Debes leer... Entendiendo la Responsabilidad Social RSE

¿Qué es la irresponsabilidad social? Este anuncio te responde

Te has preguntado: ¿cómo luce la irresponsabilidad social?, ¿no? Esta marca te da el ejemplo.

Crear un planeta sustentable e inclusivo, que permita la equidad social y el equilibrio ambiental, no es tarea fácil, ni un compromiso que una sola persona pueda cumplir. Para lograrlo se necesita de la ayuda y esfuerzo de todos. Muchas empresas se han sumado a esta lucha por crear un mundo más justo llevando su compromiso socio ambiental a otro nivel.

Algunas de estas compañías han cambiado su sistema de producción a uno más sustentable, creado programas que benefician a las comunidades e integrado políticas que favorecen la estabilidad profesional y personal de sus colaboradores; ser una empresa socialmente responsable no es algo sencillo pero vale la pena esforzarse porque en la rentabilidad obtenida, también se incluye la creación de un planeta y sociedad mejores.

Lamentablemente existen algunos líderes y CEO de diferentes industrias a los que no les importa la crisis ambiental ni los problemas sociales; incluso uno de ellos se encuentra gobernando a uno de los países más influyentes y poderosos. Sabes bien de quién hablamos.

¿Qué es la irresponsabilidad social?

De acuerdo con el diccionario de la lengua española, la irresponsabilidad se define como:

adj. Dicho a una persona a quien no se le puede exigir responsabilidad, que adopta decisiones importantes sin la debida meditación.

Uno de los mejores ejemplos de cómo es un líder irresponsable y una compañía corrupta, está plasmado en la película de Martín Scorsese, El Lobo de Wall Street, donde Leonardo DiCaprio interpreta a Jordan Belfort, un agente de bolsa que lleva a la empresa y a sus colaboradores a cometer un sinfín de fraudes, a mal invertir el dinero y a utilizar todos sus recursos en beneficios personales que rayan en el absurdo.

Y, aunque quisiéramos que esta historia fuera ficticia, existe más de un CEO que lleva la misma vida de lujo y derroche que Jordan Belfort.

Una muestra de ello es la nueva campaña que la firma E-Trade compartió recientemente, en ella podrás apreciar el estilo de vida que muchos jefes llevan. Aunque “Don’t Get Mad“, buscaba ser una crítica precisamente a la riqueza y a sus obscenidades, términó compartiendo un mensaje mucho peor.

¡Así luce la irresponsabilidad social!

Actualmente existen 8 millonarios que tienen más dinero que la mitad de la población a nivel mundial. Esto es solo un dato para comprender la inequidad bestial que existe en el planeta. Para criticar este fenómeno absurdo, E-Trade creó una serie de videos que reflejaba el derroche de los más ricos:

1-. ¡La triste realidad!

En el primer video se puede apreciar cómo un colaborador promedio de cualquier corporativo, ve llegar a su jefe en un carro lujoso que ocupa dos cajones de estacionamiento. Posteriormente, ese mismo colaborador se asoma por accidente a la amplia oficina donde lo mira hablar por teléfono con los pies encima del escritorio; cuando el patrón se percata solo le hace una seña de que se retire ¿Te parece familiar?

El colaborador en ese momento comienza a reflexionar sobre el nivel absurdo que este personaje y muchos otros seguramente tienen, una realidad construida en el ego y el lujo sin sentido; vemos ropa de marca, excesos, comida, bebida, autos, golf y muchas escenas más cuajadas de dispendio desmedido. Todo al ritmo de la canción “Si yo fuera rico” de El Violinsta en el Tejado, que si recordamos la obra, es entonada por un lechero pobre con cinco hijas.

Hasta aquí el spot funciona perfecto y nos llena de indignación al saber que ese mundo obsceno existe y es más frecuente de lo que imaginamos… PERO… ¿Qué hace entonces el colaborador? Algunos se atreverían a renunciar y a emprender una mejor forma de vida, creando proyectos con propósito y trascendencia… ¡pero no! él solo se dirige a su escritorio y busca a E-Trade en Internet para invertir y entonces volverse como ellos.


2-. ¿A qué hora entras a trabajar?

El video principal se descompone después en varios spots que siguen mostrando este mundo y transmitiendo ese mensaje de que tienes que hacer algo para alcanzarlo. Para muchos, llegar a la oficina y trabajar es algo que sucede desde muy temprano. Para ellos… simplemente no es un hábito.


3-. ¡Enriquécelos!

Mientras más duro trabajes, mejores serán las vacaciones… del jefe. Es otro de los mensajes que se puede apreciar.

Los seis videos que comparte esta empresa no tienen como objetivo incentivar a las personas a invertir su dinero y tiempo de forma responsable, a crear un mundo con propósito o a cambiar las realidades duras del entorno. No. El principal objetivo de la marca es motivar a los clientes a depositar su dinero en alguno de sus proyectos con la única finalidad de lograr aspirar a la calidad de vida que llevan sus jefes.

Estos anuncios muestran el lado más crudo y ramplón del capitalismo voraz y el business as usual que motivó quiebras globales como la del 2008 y que genera tanto daño en las sociedades. Es la antítesis pura del capitalismo consciente. Es la falta de un propósito en los negocios. La ausencia de ética disfrazada de un éxito hipócrita. La comprobación de que el fin justifica los medios aunque estos no sean sostenibles.

El capitalismo consciente, cree que la libre empresa es el más poderoso sistema de cooperación social y progreso humano y que se puede ir más allá si se explota su potencial para hacer un impacto positivo en el mundo. Es una idea que está amarrada al desarrollo sustentable y a la creación de valor compartido.

Según Oxfam, el 1 por ciento de los más ricos del planeta ahora tienen más dinero que el resto del mundo. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) define la disparidad monetaria como “desigualdad económica, la diferencia en cómo se distribuyen los bienes, la riqueza o los ingresos entre los individuos y/o las poblaciones”.

No obstante, campañas como esta nos regresan a la visión caduca de hacer negocios, aquella que los fans más recalcitrantes de Friedman siempre han defendido bajo el argumento “El objetivo de los negocios es incrementar las ganancias.”

Irónicamente dentro de la página de E-Trade comparten que uno de sus objetivos es fomentar que las empresas y cualquier persona, invierta un poco de su capital en un proyecto que no solo los beneficie a ellos, también a la sociedad y al medio ambiente.

Entonces, fomentar la desigualdad, la pobreza y vender el sueño americano (que pocos alcanzan) con tal de atraer clientes es… ¿responsable? Para E-Trade parece que sí.

Si tú eres de los que esta campaña les causa indignación, buscas romper con la inequidad y quieres invertir de forma responsable, es mejor que le des un vistazo a esto.

¿Qué es inversión responsable?

Anteriormente habíamos compartido que la inversión responsable, es el modelo que resalta la repercusión económica, social y ambiental en el valor de un negocio y el papel que cada elemento tiene en la rentabilidad de la empresa. De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU) existen seis Principios para una Inversión Responsable (PRI) que toda empresa debe integrar:

El principal objetivo del PRI es fomentar un sistema financiero global sostenible, que se acople con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y los Principios del Pacto Global.

El mundo está lleno de jefes y muy pocos líderes. Los verdaderos líderes saben que para que una empresa logre trascender, debe crear un impacto real, cuidar a sus colaboradores, reducir su huella ambiental y comprometerse a nivel social, ¿tú, qué clase de líder eres?

Acerca del autor

Kenya Giovanini

Comunicóloga en formación por la UTEL. Melómana, cinéfila y amante de la cultura pop. Ha desarrollado contenido para Revista Kuadro y actualmente trabaja como Asistente Editorial en Expokews, donde se encarga de curar el contenido más relevante sobre responsabilidad social, diseñar la síntesis diaria y crear contenido entretenido acerca de estos temas.

1 comentario

Dejar un comentario