Noticias RSE

Prácticas digitales de RSE: una breve guía

Prácticas digitales de RSE: una breve guía
Escrito por ExpokNews

En una era de tecnología, una sólida gobernanza empresarial puede dar forma a Prácticas digitales de RSE. ¡Te contamos cómo!

Michael Wade, MIT Sloan Management Review propone:

“Imaginemos el daño que podría causar un arma controlada por una IA malévola, el impacto de una pérdida total de la privacidad personal, o los costes sociales y económicos de los trabajos de la gigeconomía no regulados con poca o ninguna protección social. Los posibles resultados de estos y otros escenarios están empezando a debatirse abiertamente en los gobiernos y la sociedad civil. Ahora las empresas deben unirse al debate”.

De acuerdo con B The Change, los productos y servicios digitales afectan todo lo que hacemos. Sin embargo, se producen consecuencias (involuntarias o no) cuando las prácticas digitales no se prueban, implementan o gestionan cuidadosamente a lo largo del tiempo. Por ejemplo:

  • Las publicaciones de los medios de comunicación tecnológicos presentan cada vez más historias sobre algoritmos de IA racistas y muertes por vehículos autónomos. ¿Tenían las personas que diseñaron estos productos la intención de que fueran máquinas tendenciosas o asesinas? Probablemente no. Sin embargo, estos problemas se desarrollaron de todos modos.
  • La mayoría de los productos digitales —incluido, quizás, el propio sitio web de su empresa— no ofrecen un acceso equitativo al contenido para las personas con discapacidad, las que se encuentran en zonas con poco ancho de banda o las que utilizan dispositivos más antiguos. Dependiendo de la información que se necesite, esto podría suponer una amenaza para la vida.
  • La desinformación y las teorías conspirativas proliferan en las plataformas de las redes sociales, socavando el tejido de nuestra sociedad. No hay más que ver el asedio al Capitolio de EE.UU. el 6 de enero de 2021, alimentado por la desinformación, para comprobar lo peligroso que puede ser esto.
Prácticas digitales de RSE

La preocupación por estas cuestiones va en aumento. Los problemas medioambientales, sociales y económicos relacionados con las tecnologías digitales se acumulan. Los puntos enumerados anteriormente sólo arañan la superficie de cómo los productos y servicios digitales que no se gestionan adecuadamente pueden tener terribles consecuencias.

Fomentar la transformación digital responsable

Por el contrario, las tecnologías existentes y las emergentes también son muy prometedoras para abordar algunos de los mayores retos de nuestro mundo. Todas las organizaciones deberían adoptarlas y explorarlas. Sin embargo, las organizaciones no tendrán éxito a largo plazo si no cuentan con políticas y prácticas de gobernanza sólidas; en otras palabras, la transformación digital, por tomar prestado un término demasiado usado y a menudo mal entendido.

Actualmente, esto no está ocurriendo en muchas organizaciones. A medida que estas historias de productos tecnológicos que se desvían se vuelven más comunes, debemos cambiar fundamentalmente la forma en que las organizaciones implementan prácticas digitales responsables.

Prácticas digitales de RSE

Mightybytes es y siempre ha sido una empresa nativa digital. La empresa está profundamente comprometida con el uso responsable de los productos, servicios y prácticas digitales. Como Corporación Certificada B, también trabajan para construir una economía más inclusiva y regenerativa, para lo cual lo digital juega un papel clave. Por eso adopta un nuevo conjunto de normas de responsabilidad digital corporativa (RDC).

Profundicemos un poco más en lo que esto significa realmente.

La próxima evolución de la responsabilidad social de las empresas

El diseño y los usos éticos de las tecnologías digitales así como los datos conexos no es únicamente un reto tecnológico (por ejemplo, el desarrollo de algoritmos para el razonamiento ético). Más bien requiere que las organizaciones desarrollen un conjunto completo y coherente de normas, integradas en su cultura organizativa, para regir el desarrollo y la implantación de la tecnología y los datos digitales, esto de acuerdo con el Journal of Business Research.

Cuando el economista Howard Bowen introdujo la RSE por primera vez en 1953, lo digital era todavía, para la mayoría de la gente, cosa de ciencia ficción. Al fin y al cabo, en aquella época un solo ordenador llenaba una habitación entera. Por lo tanto, una definición anticuada de las prácticas empresariales responsables, aunque sigue siendo útil, se queda lamentablemente corta a la luz de cómo se llevan a cabo la mayoría de los negocios habilitados digitalmente.

