Comunicados de Prensa RSE

Rediseño de alimentos: Práctica a favor de la economía y el medio ambiente

Escrito por ExpokNews

Un modelo circular en la industria alimentaria permite a los agricultores generar mayor utilidad y producir alimentos de mejor calidad.

En los últimos años, el modelo de economía circular se ha caracterizado por ser el más indicado para generar ganancias, oportunidades de negocio y, sobre todo, para hacerle frente a los grandes retos que tiene la humanidad como el calentamiento global y la pérdida de biodiversidad.

Los principios que rigen a este modelo son:

  • Eliminar los residuos desde la producción.
  • Reincorporar los materiales utilizados a la cadena de producción.
  • Regenerar a la naturaleza.

La economía circular se puede aplicar en todas las industrias, solo es cuestión que las empresas se comprometan y elaboren una estrategia interna para hacer la transición a este modelo.

Específicamente en la industria alimentaria, el modelo económico circular genera grandes beneficios, tanto a los productores con la implementación del cultivo regenerativo, como a las empresas creando cadenas de valor más resilientes y, de igual forma, al consumidor produciendo alimentos más saludables.

Fundación promueve una industria alimentaria circular

La Fundación Ellen MacArthur —organización que promueve la economía circular desde 2009— elaboró el reporte El gran rediseño de los alimentos: regenerando la naturaleza a través de la economía circular, con el objetivo de crear una visión común en todos los involucrados de la industria alimentaria acerca de los beneficios y procesos que conlleva la transición hacia este modelo económico.

Luisa Santiago, líder de la Fundación Ellen MacArthur en América Latina, explicó en una entrevista exclusiva para Expok, que este reporte es parte de sus “iniciativas sistémicas”. En 2016 publicaron La nueva economía del Plástico, en 2017 Make Fashion Circular y ahora en 2021, el reporte está enfocado a la industria alimentaria.

“No vamos a trabajar en un proyecto específico en una región, en una ciudad o en una empresa, vamos a trabajar a nivel de sistema para cambiar todos los mecanismos que, actualmente están direccionados a una economía lineal”.

La fundación —a través de este reporte basado en diversos cálculos— pretende influenciar a los productores de alimentos y a los supermercados, quienes son los principales agentes de cambio en la industria alimentaria a que realicen la transición a un modelo económico circular, con el fin de que en 2 o 3 años, este modelo sea el que impere en este sector y que no solo sea utilizado en casos aislados.

El rediseño de los alimentos

El reporte parte de la idea de que la mayoría de los alimentos que consumimos son diseñados según las preferencias de los consumidores, es decir, hay una intención detrás de su producción; las empresas ya tienen previsto cómo será la venta de los productos en el mercado desde antes de ser cultivados.

“Cuando hablamos de diseño por lo regular se piensa en la moda pero la industria alimentaria también tiene mucho de diseño, Lo que queremos es influenciar en esta etapa que es justo donde se pueden generar los grandes impactos de cambio para que se establezca un sistema económico positivo para la naturaleza”.

Este documento propone a las marcas de alimentos y a los supermercados, rediseñar sus carteras de productos al combinar cuatro prácticas clave que pueden contribuir a un futuro con cero emisiones de carbono, así como aumentar la rentabilidad de los agricultores y de las empresas. Estas prácticas son:

1. Ingredientes diversos: Para aumentar la diversidad genética de los cultivos y ganado y para crear resiliencia en cuanto al suministro de alimentos, los negocios pueden incorporar un rango más grande de ingredientes en sus carteras de productos. Por ejemplo, la dulzura podría obtenerse no solo de caña de azúcar, sino también de cultivos perennes como la palma datilera, algarroba y coco.

2. Ingredientes de menor impacto: Hay también beneficios al cambiar de productos convencionalmente animales a alternativas de menor impacto, así como transitar hacia cultivos amigables con el medio ambiente. Muchos negocios ya están explorando el potencial de pasar de proteínas animales a proteínas vegetales.

3. Ingredientes reciclados (o ‘upcycled’): De acuerdo con los datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO),  un tercio de la comida cultivada es desperdiciada. Las innovaciones en las opciones de reciclaje no solo evitan que los alimentos se desperdicien, sino también crean productos de alto valor. El mercado de productos reciclados de 46 millones de dólares está proyectado a crecer 5% anualmente.

4. Ingredientes de producción regenerativa: No existen métodos generales que se apliquen a todo tipo de territorios, sin embargo, para todos los ingredientes modelados en este estudio, se ha identificado que en promedio y tras un periodo de transición, un conjunto de prácticas adecuadas al contexto aumenta el total de alimentos y proporciona mayor rentabilidad a los agricultores.

Por una transición eficaz

Para que la transición hacia la economía circular sea exitosa, Luisa Santiago afirmó que son necesarias políticas públicas, compromiso y acciones por parte de las empresas, además de una colaboración sin precedentes.

“El llamado que hacemos a estas compañías es a crear planes muy ambiciosos para que, con buenos recursos, puedan hacer realidad los portafolios de productos positivos para la naturaleza y establezcan una nueva dinámica de colaboración con los agricultores y con los criadores de animales”.

Asimismo, compartió una serie de prácticas que las empresas deben tomar en cuenta para que el cambio a un modelo económico circular sea eficaz:

  • Subsidiar la transición de los agricultores y criadores de animales a métodos que sean positivos para la naturaleza.
  • Desarrollar productos icónicos para mostrar el potencial del diseño circular en los alimentos y confirmar que este tipo de negocio es posible.
  • Utilizar métricas y mediciones comunes en toda la cadena de producción alimentaria, principalmente en el campo, para que se puedan medir todos los resultados y poder contribuir en la toma de decisiones.
  • Abogar por políticas que apoyen a un sistema alimentario que sea más positivo para la naturaleza.

El reporte de El gran rediseño de los alimentos: regenerando la naturaleza a través de la economía circular, solo es la primera parte de esta iniciativa enfocada en la industria alimentaria. La fundación pretende ampliar su plan de acción el próximo año apoyando y trabajando con grandes empresas del sector que igualmente están interesadas en realizar la transición a favor del medio ambiente y de la sociedad.

José Alberto Sánchez Nava.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario