Noticias RSE

¿Podría tu trabajo ideal ser una pesadilla?

La empresa, el trabajo y el sueldo que tanto deseas… ¿qué podría salir mal? ¡Descúbrelo!

Estres vía Shutterstock

Estres vía Shutterstock

Tras años de esfuerzo y dedicación finalmente ha llegado a ti la oferta que siempre quisiste recibir. Un puesto en esa empresa en la que todos desean trabajar para hacer justo lo que te apasiona a cambio de un excelente salario. ¿Qué podría salir mal?

Mientras tu cabeza seguramente te dice a gritos que no existe una razón para rechazar este trabajo, algunos expertos en reclutamiento te recomendarían añadir algunos elementos importantes a la ecuación para pensarlo dos veces, ya que los empleadores parecen estar cada vez más preocupados por la cultura organizacional y la forma en que los nuevos miembros del equipo pueden adaptarse a ella.

Si bien el horario, la distancia, el salario y las oportunidades de crecimiento profesional constituyen algunos factores importantes de considerar cuando evaluamos una propuesta de trabajo, dejar de investigar los valores y la cultura de una organización puede ser una terrible equivocación.

En una entrevista con Fast Company, el cofundador y director de marketing de nsphire.com, Rasheen Carbin, aseguró que los empleados que no se ajustan adecuadamente a la cultura organizacional tienen mayores probabilidades de ser despedidos que aquellos que son considerados incompetentes, ya que es más sencillo capacitar a un elemento que forzar la inserción de otro dentro de un equipo de trabajo.

Por ello, el experto en reclutamiento asegura que antes de aceptar un puesto de trabajo es necesario que cada candidato se pregunte a sí mismo si el ambiente es una buena opción para su desarrollo.

¿Qué pasa si en verdad quiero este trabajo?

Desde luego la respuesta no siempre será la posibilidad de una adaptación perfecta, por lo que tendrás que evaluar si la situación es posible de manejar y hacer un esfuerzo. Por ejemplo: si tu equipo de trabajo se reúne para ir a un karaoke una vez por semana, intenta participar aunque no tengas una voz privilegiada, seguramente será un gesto bien apreciado.

En este sentido Ed Meindl, vicepresidente en Addison Group recomienda tener mucho cuidado de no confundir la actividad con el objetivo de ésta: «la idea es llegar a conocerse mejor el una situación menos formal, por lo que si no asistes pierdes una valiosa oportunidad de acercamiento y aprendizaje».

Procura asistir a los eventos después del trabajo y mantener conversaciones significativas con tus compañeros. No es necesario permanecer toda la noche para lograr un acercamiento.”

Si las actividades después del trabajo resultan realmente imposibles, intenta iniciar una nueva actividad, como un almuerzo de grupo semanal, como sugiere Brie Weiler Reynolds, asesora de carrera y directora de contenidos en línea en FlexJobs.

Recuerda que si bien las empresas responsables abren espacios para incentivar la integración de sus colaboradores, es tu deber aprovecharlos para conocer a tus compañeros a profundidad y entablar una relación de confianza que les permita no sólo trabajar en armonía, sino sentirse más cómodos y felices dentro de su espacio de trabajo.

Ten cuidado con los focos rojos

Aun cuando siempre puedes seguir las recomendaciones de los expertos, también debes asegurarte de que no existan elementos en tu contra que sean imposibles de controlar. Por ejemplo, si eres una persona que trabaja con un alto nivel de flexibilidad y la organización es extremadamente rígida en términos de horario y códigos de vestimenta, es probable que no logres sentirte cómodo colaborando con ella.

Investiga a profundidad los valores de la compañía, averigua sobre sus buenas y malas prácticas, si es que apoya alguna causa, si cuenta con programas de voluntariado y pregúntate si todo esto concuerda con tus valores personales. Ninguna empresa es perfecta, así que necesitarás cuestionar en qué aspectos estás dispuesto a ser flexible, puede ser que tus ideas te permitan colaborar con una empresa que tiene altas emisiones contaminantes, pero no estés dispuesto a trabajar con una que se encuentre ligada a trabajo infantil.

Recuerda que siempre es mejor confiar en tus instintos, incluso si eso significa rechazar lo que originalmente pensarías que es el trabajo de tus sueños; las señales de alerta se encuentran ahí por una razón y es importante hacerte preguntas, observar detenidamente y asegurarte de tomar la decisión más adecuada; ignorar los focos rojos jamás es una buena idea.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga por la Universidad del Valle de México, especialista en marketing y RSE. Colabora en este espacio desde 2012 y es la encargada de planear el contenido de Expoknews para hacer llegar a tus manos información útil y entretenida.

Actualmente es estudiante de la Maestría en Mercadotecnia por la Universidad de la Comunicación.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact