Un filántropo invirtió un millón de dolares en últimos juguetes de Toys ‘R’ Us y todo por una buena causa.

Antes de que cerraran las puertas de esta juguetería, una persona decidió convertirse en Robin Hood solo para comprar los últimos juguetes de Toys ‘R’ Us y todo por una buena causa…

Bye… Toys ‘R’ Us

Toys ‘R’ Us, era una de las empresas jugueteras más queridas en Estados Unidos. Lamentablemente, la tecnología, las deudas y el comercio electrónico, la han llevado a la banca rota.

De acuerdo con una de sus consumidoras, ella solía frecuentar la tienda para adquirir productos para sus hijos pero con la llegada del Internet, le fue más sencillo buscarles un videojuego en una tablet o en el celular que gastar en juguetes.

A pesar de que Dave Brandon, presidente y consejero delegado desde 2015, y su equipo, trataron de competir contra el comercio electrónico de grandes empresas como Amazon o Walmart, no pudieron salvar a la empresa.

“Lastrada por los hábitos de consumo de la era digital, pero sobre todo acuciada por las deudas, Toys ‘R’ Us se acogió el pasado septiembre a la Ley de Quiebras estadounidense con la esperanza de empezar una nueva etapa, pero acabó escribiendo un punto final”, comparten analistas expertos.

Esta realidad llevó a que las más de 700 tiendas, que empleaban a 33.000 personas, cerraran de manera definitiva y rebajaran demasiado el precio de sus juguetes para poder quedarse con muy poco o nada del inventario.

Los internautas, que le guardaban nostalgia a la empresa, compartieron su tristeza en redes señalando que todo el mundo ha crecido, y ya no hay más niños Toys ‘R’ Us.


 

Aunque antes de que cerraran, un filántropo decidió invertir un millón de dólares en juguetes que ni si quiera fue a recoger. Y seguro te preguntarás, ¿para qué quiere tantos juguetes? Y la razón es bastante noble.

Los últimos juguetes de Toys ‘R’ Us

Los colaboradores de la tienda señalan que el comprador anónimo, llegó a una tienda para realizar la compra y después se retiró sin un solo juguete en la mano.

Sin embargo, la sucursal a la que acudió no contaba con el suficiente material para cubrir el saldo, así que tuvieron que avisar a las otras tiendas para que empacaran los juguetes en cajas y los colocaran dentro de un camión del filántropo, cuya identidad no se ha revelado.

De acuerdo con ellos, todos los juguetes serán destinados a organizaciones encargadas de ayudar a niños a en situación en vulnerable.

Esta acción ha sido aplaudida tanto por los colaboradores de la empresa como de los internautas:

Curiosamente, Internet y el equipo de Toys ‘R’ Us, han comenzado un tipo de dinámica para adivinar la identidad del donador, diciendo que pudo ser Bill Gates e incluso alguien involucrado con Amazon.

El ecommerce, ¿un peligro?

Con el cierre de esta tienda juguetes, Amazon, el líder del comercio electrónico, decidió aprovechar para comenzar a desarrollar una estrategia para abarcar por completo el mercado de juguetes. Iniciando por un envío de catálogos en línea durante las vacaciones.

Aunque la empresa todavía no ha emitido un comentario o comunicado de prensa confirmando lo anterior, sí parece ser que impondrá un nuevo sistema de compra que quizá reemplace a las demás jugueterías.

últimos juguetes de Toys 'R' Us

Este Robin Hood invirtió un millón de dólares en Toys ‘R’ Us por una buena causa

Twittea esta frase.

De acuerdo con el portal Bloomberg, la compañía quiere aprovechar los huecos, como el que Toys ‘R’ Us dejó, para atraer a los clientes potenciales y poder liderar el mundo de los juguetes y sus derivados, al mismo tiempo que impulsan el ecommerce.

Este método de compra consiste en la compra y venta de productos o servicios por Internet de manera digital. Para muchas empresas, esta nueva tendencia tiene entre sus ventajas que no cuenta con limitaciones geográficas; existen más ofertas; ahorra tiempo, entre otras…

Sin embargo, el caso de Toys ‘R’ Us, nos muestra que si bien el comercio electrónico expande las oportunidades de compra y venta para el consumidor, pone en riesgo la estabilidad financiera de las marcas que no cuentan con el capital necesario para competir con marcas como Amazon y además puede impulsar la taza de desempleo.

Acerca del autor

Kenya Giovanini

Comunicóloga en formación por la UTEL. Melómana, cinéfila y amante de la cultura pop. Ha desarrollado contenido para Revista Kuadro y actualmente trabaja como Asistente Editorial en Expokews, donde se encarga de curar el contenido más relevante sobre responsabilidad social, diseñar la síntesis diaria y crear contenido entretenido acerca de estos temas.