Ambiental Noticias RSE RSI

¿Son saludables las hamburguesas a base de plantas?

¿Son saludables las hamburguesas a base de plantas?

Sin cambiar nuestra dieta será imposible mitigar la devastación medioambiental. ¿Son las hamburguesas a base de plantas una de las soluciones?

Han pasado algunos años desde que las hamburguesas de Impossible Foods y Beyond Meat empezaron a aparecer en las tiendas de comestibles y los restaurantes para hablar de hamburguesas a base de plantas.

Ante esto, los críticos señalan que las alternativas cárnicas de alta tecnología no merecen precisamente un halo de salud.

Tal vez en respuesta, Impossible Foods lanzó su versión 2.0 en 2019, con un 36% menos de sodio y un 43% menos de grasa saturada. A finales del año pasado, Beyond Meat anunció sus planes de debutar con una nueva hamburguesa más magra con menos grasa saturada también.

¿Vamos hacia la dirección correcta?

Brian Kateman se cuestiona en Fast Company: “¿Es algo bueno? Que las empresas hagan sus productos más saludables siempre es un paso en la dirección correcta, ¿o no?”

No en este caso. La realidad es que estamos a una década del punto de no retorno en la lucha contra el cambio climático, y la agricultura animal industrial es parcialmente responsable de ello.

hamburguesas a base de plantas

La producción de carne —desde la tala de tierras y árboles hasta el transporte de estos productos— representa entre el 14.5% y el 18% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Y los investigadores han llegado a la conclusión de que sin cambiar significativamente nuestra dieta será imposible mitigar la devastación medioambiental.

Y ahí está el problema: aunque la mayoría de la gente sabe que el consumo excesivo de carne está directamente relacionado con enfermedades como las cardiopatías, la obesidad, la diabetes y ciertos tipos de cáncer, sigue comiéndola en cantidades récord. El USDA predijo que 2020 será otro año en el que se consumirá más carne por persona que nunca antes (los totales exactos aún se están contabilizando).

“Seamos realistas: La idea de que la mayoría de la gente quiere comer comida sana es una broma. ¿Te sorprendería saber que la ensalada del menú de Wendy’s no es su plato más popular? Me alegro de que la ofrezcan, pero nadie va a McDonald’s por la fruta. Van por la comida grasienta, la americana de toda la vida”, afirma Brian Kateman.

hamburguesas a base de plantas

Las cosas que nos gustan a los humanos -mucha grasa, sal, azúcar, etc.- no son buenas para nosotros. La evidencia sugiere claramente que una forma segura de hacer que un consumidor deje de comer tu comida es hacerle saber que es saludable.

Un buen sabor

En otras palabras, la razón por la que los productos Impossible y Beyond han despegado de una manera que las marcas anteriores, dirigidas a los vegetarianos, como Boca y Gardein, nunca lograron, no es su perfil nutricional. Es el hecho de que realmente saben bien.

hamburguesas a base de plantas

La gran oportunidad de estas alternativas cárnicas innovadoras y superrealistas es su potencial para convencer a los consumidores de carne más acérrimos de que pueden, de hecho, comer alimentos satisfactorios y deliciosos sin depender de los animales.

Hacer la comida más saludable a expensas del sabor disminuye las posibilidades de que los consumidores hagan el cambio, y refuerza el mensaje de que la comida basada en plantas es para los locos de la salud y los hippies.

Estas empresas de alimentos vegetales de alta tecnología ya han descubierto cómo hacer que sus productos tengan un sabor delicioso; ahora no es el momento de perder el foco tratando de resolver un problema que no existe.

En lugar de gastar energía en hacer que sus productos sean saludables, las empresas deberían dedicar la mayor parte de sus esfuerzos a hacerlos asequibles.

hamburguesas a base de plantas

La carne de origen vegetal sigue costando el doble que la carne industrial, y sabemos que, además del sabor, el precio es un punto importante para la toma de decisiones de los consumidores, por lo que, aunque los productos lo han hecho bien, siguen representando sólo una pequeña fracción del mercado de la carne.

Sólo cuando sus productos sean competitivos con la carne industrial en los parámetros más relevantes, las empresas de carne vegetal tendrán realmente la oportunidad de hacerse con los platos de los consumidores de forma significativa.

Mientras tanto, las personas que deseen seguir una dieta integral exclusivamente saludable tienen esa opción.

La nueva generación de fabricantes de alimentos de origen vegetal seguirá innovando, pero la col rizada no va a desaparecer. Sin embargo, la realidad es que llevamos décadas diciéndole al público cómo llevar una dieta saludable, sin apenas cambiar los hábitos de consumo.

Si los análogos de la comida rápida son la única forma de convencer a una parte importante de la población de que reduzca su consumo de carne, que así sea. No podemos esperar a que toda la raza humana tenga una epifanía sanitaria para realizar un cambio colectivo. El futuro del planeta depende de que actuemos ahora.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]