Debes leer... RSE

Trabajadores de supermercado enfrentan altos riesgos de salud mental

riesgos para la salud trabajadores
Escrito por ExpokNews

Los colaboradores de las tiendas de comestibles han presentado riesgos de salud mental durante la pandemia. ¿La razón? Te contamos.

Con la llegada de las fiestas, los consumidores están desesperados por pasar unas fiestas “normales”. Para muchos, eso incluye las grandes cenas familiares y las compras del Black Friday.

De acuerdo con The Conversation, los trabajadores del sector minorista y de servicios han estado trabajando para mantener las estanterías abastecidas y a los clientes contentos desde los primeros días de la pandemia de COVID-19.

La vida en primera línea ha sido excepcionalmente estresante para estos empleados. De repente, se encontraron identificados como “trabajadores esenciales”, prestando servicios críticos mientras laboraban en estrecho contacto con clientes y compañeros de trabajo.

Pero a diferencia de los trabajadores de la salud, los empleados de las tiendas de comestibles no tenían experiencia ni formación previa en la lucha contra las enfermedades infecciosas.

Al principio de la pandemia, el público celebró a los trabajadores de las tiendas de comestibles. Fueron aclamados como “héroes” que arriesgaban sus vidas en beneficio de sus comunidades locales. Las vallas publicitarias y las noticias nocturnas recordaban al público que debía mostrar amabilidad y compasión hacia los trabajadores de las tiendas.

Las principales cadenas de supermercados ofrecieron inicialmente a sus empleados una “prima de héroe”, pero esta desapareció rápidamente. Muchos trabajadores de los supermercados pronto se sintieron olvidados, mientras las empresas y los clientes se adaptaban a la nueva normalidad, lo que nos lleva a hablar de riesgos en salud mental.

Riesgos de salud mental

Un equipo de investigadores de la Universidad de Arizona con experiencia en la salud de los trabajadores, el marketing minorista, el desarrollo humano y la salud pública, ha seguido el impacto de la pandemia en los trabajadores de los supermercados de todo el estado de Arizona.

Las investigaciones que se han realizado, así como las de otras personas, muestran que los índices de estrés mental entre los trabajadores de las tiendas de comestibles son muy elevados.

En un estudio recientemente publicado, se informó que el 20% de los empleados que trabajan en las tiendas de comestibles de Arizona en el verano de 2020 mostraron signos de ansiedad y depresión severa. Y los problemas de salud mental de estos colaboradores no muestran mucha mejora desde que comenzó la investigación en el verano de 2020.

Ansiedad, depresión y estrés

En el verano de 2020, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades informaron de un aumento del 14% en los síntomas de ansiedad y trastornos depresivos entre la población nacional adulta de Estados Unidos, en comparación con los niveles anteriores a la pandemia. Pero en el caso de los trabajadores de las tiendas de comestibles, los niveles de ansiedad y depresión son más del doble de la media nacional.

En julio de 2020, cuando la emergencia sanitaria alcanzó su primer pico en Arizona, el 22% de los trabajadores de los supermercados informaron de síntomas de ansiedad grave, mientras que el 16% informó de síntomas de depresión grave. Aunque esos niveles se redujeron ligeramente cerca del comienzo de 2021, los efectos de trabajar continuamente en modo de crisis pueden conducir a problemas significativos de salud mental, física y de comportamiento persistentes.

Una encuesta en línea sobre los trabajadores de primera línea de Arizona fue desarrollada en colaboración con el Local 99 de United Food and Commercial Workers. Representan a unos 24,000 trabajadores de los sectores minorista, cárnico, hostelero y administrativo de todo Arizona.

Esta encuesta hace un seguimiento de las experiencias de estos trabajadores esenciales, mientras navegan por las complejidades de la protección de su propia salud en medio de interacciones con clientes frecuentemente hostiles y medidas de seguridad mal definidas.

Se pidió a los trabajadores de los supermercados que calificaran su sensación de seguridad en el lugar de trabajo, tanto en términos de su capacidad para protegerse como del grado en que la dirección daba prioridad a su seguridad personal. En general, cerca del 60% de los 3,000 trabajadores a los que se les pidió información se sentían generalmente seguros en sus lugares de trabajo.

Los dos factores más importantes que explican las elevadas tasas de estrés mental de los trabajadores de los supermercados son la ausencia percibida de protecciones efectivas en el lugar de trabajo y la falta de aplicación de las políticas de la tienda, como el uso de máscaras y el distanciamiento social.

