Ambiental RSE

Tesla acelera en responsabilidad social

Tesla acelera en responsabilidad social

Tesla ha revelado su intención de utilizar baterías sin cobalto en todos sus vehículos eléctricos, con el fin de minimizar el impacto ambiental y social.

El fabricante de automóviles Tesla ha revelado su intención de utilizar baterías sin cobalto en todos sus vehículos eléctricos, con el fin de minimizar el impacto ambiental y social de sus cadenas de suministro y aumentar la longevidad y la capacidad de reciclaje de su tecnología.

Sarah George de edie comenta que Tesla ha dicho que el nuevo objetivo no tiene todavía una fecha o una agenda de trabajo con plazos definidos. Sin embargo, Tesla dijo que las primeras baterías sin cobalto se añadirán a los modelos producidos en China y vendidos en el mercado interno chino.

Casi dos tercios del cobalto del mundo se obtiene actualmente en el Congo y como tal, se clasifica como material de conflicto. Bloomberg ha pronosticado que la demanda mundial de cobalto podría aumentar más de 47 veces para el 2030, impulsada por la revolución de los vehículos eléctricos.

Tesla reveló su nueva meta en su informe de impacto de 2019, publicado a finales de la semana pasada.

El informe afirma que aunque Tesla ha implementado prácticas de cadena de suministro sostenible y tiene capacidad de reciclaje de baterías en su fábrica de Nevada, todavía hay margen de mejora.

Además, la empresa estadounidense está planeando crecer significativamente en los próximos años, con planes para Giga-fábricas en Alemania y potencialmente en el Reino Unido esperando un mayor volumen de baterías para vehículos sean devueltas para su reciclaje a medida que pase el tiempo.

Tesla es, en particular, miembro de la Iniciativa de Minería Responsable (RMI), que proporciona a las empresas un marco para identificar «banderas rojas» en materia de derechos humanos y cuestiones ambientales en las cadenas de suministro y las herramientas para rectificar cualquier incumplimiento. Desde que se unió a la Iniciativa, ha dejado de utilizar fundiciones de terceros, en una acción que ha acortado la cadena de suministro y ha mejorado la facilidad de auditoría.

En cuanto a la etapa final de vida de las baterías, el informe confirma:

Tesla recicló 1,000 toneladas de níquel, 320 toneladas de cobre y 10 toneladas de cobalto en 2019. La mayoría de estos materiales pasaron por la fábrica de Nevada, mientras que una minoría fueron procesadas por empresas de terceros.

Anticipando un aumento del volumen de producción y de los materiales de las baterías devueltas en los próximos años, Tesla dice que está desarrollando un «sistema único de reciclado de baterías» capaz de tratar tanto los desechos de fabricación como las baterías al final de su vida útil. Este sistema «maximizará» la recuperación de materiales de «alto valor» o «críticos», a la vez que recogerá elementos de menor valor.

Una investigación reciente de la Universidad de Birmingham llegó a la conclusión de que el desarrollo y la industrialización de las tecnologías de reciclado de baterías de vehículos eléctricos está siendo superado por la captación de vehículos eléctricos, lo que provocará un «enorme problema de gestión de desechos» en las próximas décadas. Por ello, los esfuerzos de empresas como Tesla serán cruciales para asegurar que la electrificación del transporte -uno de los sectores con más emisiones del mundo- no tenga consecuencias negativas.

Un informe más amplio

El nuevo informe sobre el impacto de Tesla es tan sólo el segundo que ha producido.

El informe inaugural de la empresa sobre el impacto y la sostenibilidad fue tema de mucha discusión en el espacio de la sostenibilidad, la energía y la automoción, debido a las decisiones de Tesla sobre qué incluir y qué omitir. Las cifras de emisiones se proporcionaron vehículo por vehículo y distancia recorrida, pero no se revelaron las emisiones absolutas de la empresa.

Aunque el último informe incluye datos más detallados, desglosando las emisiones del ciclo de vida y las emisiones de la distancia recorrida por factores como modelo, si se utiliza energía renovable en la recarga y con qué frecuencia se utiliza el vehículo, las emisiones absolutas de Tesla todavía no se han revelado.

Tesla afirma que el promedio de las emisiones del ciclo de vida de un vehículo de gasolina o diesel de tamaño mediano y de primera calidad comprado en los EE.UU. es de 460 gramos de C02-e por milla. En comparación, afirma que las emisiones del ciclo de vida de un Modelo 3 cargado por la red es de 190 gramos de C02-e por milla, bajando a 125 gramos de C02-e por milla para un Modelo 3 usado para viajes compartidos y 95 gramos de C02-e por milla para un Modelo 3 cargado usando 100% de energía solar.

El informe revela además que Tesla va por buen camino para llevar a cabo la expansión planeada de su red de supercargadores. A finales de 2019, había casi el doble de puntos de carga en funcionamiento en todo el mundo de lo que existían a finales de 2017.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga por la Universidad del Valle de México, especialista en marketing y RSE. Colabora en este espacio desde 2012 y es la encargada de planear el contenido de Expoknews para hacer llegar a tus manos información útil y entretenida.

Actualmente es estudiante de la Maestría en Mercadotecnia por la Universidad de la Comunicación.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]