RSE

Pacto Mundial para el Empleo de la OIT: la manera de salir de la crisis

“El Pacto de la OIT sitúa empleo e ingresos en el núcleo de los esfuerzos por la recuperación económica y establece referencias clave para una nueva economía global.

Puestos de trabajo, derechos de los trabajadores y trabajadoras, protección social, servicios públicos de calidad y sostenibilidad tienen que estar en el centro de la elaboración de políticas mundiales, dentro de una ruptura significativa con el fracasado radicalismo de libre mercado que ha generado la crisis.

Hay quien pretende volver a la rutina de siempre, pero la OIT deja bien claro que eso sería inaceptable”, dijo el Secretario General de la CSI, Guy Ryder.

El Pacto proporciona orientación para que gobiernos y empleadores mantengan y creen empleo, reconociendo la importancia de los “empleos verdes” tanto para la recuperación económica como para abordar el cambio climático.

Se pone de relieve el papel crucial de las negociaciones tripartitas entre gobiernos, sindicatos y empleadores, así como el diálogo social y la negociación colectiva, junto con la necesidad de evitar espirales salariales deflacionistas y el empeoramiento de las condiciones de trabajo.

También se hace hincapié en la importancia de los planes públicos para la creación de puestos de trabajo, como por ejemplo el desarrollo de infraestructuras, así como las ayudas para los desempleados y la formación y el desarrollo de capacidades.

En el Pacto se otorga especial atención a la necesidad de una gobernanza global eficaz y coherente, lo cual exige que, en el futuro, el sector financiero esté al servicio de las necesidades de la economía real para apoyar el trabajo decente.

En particular, los gobiernos de los países en desarrollo necesitan el espacio político necesario para invertir para el futuro, en vez de ser forzados a entrar en políticas fiscales “pro-cíclicas” que suelen desembocar en recortes brutales de puestos de trabajo e ingresos.

El movimiento sindical internacional lleva muchos años insistiendo en que las políticas del FMI y el Banco Mundial deben reformarse en este sentido, y mientras los gobiernos del G20 en su Cumbre de Londres se comprometieron a hacerlo, las pruebas de que las reformas estén realmente llevándose a cabo siguen siendo escasas.

Los países que aceptan el apoyo del FMI se están viendo obligados a recortar sus presupuestos, mientras que los países más ricos están incrementando los gastos gubernamentales.

“Es alentador que los gobiernos estén despertando al hecho de que justicia y sostenibilidad tienen que pasar a ser piedras angulares de la nueva economía mundial, y que la OIT debe desempeñar un papel central en la gobernanza global del futuro.

Hay que deshacerse por completo de las antiguas prácticas mediante las cuales los gobiernos adoptaban por un lado una serie de políticas en la OIT, mientras por otro imponían un enfoque completamente contradictorio a través de los organismos financieros y comerciales.

El Pacto Mundial para el Empleo supone un paso gigante en la buena dirección, y los gobiernos tienen que reaccionar rápidamente junto con la OIT para efectuar su aplicación. Tenemos que obtener resultados concretos antes de que los gobiernos del G20 se vuelvan a reunir en Pittsburgh,” dijo Ryder.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]