RSE

Remsa innova con el reciclaje

De la casa del usuario al punto en donde fueron recolectadas como residuo electrónico en el Instituto Politécnico Nacional (IPN), computadoras en desuso fueron trasladadas a una planta industrial en Querétaro, en la cual son desintegradas y sus partes recicladas.

Creada por Álvaro Núñez, Recicla Electrónicos México (Remsa) se encarga de convertir los monitores en vidrio molido que luego es usado como losetas para piso y las carcasas de plástico son convertidas en materia prima para transformarse en suela de zapatos.

Componentes metálicos, latón, plomo, platino, fueron separados para regresar a los hornos de fundición de donde salen como insumo de otras industrias.

Suerte semejante tienen las partes electrónicas, las tarjetas por donde se transmite la información, de las cuales se extraen metales preciosos, como paladio o plata.

Remsa, junto con la Secretaría de Medio Ambiente del DF y el IPN recolectaron en la Ciudad de México 110 toneladas de desechos electrónicos, entre el 26 y el 30 de septiembre, de acuerdo con datos del Gobierno del DF.

A bordo de cinco tráileres, los desechos fueron trasladados a la planta de Querétaro, en la cual admiten, además de computadoras, hornos de microondas, televisiones, planchas, licuadoras y todo tipo de residuos electrónicos, excepto equipos de refrigeración, por los gases contenidos.

REFORMA siguió a los desechos hasta la nave en donde la empresa de Ñúñez se dedica a desensamblar los componentes para generar, en algunos casos, nuevos productos y, en otros, recuperar materiales para reaprovecharlos.

El proceso empieza en una línea en donde 25 trabajadores, en su mayoría mujeres, equipados con herramienta, quitan tornillos, tuercas y separan las piezas alguna vez ensambladas.

“Con los equipos viejos, mayores de diez años, es difícil porque en esa época era inexistente la noción de reciclar y algunas partes eran fundidas”, comentó la supervisora Rosario Moreno.

Después, los materiales, por ejemplo el plástico, ingresan a un molino del cual manan hojuelas con especificaciones requeridas por clientes, que las transformarán en nuevos productos.

La tarea inició en una pequeña instalación con cinco personas, la recuperación de cinco toneladas anuales y al cabo de 14 años, con 250 empleados, Remsa recicla en un año mil toneladas, en una nave de 7 mil metros cuadrados, con procesos industriales propios, algunos de ellos bajo el carácter de “secreto industrial”.

El próximo año, la empresa se dispone a manejar 2 mil toneladas anuales y en el proceso de expansión, Álvaro Núñez encabeza un grupo de inversionistas que abrirán en 2012 el primer parque industrial, también en Querétaro, en donde estarán otras empresas que a partir de las materias primas extraídas por Remsa, confeccionarán productos con diversos valores agregados.

Uno de los principales retos del reciclaje, señala Núñez, es la cultura de los mexicanos, que se niegan a deshacerse de sus aparatos electrónicos, con la esperanza de que volverán a usarlos.

“El negocio es rentable, pero enfrentarse a una cultura en la que los mexicanos guardan sus aparatos, con la idea de que en algún momento volverán a servir, fue crear otra cultura y demostrar que todo puede reciclarse.

“Todo el material que acopiamos desde Baja California hasta Quintana Roo, en los Reciclones, tenemos que traerlo a la planta en Querétaro, entonces hay que invertir mucho en el traslado.

“La satisfacción está y por eso me siento contento, en que somos pioneros en una industria nueva, que recicla el 95 por ciento de lo que recibe, en vez de ocuparnos de algunos componentes y enviar a la basura el resto; aquí hacemos el ciclo completo, una industria que crecerá mucho”, comentó el director general de Remsa.

1 Los residuos fueron entregados por miles de capitalinos en sitios de recolección instalados en la Ciudad por Remsa, el GDF y el IPN, en donde se logró el acopio de 110 toneladas de basura electrónica, durante la última semana de septiembre.

2 Los residuos, algunos marcados por REFORMA, fueron llevados en cinco tráileres a la planta industrial de Remsa, en Querétaro.

3 En la planta se pudo constatar que un grupo de trabajadores desarma los aparatos en varios tipos de materiales: plásticos, vidrio, así como electrónicos con elementos ferrosos y no ferrosos.

4 El plástico es molido y se reduce a pellets, hojuelas suministradas como materia prima a diversas industrias, para elaborar otros productos, como suelas de zapatos o carátulas de rines de auto.

5 De las tarjetas electrónicas se recuperan circuitos que pueden ser usados por otros aparatos, además de acero, niquel y plata.

6 El vidrio es molido y se integra, hasta en 50 por ciento, a losetas de piso y ovalines de baño.

Fuente: Reforma, Ciudad, p. 4.
Por: Iván Sosa
Publicada: 6 de noviembre de 2011.

Click sobre la imagen para ampliar

remsa

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario