Programas de RS para personas en prisión: Caso La Cana – ExpokNews

Conoce el programa de RS para personas en prisión que involucra mucho cariño y tiernos muñecos.

Los programas de RS para personas en prisión, son un ejemplo de inclusión y empoderamiento que pueden dejar una huella positiva en las personas y trasmitir un poderoso mensaje.

Programas de RS para personas en prisión

Escuchar e incluir: dos palabras que impulsaron a las creadoras de La Cana, a cambiar la vida de miles de mujeres, al mismo tiempo que buscan fomentar su reinserción social.

La Cana es un programa de RSE para personas en prisión, que nació después de que sus fundadoras tuvieron la experiencia de visitar el reclusorio de Barrientos en el Estado de México.

Durante esta visita, pudieron percatarse que la reclusión no es sinónimo de exclusión; que la calidad de vida de las mujeres que residen ahí no impulsa un cambio favorable en el entorno y que el problema de la inseguridad no puede resolverse solamente aislando y apartando.

Se debe atender y afrontar las causas estructurales, los motivos y las razones sociales, psicológicas y familiares que llevan a una persona a cometer un delito o a actuar de una determinada manera.

Para Ancira Ruiza, este programa de RS para personas en prisión, busca llevar actividades productivas a prisión. Con el fin de que las personas que están privadas de su libertad logren a un proceso de reinserción social.

“Les damos oportunidad de trabajo desde que están en prisión para que aprendan un oficio y se puedan ver remuneradas lejos de la delincuencia”, señaló. Ancira Ruiz, una de las creadoras.

¿Qué hacen?

La Cana, lleva a los reclusorios actividades productivas y la capacitación para un oficio. Mediante el cual los internos e internas pueden adquirir habilidades y herramientas que les sirvan para superarse, mantenerse dentro del reclusorio, aportar un ingreso a sus familias, y sobre todo, que los prepare para encarar los retos de la vida en libertad.

Actualmente, trabaja en tres penales del Estado de México: Barrientos, Neza Sur y Ecatepec. A través de convenios de colaboración con las autoridades de la Dirección General de Prevención y Reinserción Social,.

El proyecto apoya a las internas con cursos y talleres que buscan realizar alguna labor que les genere una entrada económica y de inserción social.

La Cana busca la reinserción social a través de talleres y más.

Twittea esta frase.

Durante los talleres, se capacitan en tejido y bordado y para después vender lo que ellas hacen y poder obtener un ingreso de ello:

“Estos talleres de capacitación laboral los complementamos con un programa de reinserción integral en el que les damos, aparte de trabajo, actividades y talleres de sicología, educación, arte, cultura y deportes”, platica.

El único requisito es que las participantes tomen una terapia individual, una sesión de yoga o un taller de desarrollo humano, al mismo tiempo que el taller.

“Los talleres van cambiando un poco dependiendo el programa pero básicamente son actividades necesarias. Son programas de cuatro meses, algunas lo concluyen, lo siguen o salen libres”, comparten.

Su existencia…

Este programa de RS para personas en prisión, tomó mayor relevancia posterior a que las participantes compartiera un diseño del personaje de Frida, la perra rescatista que forma parte del área de control canino de la Secretaría de Marina.

Sin embargo, la Cana lleva aproximadamente cinco años existiendo pero como una firma social ya constituida, dos años y medio.

“Las mujeres quieren trabajar con nosotras, lógicamente es un taller muy recurrido, porque les brindamos un empleo digno y muy bien remunerado”, comparte.

De acuerdo con Ancira, La Cana trabaja con cerca de 250 mujeres, cien de ellas ya están contratadas fijamente. Entre todas, elaboran entre dos mil y tres mil productos mensualmente y buscan que esta labor tenga un fuerte crecimiento ya que esperan entrar a más penales.

“Nos encantaría poder replicar este proyecto en otros penales y llegar a más mujeres pero también fortalecer la parte del programa de seguimiento y libertad y poder trabajar con las mujeres que obtienen su libertad, porque es justo ahí es cuando están más vulnerables”, comparten.

¿Qué hacen con lo recaudado?

Las responsables del proyecto señalan que se han beneficiado a más de 70 mujeres entre los 23 y 65 años.

“Las ventas han aumentado mucho, actualmente hacemos aproximadamente 320 peluches al mes, sin embargo hace unos 3 meses hacíamos máximo 100”, señalan.

Lo recaudado se divide en tres aspectos diferentes para que así puedan aprovechar su dinero de la mejor manera:

–> 10% se va para un fondo de ahorro de las mujeres que se les entrega una vez que salen del reclusorio.
–> 10% para el pago de la reparación del daño.
–> 80% para el uso personal de las mujeres.

“Con tu ayuda, podremos llegar a más mujeres y eventualmente abrir talleres en otros reclusorios para que cada vez más, sean más mujeres las que se beneficien de esta gran labor y así poder retomar su vida en la sociedad y aprender de manera sana de su tiempo en la cárcel”, comentan.

También utilizan lo recaudado para sustentar los talleres y otros tipos de gastos:

• Con el 10%: se implementará la renta de la participación en más bazares de la ciudad para así vender más productos.

• Con el 25%: se implementará para la renta de la participación en más bazares de la ciudad para así vender más productos y la compra de más material (estambre y relleno para la elaboración de cojines, cobijas y muñecos).

• Con el 50%: se implementará para la renta de la participación en más bazares de la ciudad para así vender más productos y la compra de más material (estambre y relleno para la elaboración de cojines, cobijas y muñecos) y la contratación de más maestras para que enseñen a más mujeres y con esto aumentar la productividad.

• Con el 75%: se implementará para la renta de la participación en más bazares de la ciudad para así vender más productos y la compra de más material (estambre y relleno para la elaboración de cojines, cobijas y muñecos) y la contratación de más maestras para que enseñen a más mujeres y con esto aumentar la productividad. Aumento en la campaña de redes sociales y publicidad.

¿Qué más abordan?

A lo largo del año, La Cana desarrolla diversos programas que abordan desde el desarrollo humano hasta el desarrollo artístico y otras prácticas, como brigadas médicas.
A su vez, cuentan con un espacio en donde las mujeres que pertenecen a este programa, pueden recibir más ayuda y atención psicóloga.

Uno de los más recientes abordó precisamente, “El Desarrollo Humano”, para 28 mujeres privadas de la libertad en el penal de Barrientos. En él se trabajaron temas como: ansiedad y técnicas de relajación; manejo del ocio; uso de mándalas como herramienta terapéutica y resiliencia.

“Los programas y talleres tienen como objetivo impulsar su desarrollo personal, el trabajo y la capacitación para el mismo; con el fin de promover un proceso de reinserción que contribuya a romper el círculo de la reincidencia y la delincuencia”, señalan.

También están integrando programas en donde las participantes buscan enseñarles a las personas a tejer e impulsar otra forma de inclusión y reinserción.

Apoyando más causas

Este programa de RS para personas en prisión, también trata de crear poderosas alianzas e involucrarse en más iniciativas que apoyen otras causas; como a un a #UnKiloDeAyuda.

A continuación te compartimos un poco más de su trabajo. Si quieres adquirir algunos de los modelos que tejen, puedes conseguirlos aquí.

Acerca del autor

Kenya Giovanini

Comunicóloga en formación por la UTEL. Melómana, cinéfila y amante de la cultura pop. Ha desarrollado contenido para Revista Kuadro y actualmente trabaja como Asistente Editorial en Expokews, donde se encarga de curar el contenido más relevante sobre responsabilidad social, diseñar la síntesis diaria y crear contenido entretenido acerca de estos temas.