Prácticas digitales de RSE

Para aclarar, esto no quiere decir que la RDC deba sustituir a la RSE. Más bien, ambos deben complementarse y apoyarse mutuamente. Además, la RDC no es sólo RSE con la palabra “digital” incorporada. Aunque ambas comparten la misma estructura general, la RDC combina los principios éticos de la transformación digital con prácticas empresariales responsables y más sostenibles. El resultado es un marco organizativo para el siglo XXI.

Y lo que es más importante, con problemas existenciales como la crisis climática que se avecina, cuanto antes podamos implantar este marco en el mayor número posible de organizaciones, mejor.

Además, aunque el sector empresarial es el principal objetivo del CDR —después de todo, la palabra corporativo está justo en el nombre—, estos principios pueden aplicarse a cualquier organización, incluidas las organizaciones sin ánimo de lucro y los organismos cívicos.

El rostro cambiante de la responsabilidad empresarial

A mediados de 2020, un documento académico señalaba que solo ocho revistas importantes habían publicado unos 50 artículos sobre este tema y otros relacionados desde 1986. Además, esos artículos académicos no solían dar consejos concretos, sino que exploraban el panorama de la RSC, o su potencial.

Además, muchas empresas pueden tener ya políticas o directrices en torno a prácticas como el uso de las redes sociales, la privacidad, la ciberseguridad, la accesibilidad, etc. Además, dependiendo de las prioridades de una organización, a veces este trabajo vive bajo la apariencia de otros nombres:

  • Ética digital.
  • Computación Verde.
  • Sostenibilidad digital.
  • Marketing ético.
  • Diseño sostenible.
  • Diseño circular.
  • Responsabilidad Social Corporativa.

Para aclarar, cada una de estas disciplinas únicas se solapa de alguna manera con el CDR. Del mismo modo, cada una de ellas suele ser competencia de un departamento o unidad de negocio individual dentro de una organización. Por ejemplo, la informática ecológica puede depender del departamento de TI de una organización. Por otro lado, el marketing ético o el diseño sostenible podrían vivir dentro de las comunicaciones.

Lo más importante es que hemos establecido cómo un enfoque fragmentario de la informática ética se queda corto. Por eso es necesario un marco organizativo.

Pilares de la RDC

Sobre todo, al igual que otros marcos de RSE, la RDC se divide en tres categorías principales: medioambiental, social y económica.

1. Responsabilidad digital económica

La Responsabilidad Digital Económica se ocupa de los impactos económicos de nuestras elecciones relacionadas con la tecnología. Las organizaciones dan prioridad a la transparencia en el uso de los datos y la tecnología con las partes interesadas de la organización: empleados, inversores, clientes, comunidades, etc. También participan en los beneficios económicos de sus productos y servicios digitales.

Las prácticas de contratación, la concesión de licencias y las consideraciones legales, la propiedad de los datos y la subcontratación responsable entran en esta categoría.

2. Responsabilidad digital medioambiental

Desde las emisiones generadas por los centros de datos hasta las prácticas responsables de los residuos electrónicos, la responsabilidad digital medioambiental aborda las ramificaciones ecológicas de nuestras elecciones tecnológicas.

Un componente principal de este debate es el diseño web sostenible. Sin embargo, problemas masivos como los residuos electrónicos o los recursos naturales que necesitan los centros de datos también forman parte de esta categoría.

Prácticas digitales de RSE

3. Responsabilidad digital social

La responsabilidad digital social se refiere a cómo su organización utiliza la tecnología para crear una relación armoniosa con las personas, las comunidades y la sociedad en general. Esta categoría es muy amplia.

La identidad de la marca, la forma de comunicarse con los clientes y otras partes interesadas, los procedimientos de contratación o cualquier otra práctica centrada en las personas que se lleve a cabo a través de los canales digitales o que esté influenciada por ellos son factores que influyen en el rendimiento de una organización.

Realizar cambios en estas categorías requiere tanto una visión como un compromiso operativo para planificar, probar y aplicar estrategias a largo plazo. Exploremos cómo.

La aplicación de la responsabilidad digital de las empresas

De acuerdo con la Responsabilidad digital de las empresas de Journal of Business Research, Elsevier:

Actuar con responsabilidad digital requiere que la organización no sólo sea consciente de los diversos efectos potenciales de lo digital sobre los consumidores y la sociedad, sino que también se preocupe por la forma en que sus propias acciones pueden provocar dichos efectos.

