Fueron 2 millones y medio de pesos los que las personas gastaron para poder obtener un departamento en este edificio

El derrumbe de edificios en diferentes partes de la Ciudad de México ha causado gran conmoción en sus habitantes.

Fueron 2 millones y medio de pesos los que las personas gastaron para poder obtener un departamento en este edificio ubicado en la colonia Portales, llamado Residencial San José.

Con ese dinero se les prometió a los residentes que obtendrían un departamento soportado en un edificio diseñado con alta tecnología, soportado en una estructura de acero, pero a la vez ligero, ecológico y «resistente». Un inmueble además autosustentable con gigantes páneles solares en el techo. Muchos confiaron y lo compraron.

El edificio tenía 9 meses de su inauguración y tras el sismo del 19 de septiembre, una cuarta parte de este lugar quedó en escombros.

Según la opinión de ingenieros y arquitectos que visitaron la zona, se debe a un problema de diseño. En el edificio faltan columnas de resistencia, lo que es un requisito en las actuales normas de construcción.

Por su parte, los afectados por el derrumbe detectaron que las losas del edificio estaban hechas de unicel recubierto de concreto y que algunas de las varillas eran tan delgadas que podían doblarse con las manos.

Este edificio fue construido por la empresa Canada Building Group.

La constructora se deslindó de lo ocurrido al enviar un correo electrónico a todos los inquilinos, bajo el argumento de que los sismos son “eventos fortuitos” y “no se puede hacer nada”.

Un representante legal de la empresa, en entrevista para Animal Político, dijo incluso que según especialistas que consultaron fue un “sismo inédito».

Los vecinos han dicho que demandarán a la empresa con el fin de demostrar que la constructora incurrió en graves omisiones.

«Un ingeniero de Ejército especializado en construcción que ya vino a ver el edificio nos dijo que al menos la parte que se cayó parece ser un añadido improvisado al inmueble, sin ninguna cimentación adecuada y que por eso todo se vino abajo. Aunque en realidad todo quedó cuarteado (…)”, dijo en entrevista.

La inquilina añadió que la constructora les garantizó que el edificio estaba “hecho con los mejores materiales”, lo que, desde su punto de vista, fue un engaño.

“Cuando tembló, las escaleras por ejemplo se arrancaron y doblaron por completo, como si fueran de papel. De hecho cuando pasaba un camión, en el edificio sentías más fuerte la vibración que afuera. Como si siempre estuviera temblando”.

“A nosotros nos dijeron que había estructuras de acero que atravesaban el edificio. Ahora usted vea y dígame donde estas esas estructuras. No existen. Es más, no hay ni pilares ni castillos ni varillas gruesas. Lo que hay son estas varillas de menos de una pulgada que se doblan como alambres. Nada de eso nos comentó la constructora”, dijo Edmundo Reyes.

De acuerdo con la opinión técnica de los especialistas que fueron consultados por Animal Político, dijeron que el problema de la obra es de tipo estructural y es completamente responsabilidad de la empresa constructora.

Uno de los expertos consultados dijo que se trata de un problema del diseño estructural, pues el edificio no debió desplomarse.  “El objetivo de las normas actuales luego del sismo del 85 es que esto no ocurra y ocurrió. Hay un problema de la constructora desde el diseño”.

El ingeniero civil egresado del Instituto Politécnico Nacional, Alan Tapia, quien revisó varias fotografías y videos del inmueble afectado, dijo que si bien es necesario un peritaje para conocer a fondo las causas, se aprecia como hipótesis que también pudieron haber deficiencias en la ejecución de la obra.

Él advirtió que las varillas no estaban bien colocadas (deben estar traslapadas y no empalmadas) y que también hay un problema de “recubrimiento” en las columnas y muros de carga.

Tapia sostuvo que bajo las normas actuales, cualquier inmueble debería soportar al menos un sismo encima de ocho grados.

Hasta el momento la constructora no se ha acercado a los inquilinos para hablar con ellos sobre la situación, únicamente ha mandado a uno de sus representantes que fue contratado un día después del sismo.

El representante de la constructora Canada Building Group, Jorge Márquez dijo que estará en contacto con los afectados con el fin de «apoyarlos» y si la empresa tiene que asumir alguna responsabilidad, así será.

¿Corrupción o mala edificación en el Colegio Enrique Rébsamen?

Uno de los edificios en los que más se respira el dolor es en el que se impartían clases a niños de primaria y secundaria Enrique Rébsamen. En este lugar se han rescatado cuerpos, el último fue el de una mujer, al parecer la última reportada como desaparecida.

Tras el derrumbe de esta escuela se han encontrado diferentes irregularidades. La primera de ellas, es la construcción de manera irregular de un departamento con piso de mármol, jacuzzi y bañera por parte de la directora de este colegio, Mónica García Villegas.

Esto lo notaron los rescatistas e ingenieros que ayudaron en el rescate de niños de esta escuela.

Los expertos dijeron que posiblemente el derrumbe pudo ser causado por este departamento, que fue construido en un tercer piso, probablemente sin permisos y sin acatar las normas estructurales que exigen las autoridades delegacionales y Protección Civil, indicó el diario El Universal.  Además, esta construcción no estaba contemplada en el plano original de la escuela.

Los expertos comparan a dos edificios en este colegio, uno que tiene más de 30 años y que quedó de pie y el edificio más reciente, donde se había construido el departamento de la directora y donde se desplomó, dejando 19 niños y ocho adultos fallecidos.

«Hay que tomar como referencia dos cosas. Una que el edificio más antiguo no cayó y la segunda que la nueva construcción se derrumbó, todo se vino abajo. Eso sucede cuando hay mucho peso sobre las losas y esto no se contempló en el plano original», indicó el ingeniero Roberto Pedroza.

De acuerdo con Carlos Mercado Marín, arquitecto de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Aragón de la UNAM, dijo que es una construcción visiblemente manipulada por varias personas, con diferentes materiales y en distintas épocas.

Por su parte, Televisa indicó que en este lugar se tenían permisos de construcción para un inmueble habitacional y no un edificio educativo.

También se dio a conocer que mientras se construía el colegio, éste fue clausurado por lo menos tres veces por Protección Civil y por las autoridades delegacionales por inclumplir con algunas normas, principalmente en materia de construcción.

Mientras se aclara esa situación hay que preguntarse ¿Quién permitió entonces esa construcción? ¿Qué constructora se hizo cargo de la edificación de este lugar? Las investigaciones continúan.

Acerca del autor

Janneth Del Real

Licenciada en Periodismo por la Escuela de Periodismo Carlos Septién. Ha trabajado en el periódico Mas por Más, revista SuperMujer, Pulso Pyme, Linio y en el Periódico AM de Querétaro. Actualmente desarrolla contenidos para Expoknews.

Mujer positiva que siempre busca el para qué de las cosas.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact