Ambiental RSE

Un rascacielos sustentable: Empire State

La sustentabilidad es una característica clave de este inmueble, ¡entérate!

El Empire State es uno de los rascacielos más emblemáticos de Nueva York; actualmente se consolida como un inmueble sustentable.

Este rascacielos cuenta con 102 pisos de altura y un área de construcción de 208 mil 879 m2; es considerado como el edificio histórico con mayor relevancia en el imaginario de Estados Unidos.

Hace unas semanas, en la Conferencia de Sustentabilidad y Desempeño Económico, Tony Malkin, el director y CEO de Empire State Realty dijo que  “hubo algún momento en que nuestros arrendatarios del edificio eran pequeños despachos y consultorios dentales. Queríamos cambiar esa historia y darle una nueva vida al Empire State”, por lo que junto a su equipo emprendieron la ardua tarea en 2008 de renovar el edificio y eficientar su arquitectura e ingeniería para adecuarlo a las necesidades que se viven en esta era.

“El plan de renovación del Empire State consistió, no sólo, en cumplir con la regulación en materia de sustentabilidad sino en renovar los interiores y exteriores para atraer a los arrendatarios de la nueva generación. Asimismo, quisimos hacer de la sustentabilidad una característica clave del inmueble”.

Un rascacielos sustentable: Empire State

Para la construcción del rascacielos sustentable se tomaron en cuenta los siguientes rubros:

  • Energía.
  • Manejo de desechos.
  • Uso responsable de los recursos naturales.

 “Cuando hablamos de sustentabilidad tenemos que hacerlo en unidades que sean medibles en términos económicos y que convenzan a nuestros potenciales clientes de que lo que les estamos ofreciendo reditúa para sus bolsillos”, aseveró Tony Malkin. 

Desde hace dos años, el Empire State, en colaboración con la fundación Clinton, está llevando a cabo un plan de renovación y ahorro energético que le ha hecho ahorrar 2,3 millones en 2012 y casi cinco desde 2011, siguiendo un plan que, si fuera aplicado a todos los edificios comerciales de Nueva York, reduciría las emisiones de carbono en 4 millones de toneladas.

En 2009, Clinton y el alcalde de Nueva York, Michael Blooomberg, lanzaron este plan de renovación, que se ha traducido en que el famoso rascacielos haya reducido sus emisiones el 4 por ciento.

Sin embargo, aunque la mayor parte del edificio está sujeta a este nuevo sistema energético más sostenible, todavía quedan por renovar plantas del rascacielos y la fundación Clinton cree que cuando la renovación sea total se ahorrarán 4,4 millones de dólares y se reducirá el 38 por ciento del uso de energía en los próximos 15 años, así como 105.000 toneladas de emisión de carbono.

Acerca del autor

Janneth Del Real

Licenciada en Periodismo por la Escuela de Periodismo Carlos Septién. Ha trabajado en el periódico Mas por Más, revista SuperMujer, Pulso Pyme, Linio y en el Periódico AM de Querétaro. Actualmente desarrolla contenidos para Expoknews.

Mujer positiva que siempre busca el para qué de las cosas.

Dejar un comentario