Por ejemplo, solo el 18% de los trabajadores de las tiendas de comestibles informaron que habían recibido alguna formación significativa sobre los protocolos de seguridad relacionados con la pandemia por parte de su empleador, a pesar de las directrices y recomendaciones existentes.

Es importante destacar que las directrices federales exigen que todos los empleadores proporcionen formación básica sobre las medidas de mitigación del COVID-19, junto con formas significativas para que los trabajadores informen de sus preocupaciones a la dirección sin temor a represalias.

Los trabajadores de las tiendas de comestibles que creían que sus lugares de trabajo eran seguros, daban mucha importancia a la aplicación de protocolos de seguridad dirigidos específicamente a los comportamientos de los clientes.

Por ejemplo, la investigación reveló que la sensación de seguridad de los trabajadores de los supermercados se triplicaba cuando también creían que los gerentes de las tiendas mantenían políticas claras que exigían a los clientes llevar máscaras y mantener el distanciamiento social.

Los trabajadores que se sentían seguros en el trabajo presentaban un número significativamente menor de síntomas de malestar mental que los que se sentían inseguros.

Enfrentamientos con los clientes

No es de extrañar que la hostilidad de los clientes desempeñe un papel importante en la salud mental de los trabajadores de los supermercados. Con el tiempo, los compradores se han vuelto cada vez más groseros, hasta el punto de que las interacciones con ellos son ahora a menudo conflictivas y ocasionalmente violentas.

Trabajadores de supermercado enfrentan altos riesgos en salud mental

Más de la mitad de los trabajadores de los supermercados a los que se les preguntó, creen que serán amenazados verbalmente por un cliente enfadado en algún momento de la pandemia.

Los empleados suelen estar solos cuando se trata de conseguir que los clientes observen las medidas básicas de salud pública y sean civilizados. Muchos carecen de apoyo por parte de la dirección a la hora de hacer cumplir las directrices de salud pública que sirven para mantener su seguridad, la de sus familias, la de sus compañeros de trabajo y la de sus clientes.

Leanne (un seudónimo), es una joven empleada que trabaja en una importante cadena de supermercados desde hace tres años, y cuenta su lucha contra los comportamientos abusivos en el trabajo, en particular con respecto al uso de mascarillas.

Los clientes han entrado directamente en mi espacio personal y se han inclinado para decirme por qué no van a llevar una: política, incómoda, demasiado calor, no puede respirar, su condición médica, etc. Pero yo llevo el mío correctamente durante ocho horas cada día… para protegerlos a ELLOS.

Leanne.

La mayoría de los trabajadores de los supermercados ganan sueldos bajos. Solo la mitad de los trabajadores del comercio minorista tienen derecho a un seguro médico patrocinado por el empleador o a una baja por enfermedad pagada.

La investigación sugiere que esta mano de obra económicamente vulnerable está asumiendo riesgos adicionales para su salud durante la pandemia, al tiempo que teme que los clientes puedan agredirlos verbal o físicamente.

Con todos estos riesgos y factores de estrés, no es de extrañar que las tasas de malestar mental entre los trabajadores de los supermercados sean elevadas. El agotamiento laboral es una posibilidad real, que probablemente contribuye a la escasez nacional de trabajadores.

Sumemos el estrés de las fiestas…

La situación de estrés de los trabajadores de los supermercados puede verse amplificada en los próximos meses. La Federación Nacional de Minoristas prevé una temporada de compras navideñas muy ajetreada. Podría incluso eclipsar los récords del año pasado, a pesar de las crecientes tasas de inflación y la escasez de suministros.

Todo ello con el telón de fondo del aumento de los casos de COVID-19. Y a la fecha de 24 de noviembre de 2021, todavía no está vacunado el 63% de la población estadounidense con derecho a ello.

Trabajadores de supermercado enfrentan altos riesgos en salud mental

Por tal motivo, ningún trabajador —esencial o no— debería tener que elegir entre su sueldo y arriesgar su salud y bienestar. Mientras los compradores acuden a las tiendas estas fiestas en busca del regalo perfecto para sus seres queridos o de los ingredientes para esa receta familiar favorita, sus elecciones individuales y la consideración de las directrices de seguridad locales podrían ayudar a los trabajadores del comercio minorista a tener también unas fiestas más seguras y alegres.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario