¿Quién fue Arthur Ashe y por qué hay un premio deportivo en su honor? – ExpokNews

Arthur Ashe

Coraje ante la adversidad. Eso es lo que reconoce el Premio Arthur Ashe, nombrado así en honor a quien ha sido el mejor tenista de raza negra de toda la historia y el cual fue entregado esta semana a Michael Sam, el primer jugador abiertamente gay en la NFL.

Con apenas 20 años, Arthur Ashe se convirtió en el primer afroamericano que jugó en un equipo estadounidense de la Copa Davis. El año no fue coincidencia. Corría 1963, la lucha por los derechos civiles de los afroamericanos se encontraba al tope en Estados Unidos, fue justamente en agosto de ese año cuando Martin Luther King pronunció su famoso discurso I have a dream.

Aunque esa condición le daba para convertirse en ícono, seguramente Arthur Ashe ni siquiera pensó en esa posibilidad. Su talento y carácter le daban para más.

Arhur Ashe

Nacido en Richmond, Virginia, Arthur Ashe había aprendido grandes lecciones desde pequeño. Cuando tenía cinco años, su madre murió al dar a luz. Así, Arthur y su hermano pequeño Johnnie fueron criados con su padre, un policía que le prohibió a su primogénito jugar futbol americano, el deporte más popular entre los muchachos negros de aquel entonces.

La prohibición, de acuerdo con lo que escribe el periodista Eduardo Casado en su blog Qué fue de…, se debía a que Arthur era corpulento y su padre temía que se lesionara.

Fue así como Ashe comenzó a jugar en una cancha de tenis que había en el vecindario.

En subida libre

Su debut en la Copa Davis no marco sino el comienzo de la que sería la carrera más exitosa para un tenista de color hasta el momento.

En 1965 se proclamó campeón universitario en individual y por equipos, tres años después ganó el US Open, lo que marcó un nuevo rompimiento de la barrera racial pues nunca antes un tenista afroamericano había conseguido el torneo neoyorquino. Además, Estados Unidos se coronó en la Copa Davis con la gran participación de Ashe.

En 1970 logró la victoria en el Open de Australia, para entonces ya contaba dos títulos de Gran Slam e impulsó la creación de la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP).

Fue en 1972 cuando tuvo su primer acercamiento con el apartheid. Se trataba de jugar un torneo en Sudáfrica pero le impidieron la entrada por ser negro. A partir de entonces comenzó a denunciar abiertamente la política de segregación racial.

En 1975 se proclamó campeón de Wimbledon, tras derrotar al número uno del momento, su compatriota Jimmy Connors. Arthur Ashe se encumbró entonces como el único tenista de color en ganar Wimbledon, el US Open y el Australian Open.

Un infarto en 1979 lo hizo entrar al quirófano, lo que marcó un alto en su carrera deportiva. Fue entonces comentarista y capitán del equipo de la Copa Davis. Escribió un libro y continuó luchando por los derechos civiles, denunciando las políticas de Sudáfrica. Llegó incluso a ser detenido en una manifestación.

En la década de los 80 fue hospitalizado varias veces, primero por complicaciones de su operación previa y después por dolencias consecuentes. De ahí salió con un diagnóstico inverosímil: Sida.

Resultó que en una transfusión que le habían realizado en 1983, recibió sangre infectada con el virus.

En 1992, Ashe hizo pública su enfermedad y formó parte de campañas de información sobre el VIH y educación sexual. Creó una fundación con su nombre y escribió su biografía.

Tras fallecer en un hospital de Nueva York, en 1993, más de 6 mil personas acudieron a despedirlo.

Como anécdota queda aquella de que un fan, cuando se enteró de la enfermedad de Ashe, le escribió: “¿Por qué Dios tiene que seleccionarte a ti para esa enfermedad?”. Arthur le respondió: “En el mundo, 50 millones de chicos juegan al tenis, 5 millones lo juegan bien, 500 mil aprenden tenis profesional, 50 mil entran al circuito, 5 mil llegan a un Grand Slam, 50 a Wimbledon, 4 a semifinales, 2 a la final. Cuando estaba levantando la copa, nunca le pregunté a Dios: ‘¿Por qué a mí?’ Y hoy, con mi enfermedad, no debería preguntárselo”.

Legado

Entre los homenajes póstumos a Arthur Ashe están el haber dado su nombre al estadio donde se juega la final del US Open, así como el centro atlético de su Richmond natal, donde también tiene una estatua. En Philadelphia hay una escuela de tenis que se llama Arthur Ashe y el servicio postal de EU sacó un sello en su honor. El día antes del US Open, personalidades de todo el mundo junto con tenistas celebran el Arthur Ashe’s Day, para recaudar fondos con partidos benéficos y conciertos en favor de niños desfavorecidos.

Por supuesto, también está el Premio Arthur Ashe, que entrega la cadena ESPN cada año al deportista que se haya caracterizado por su lucha contra las adversidades.

Entre quienes han recibido el premio desde 1993 se encuentran Nelson Mandela (2009), Muhammad Ali, Jim Valdano, Cathy Freeman, el equipo femenil de futbol soccer de Kabul, Billie Jean King, Dean Smith y Dave Sanders.

Aquí una lista con todos los ganadores por año.

Acerca del autor

ExpokNews