Ambiental RSE

Una nueva clase de capitalismo, nuestra mejor oportunidad de recuperación

Una nueva clase de capitalismo, nuestra mejor oportunidad de recuperación

El COVID ha expuesto la fragilidad de nuestro sistema económico. La gente y el clima deben estar en primera fila para recibir los estímulos.

Mucho se ha hablado recientemente de dos crisis: la crisis de COVID-19 y la climática. Y de acuerdo con una nota de Toby Heaps, quien es editor en jefe y cofundador de Corporate Knights, ambas tienen mucho en común.

Él comparte:

Ambas son amenazas mortales para la humanidad, pero al coronavirus debemos atenderlo con urgencia, como una bala directa hacia nuestras cabezas, mientras que la crisis climática es como una quemadura, más lenta (aunque cada vez más propensa a volverse llamaradas).

Con el coronavirus, el tiempo se comprime en minutos, horas, días y meses. Lo que hagamos hoy puede determinar si nuestras familias, vecinos y comunidades se enfermarán mortalmente en los próximos 14 días. Esa línea comprimida temporalmente que conecta nuestras acciones con los impactos para salvar vidas, ha impulsado a los gobiernos de todo el mundo a tomar la dura decisión de bloquear sus economías y detener estrepitosamente el motor del capitalismo.

Con el incendio que representa el problema climático, las escalas de tiempo son más largas. Si hoy arrojamos un poco de agua a ese fuego, podrían pasar décadas o siglos antes de que las llamas se apaguen.

¿Cómo resolver este enigma del tiempo? Por sabiduría, recurrí a mi amigo Nick Parker.

Nick es el profeta de “Cleantech”. Acuñó el término en 2002 y ayudó a catalizar un ecosistema que desde entonces ha movido montañas de dinero (150.000 millones de dólares de capital de riesgo y capital privado en el último recuento) para desarrollar soluciones baratas y sostenibles que el mundo parece ahora dispuesto a adoptar.

De nuevo hoy, Nick tenía una respuesta al enigma climático. Dijo que podemos pensar en esto, en tres fases:

  1. Los primeros 30 días fueron para salvar nuestras vidas
  2. Los siguientes 90 días se trata de mantener la economía en soporte vital
  3. Los 900 días siguientes serán para construir la sociedad que queremos.

A medida que planeamos para los próximos 900 días, no faltarán sugerencias sobre cómo podemos reconstruir mejor, pero sería un daño al presente si no tenemos claro lo que conducirá a la recuperación. Será la gente.

Este virus ha expuesto la fragilidad de nuestro sistema económico, un sistema que ha estado cobrando caro a los más vulnerables durante demasiado tiempo. A medida que nos refugiamos en nuestros hogares, nos sostenemos con trabajadores esenciales, muchos de los cuales ni siquiera ganan un salario digno. En la crudeza de nuestro auto-aislamiento podemos ver ahora que las personas que más necesitamos, son a menudo las que menos valoramos.

Mark Carney escribió recientemente en The Economist:

Después de décadas en las que los individuos han tomado muchos riesgos, la cuenta ha llegado, y la gente no sabe cómo pagarla.

La gente que ha estado amañando el “juego” ahora reconoce que cayó el telón y se ha venido todo en picada.

El Financial Times, periódico insignia de la élite Davos, publicó un editorial no firmado el pasado abril:

Las reformas radicales, que revierten la dirección de la política prevaleciente en las últimas cuatro décadas, tendrán que ser puestas sobre la mesa, los gobiernos tendrán que aceptar un papel más activo en la economía, deberán considerar los servicios públicos como inversiones y no como pasivos y buscar la manera de hacer que los mercados laborales sean menos inseguros. La redistribución volverá a estar en la agenda, los privilegios de los ancianos y los ricos. Las políticas que hasta hace poco se consideraban excéntricas, como los impuestos sobre la renta básica y el patrimonio, tendrán que estar en la mesa.

Si el objetivo de la recuperación económica es conseguir que el mayor número de personas vuelvan a trabajar lo más rápido posible y sentar las bases de una economía fuerte capaz de sacarnos de la deuda, puede que no haya una estrategia más eficaz que la aplicación de una lente climática.

Poner una lente climática en el estímulo económico suena como una restricción o dilución de la misión primaria. Pero en lugar de una limitación o dilución, es más parecido a la visión de rayos X que nos ayudará a atravesar la niebla de las viejas formas, afinando las inversiones de forma más efectiva lo que provocará que más personas vuelvan a trabajar más rápido, mientras se refuerza nuestro potencial económico a largo plazo.

Ello se debe a que la economía no contaminante suele ser más intensiva en mano de obra (piénsese en los reacondicionamientos) y tiene tasas de crecimiento anual compuesto más elevadas -más del doble en la mayoría de los casos- en comparación con la economía general.

Esto contradice la percepción popular de que las políticas de reducción de carbono son simplemente caras. Eso podría haber sido cierto hace 10 años cuando el costo de las tecnologías limpias era alto. Pero desde entonces, la implacable marcha del progreso tecnológico ha reducido los costos de las tecnologías limpias, y siguen bajando.

A medida que se abarata cada vez más la producción y el almacenamiento de energía limpia, la construcción de edificios e industrias más inteligentes y eficientes y la electrificación del transporte (incluso con el petróleo a precios negativos, la electricidad sigue siendo, con mucho, la forma más barata de mover un automóvil), aumenta la demanda de estos productos, y las economías que invierten en consecuencia suben a la cima.

Para estos próximos 900 días, vamos a quitarnos la venda de los ojos que usábamos y más bien ponernos un par de gafas de rayos X climáticos, pueden ayudar a guiarnos a través del portal de la pandemia a otro mundo, uno del cuál podamos estar orgullosos de legar a nuestros nietos.

Esta nota del editor aparece en la edición de primavera de 2020 de Corporate Knights.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]