En consecuencia, la cultura de la RDC debe establecer que los diseñadores y creadores de la tecnología sean responsables de las consecuencias que surjan de su creación, funcionamiento, evaluación de impacto y perfeccionamiento.

Responsabilidad digital de las empresas, Journal of Business Research, Elsevier

Como se ha señalado anteriormente, debido a la naturaleza omnipresente de los productos y servicios digitales en las organizaciones, la RDC debe aplicarse en toda la organización y no ser propiedad de un solo departamento. La implicación de los altos cargos es fundamental para marcar la pauta y aportar una visión.

Sin embargo, para que los principios de la RDC se apliquen en toda la organización, hay que capacitar a las personas para que incorporen estas directrices en sus actividades cotidianas. He aquí algunos aspectos a tener en cuenta.

Misión, visión y valores

Para garantizar la adopción cultural y operativa en toda la organización, los conceptos de RDC deben estar alineados con su misión. Cada vez más personas quieren trabajar, comprar e invertir en empresas que actúan de forma responsable, así que haga que la responsabilidad en todas sus formas sea una parte fundamental de su forma de hacer negocios, incluso con sus productos, servicios y prácticas digitales.

Creación de tecnología y captura de datos

A continuación, las directrices legales y reglamentarias suelen exigir a los usuarios que den su consentimiento informado sobre sus datos. Los equipos de productos digitales dentro de su organización, así como los proveedores externos, deben ser educados y capacitados para adoptar prácticas de datos más responsables.

Operaciones y toma de decisiones

Tanto si se trata de un nuevo sistema de recursos humanos como de una tecnología para gestionar las transacciones financieras en la cadena de bloques, la puesta en marcha de la RDC requiere la participación de toda la organización. El liderazgo debe establecer la visión y luego facultar a los equipos para tomar decisiones alineadas con la misión, la visión y los valores generales de la organización. Esto no ocurrirá de la noche a la mañana.

Auditorías y evaluación del impacto

Para mejorar los esfuerzos de RDC, primero hay que establecer una línea de base. Averiguar en qué punto se encuentra ahora mismo, conocer los posibles riesgos o bloqueos y, a continuación, elaborar un plan para mejorar a lo largo del tiempo. Las decisiones que se tomen aquí deben traducirse en directrices claras y aplicables.

Mejoras basadas en pruebas

Por último, adopte la colaboración y la mejora continua. Adopte un enfoque basado en pruebas para los equipos multidisciplinares de su organización. Destine los recursos necesarios para probar las hipótesis, aprender y mejorar sus esfuerzos a lo largo del tiempo.

Comprometerse con la Responsabilidad Digital Corporativa

La RDC es una disciplina incipiente pero creciente. Al igual que la sostenibilidad digital, ha llegado el momento de introducir estos principios en el léxico empresarial general.

Tener en cuenta de forma responsable a las partes interesadas a la hora de tomar decisiones empresariales está en nuestro ADN en Mightybytes, una veterana agencia digital y Best for the World B Corp. Las buenas prácticas de gobierno corporativo —incluidas las relacionadas con el uso responsable de los productos y servicios digitales— son fundamentales para el cumplimiento de los compromisos adquiridos.

Prácticas digitales de RSE

Para garantizar que el trabajo con los clientes y los proyectos internos se ajusten a las normas más estrictas de rendición de cuentas, transparencia y responsabilidad social y medioambiental, Mightybytes ha hecho lo siguiente:

  • Implementar un Código de Ética que incluye un lenguaje específico para el sector digital.
  • Compartir una lista de comprobación sobre la privacidad de los datos para ayudar a nuestros clientes y a otras partes interesadas a entender mejor la cambiante legislación sobre la privacidad.
  • Organizar un seminario web sobre CDR. Puede verlo aquí.
  • Creamos varias publicaciones en el blog de CDR.
  • Seguimos organizando seminarios web y creando contenidos sobre accesibilidad digital.

Hay más trabajo por hacer, pero esto es un comienzo. Si realmente queremos una economía más inclusiva y regenerativa, las organizaciones de todo tipo deben situar las prácticas de responsabilidad digital corporativa en el centro de sus operaciones y su cultura. Mightybytes está asumiendo este compromiso. ¿Lo harás tú?

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario