Ambiental

Reciclan ideas en productos útiles

Con siete años en el mercado y una facturación mensual promedio de 900 mil pesos, Santiago Lobeira busca colocar su marca de regalos ecológicos en la mira de incrédulos y ambientalistas. Su objetivo es crear conciencia con productos que regresan a la naturaleza algo de lo mucho que se le ha quitado.

Llantas viejas en basureros, aceites y frutos naturales, restos de latas de aluminio y fibra de coco son algunos de los productos que, en compañía de su socio Manolo Ruiz, se convierten en bienes útiles y atractivos para los consumidores a través de la firma Sustenta.com.

En entrevista, el director administrativo de la firma dice que todo surgió cuando él y su amigo tenían la idea de influir en las grandes empresas al implantar estrategias de sustentabilidad.

El primer paso fue en la consultoría, pero al no encontrar interés por parte de los corporativos “ya que no tenían un presupuesto para este rubro”, optaron por hacer que su movimiento verde no se quedara del mismo color y madurara con el tiempo.

“Posteriormente vendimos sistemas solares, comercializamos un fertilizante orgánico y, tras prueba y error, nos vimos ante la necesidad de facturar de forma constante, por lo que diseñamos el ‘regalo corporativo sustentable’, que consta de un producto con componentes social y ambientalmente responsables dentro de una cajita”.

Poco a poco se percataron que los clientes a quienes ofrecieron la consultoría (y la habían rechazado) si tenían dinero para regalos; ese nicho de negocio vio con buenos ojos el proyecto.

¿Fue difícil posicionar el producto?
Cuando iniciamos, en 2002, la inversión fue de 60 mil pesos. Cada año hemos duplicado el crecimiento y en 2008 facturamos cerca de 13 millones de pesos con más de 100 diversos artículos que hoy conforman el catálogo, con los kits de germinación y velas aromáticas como los estelares.

¿Existe conciencia de la responsabilidad social?
Las amas de casa o los niños ya hablan de esto. No sólo vemos la sustentabilidad como un negocio que busca utilidades; a la par colaboramos con organizaciones de educación ambiental, vamos a las universidades y promovemos toda esta cultura. Estamos pasando de una empresa de regalos ecológicos a una firma de comunicación ambiental y eso nos diferencia de la competencia.

¿Hay competencia en el mercado?
Sí, la competencia copia nuestros productos con rapidez pero le es difícil colocarse en el mercado ante el desconocimiento de mercancías, proyectos, campañas y una nutrida cartera de clientes. Eso al final nos hará mejorar los precios, fortalecer la calidad y no dormirnos, sabemos que nos pisan los talones y tenemos que seguir creciendo, mejorando e innovando cada día.

¿Qué importan y de dónde?
Importamos muy poco, la sustentabilidad tiene que ver con producción nacional, sólo algunos componentes de Canadá, Estados Unidos e Italia, por ejemplo, una pluma para escribir hecha de polímeros de maíz existe desde hace 20 años, pero nosotros innovamos al utilizarla como un kit para germinar.

¿Quiénes son sus clientes?
Cuando iniciamos, un cliente nos compró 80% de la producción y otros 10 el restante 20%, pero ahora atendemos a despachos de abogados, corporativos, gobiernos y muchos más, que ya suman más de mil clientes, aunque de esa cifra sólo 20% es constante.

¿Piensan diversificar la empresa?
Mi intención es generar más empresas con esta misma rúbrica de sustentabilidad, energías renovables, reciclaje o madera certificada; como empresario veo oportunidades y la crisis es un síntoma de que el modelo económico actual está en decadencia.

El Universal, Cartera, pag. B2
Puede leer la nota completa dando Click sobre la imagen para ampliar

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]