Debes leer... Gobierno Grupos Vulnerables Noticias Organizaciones internacionales RSI

Trabajadores de la OMS son acusados de abuso sexual durante la respuesta vs el Ébola

Trabajadores de la OMS acusados de abuso sexual durante la respuesta vs ebola

La OMS promete investigar las acusaciones de mujeres que dicen ser explotadas sexualmente a cambio de empleo, una práctica que ya solían considerar muy común dentro de la República Democrática del Congo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), que ya está luchando por encabezar una respuesta mundial a la pandemia de COVID-19, ha sido golpeada por denuncias potencialmente perjudiciales. En ellas se afirma que tanto médicos como otros empleados que trabajan en la respuesta de la agencia a un brote de Ébola en la República Democrática del Congo, vendieron puestos de trabajo por sexo.

La New Humanitarian —una organización de noticias sin fines de lucro con sede en Ginebra— y la Fundación Thomson Reuters, publicaron el martes los resultados de una investigación de un año de duración en la que 30 de las 51 mujeres entrevistadas informaron de la explotación por parte de hombres identificados como trabajadores de la O.M.S. durante el brote del Ébola que comenzó en 2018.

La Organización Mundial de la Salud —una agencia de las Naciones Unidas que dice tener una política de tolerancia cero hacia el abuso sexual— dijo que su dirección y personal estaban indignados por los informes y prometió una investigación “robusta”.

La traición de la gente en las comunidades a las que servimos es censurable, no toleramos tal comportamiento en ninguno de nuestros empleados, contratistas o socios. Cualquiera que sea identificado como involucrado será responsable y enfrentará serias consecuencias, incluyendo el despido inmediato.

O.M.S.

Las acusaciones también dieron lugar a un nuevo escrutinio de las luchas de las Naciones Unidas contra el problema, que lleva décadas, la explotación sexual por parte de las tropas de mantenimiento de la paz, que surgió en los conflictos de Bosnia en la década de 1990 y en emergencias más recientes en lugares como la República Centroafricana y Haití.

Las 51 mujeres entrevistadas dijeron a todos los periodistas investigadores que habían sido presionadas para proporcionar sexo a los empleados de la O.M.S. y de otras organizaciones de ayuda internacional, así como del Ministerio de Salud del Congo. Se enfrentaron a la presión cuando buscaban trabajo y, en ocasiones, los hombres rescindían los contratos de las personas que se negaban a ello, dijeron las mujeres.

Ocho mujeres dijeron que fueron explotadas por empleados del Ministerio de Salud. Otras informaron de encuentros con hombres de grupos de caridad como World Vision, UNICEF y la organización médica ALIMA.

La respuesta de los involucrados

El informe decía que World Vision había abierto una investigación interna y había descrito las acusaciones como “escandalosas”, mientras que ALIMA dijo que investigaría los cargos.

Jean-Jacques Simon, portavoz del UNICEF en la capital congoleña, Kinshasa, afirmó en el informe que su organización había recibido información relativa a los empleados de dos organizaciones asociadas que parecía ser diferente de los casos denunciados por The New Humanitarian y Thomson Reuters.

La UNICEF dijo que no había recibido denuncias contra su propio personal, según Marixie Mercado, una portavoz de la organización en Ginebra. Dijo que la UNICEF había preguntado a los periodistas si la organización podía ponerse en contacto con las mujeres citadas en su informe para poder investigar sus acusaciones contra el personal o las organizaciones asociadas.

Por su parte, el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud, dijo que su investigación, además de investigar estas acusaciones específicas, también abordaría cuestiones más amplias de protección de los civiles en situaciones de emergencia.

Las acusaciones investigadas en el Congo se centraron en la ciudad nororiental de Beni, punto focal de una batalla de dos años contra un brote del mortífero virus del Ébola a la que la Organización Mundial de la Salud envió unos 1,500 funcionarios y consultores. Las organizaciones internacionales desplegaron miles más.

El Ministro de Salud del Congo, Eteni Longondo, dijo a la investigación que no había recibido ninguna denuncia de explotación por parte de los trabajadores humanitarios, pero los reporteros encontraron que las cuentas eran tan numerosas y similares que la práctica parecía estar muy extendida.

El sexo como “un pasaporte para el empleo”

Las mujeres comentaron que esto se les propuso en oficinas, hospitales y centros de reclutamiento externos donde se mostraban listas de vacantes de trabajo. La práctica era tan común, que una mujer dijo a los periodistas, que el sexo se convirtió en “un pasaporte para el empleo”.

Algunas de ellas trabajaban como cocineras, limpiadoras o trabajadoras de extensión comunitaria ganando un salario mucho más alto que el promedio local. Una mujer, una sobreviviente del Ébola cuyo marido había muerto de la enfermedad, dijo que fue drogada y abusada después de ser invitada a una sesión de asesoramiento psicológico. Dos mujeres dijeron que quedaron embarazadas de sus abusadores.

Las personas entrevistadas no conocían las nacionalidades de todos sus abusadores, pero identificaron a hombres de países occidentales como Bélgica, Canadá al igual que Francia, y de naciones africanas como Burkina Faso, Guinea y Costa de Marfil.

Las mujeres hablaron con los reporteros bajo condición de anonimato y dijeron que no habían denunciado anteriormente el abuso por miedo a sufrir represalias o a perder sus empleos, o por vergüenza.

Los relatos de las mujeres fueron ampliamente corroborados por los conductores de los organismos de ayuda que dijeron a la investigación que habían llevado a las mujeres a hoteles, hogares y oficinas del personal de ayuda. Un conductor dijo a los reporteros: “era tan regular, que era como comprar comida en el supermercado”.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]