaque’ al ingenio, dado que dependen del bagazo para producir energía eléctrica para la operación del ingenio y el conjunto habitacional en el que viven 100 familias”.

Actualmente el ingenio genera su propia energía para la fábrica y para las familias que habitan a la vera de la industria, con el uso del bagazo de la caña de azúcar. Además están en proceso de contar con tres plantas de tratamiento de agua potable para reutilizar las descargas de aguas negras a través del programa “Cero petróleo”.

La capacidad diaria de molienda es entre 10 y 12 mil toneladas de caña, suficiente para atender la producción que generan los 13 ejidos cañeros.

El 20% de las 125 mil toneladas de azúcar que produce el ingenio San Rafael de Pucté se exportan y el resto es para abastecer la Península de Yucatán. El gerente habló de ser un ingenio con responsabilidad social y de mantener una “excelente” relación laboral con las dos agrupaciones de cañeros, la Confederación Nacional Campesina y la Unión Nacional de Cañeros.

“La crisis económica dejó a miles sin empleo y en este rincón de Quintana Roo no bajó, lo que nos motiva a seguir trabajando y mejorando las condiciones de vida de los trabajadores”.

El Grupo Beta San Miguel planeaba producir etanol, pero únicamente está en proyecto, dado que requiere de una suma importante de recursos, de más de 80 millones de dólares.

Caminos y carreteras de la zona cañera están en constante deterioro por el peso de los camiones que transportan la caña del campo al ingenio, por lo que el gobierno estatal destina 20 millones de pesos en reparaciones, rehabilitación y mantenimiento de la red carretera de la Ribera del Río Hondo.

Fuente: El Universal, Estados, p. C8.
Publicada: 27 de Diciembre de 2010.

Click sobre la imagen para ampliar

ingenio-verde

Acerca del autor

ExpokNews

Comentarios

Dejar un comentario