Noticias

Nuevas tendencias de la Filantropía mundial

Por: Emilio Guerra Díaz

gue300Ha dado inicio a las actividades de la Reunión Anual “Innovar, Renovar, acciones de la sociedad civil” del Centro Mexicano para la Filantropía correspondiente a este 2010. En evento previo, el VII Encuentro de Donantes, se presentó Bradford Smith, quien es Presidente de The Foundation Center de Estados Unidos, quien dictó la conferencia “Nuevas tendencias de la filantropía y de las donaciones”.

Para este espacio editorial, ImpulsaRSE, resulta fundamental y de gran utilidad que de la obtención y análisis de datos se estimulen acciones para impulsar responsabilidad social empresarial, se incrementen las donaciones, o bien crezca la confianza pública y el involucramiento ciudadano en este sector por ello compartimos los puntos centrales de la conferencia.

Bradford Smith dictó una breve pero sustanciosa conferencia bajo la presentación de algunas afirmaciones: 1) La filantropía en el mundo está creciendo, 2) la filantropía es una industria global, 3) la filantropía es más que otorgar donativos, 4) La tecnología está cambiando todo y 5) Es necesario fortalecer la transparencia de las instituciones filantrópicas en todo el mundo.

La filantropía en el mundo está creciendo

Bradford Smith señaló que los datos para Estados Unidos de Norteamérica del periodo 1975 al año 2008 revela que en aquel año existían 21 mil 877 fundaciones donantes, mientras que para el año 2007 se registra un crecimiento fenomenal hasta tener 75 mil 595 instituciones (recuérdese que EEUU tiene una población de más de 315 millones de habitantes).

Este boom en el nacimiento de más fundaciones se explica, según Smith, por varios factores como: a) un crecimiento de la economía norteamericana que permitió que más recursos fluyeran a nuevas instituciones de corte fundacional, b) el sector filantrópico norteamericano ha avanzado en el desarrollo de nuevos productos y servicios sociales c) por la promoción del sentido de trascendencia en los ciudadanos que han decidido crear una institución de esta naturaleza. Smith señaló un dato de gran interés respecto a este punto: los estudios del Foundation Center revelan que se requieren 18 años para consolidar los activos de las nuevas fundaciones.

Smith expresó que una constante de las más de 75 mil fundaciones norteamericanas es que realizan trabajo local. Respecto a los activos –fondo patrimonial o ingresos de las fundaciones – se tiene que en 2007 en conjunto las fundaciones norteamericanas destinaron 687 mil millones de dólares a donaciones, ya que el régimen legal obliga a que las fundaciones destinen el 5% de sus activos sí es que desean mantener su estatus de exención de impuestos.

Para el año 2008, cuando se registra la más reciente recesión económica de “bastas dimensiones devastantes”, hizo que los ingresos de las fundaciones cayeran a 565 mil millones de dólares. Bradford Smith compartió que el asumió la presidencia justo unos días de que se desatara la crisis económica y que recién asumido el cargo un periodista le preguntó, luego de afirmar que era el fin de la filantropía, “¿Cómo iban a enfrentar las fundaciones dicha crisis?”

Bradford comentó que el gobierno iba voltear a ver a las fundaciones para apoyarse ante los efectos devastantes de la crisis para apoyar servicios y satisfactores sociales y la política económica de Barak Obama ajusto los estímulos económicos de 600 mil millones de dólares a un trillón de dólares (considérese por favor la nomenclatura norteamericana) para mantener la ayuda privada con fines públicos.

Otro hecho que marca el crecimiento de la filantropía norteamericana es The Global Pledge, iniciativa de Bill y Melisa Gates y Warren Buffet, que invitan a 400 súper millonarios a que prometan que van a donar parte de su fortuna a causas filantrópicas.

La filantropía es una industria global

Lo es porque además del incremento sostenido de instituciones filantrópicas y fundaciones, los fondos económicos también están siendo administrados en forma global. Bradford Smith manifestó que existen 23 mil millones de dólares que están siendo administrados por 25 mil fundaciones de relevancia internacional. Pero al analizar qué sucede en Europa los datos son contundentes, la filantropía de ese continente es más fuerte que la norteamericana y que cuentan con fundaciones, por ejemplo muchas italianas, que tienen su registro de constitución que data del siglo XIV.

En China ya se registra una filantropía privada organizada que convive con esfuerzos estatales. De tal suerte se tienen en el gigante asiático hay 1 mil 900 fundaciones, muchas de ellas tienen su origen en una iniciativa gubernamental. Así para 2004 tenían 900 fundaciones privadas. Este fenómeno ha hecho que el gobierno voltee a la filantropía para considerarlo como un aliado para el bienestar social.

En Africa, Bradford Smith afirmó, también están creciendo el número de fundaciones. En forma importante y que actualmente se está haciendo una investigación para obtener datos reales.

La filantropía es más que otorgar donativos

En los últimos años se ha registrado un cambio en la práctica de las donaciones, se está pasando del acto de dar dinero a la inversión social con la consecuente persecución de conocer el imparto de las donaciones y se busca un retorno de la inversión, ahora se busca contestar la pregunta “mi dinero, ¿cuándo cambió la vida de las personas?”

A esta visión se están sumando las organizaciones de la sociedad civil, empresas lucrativas y sociales, gobiernos y fundaciones; como también el avance de la Responsabilidad Social Empresarial está alentando a cambiar el rostro de las donaciones. Hoy se desarrollan acciones filantrópicas que estén alineadas a la misión de cada negocio para dar más congruencia a las actividades y programas. Lo que es cierto es que está avanzando la filantropía de los ciudadanos sobre la de las corporaciones. Los ciudadanos ahora quieren donar pero quieren conocer también cómo están invirtiendo su dinero a favor del bien público.

La tecnología está cambiando todo

El uso de la nueva tecnología tanto de aparatos móviles, gadgets, computadoras, telefonía móvil y el desarrollo de las redes sociales está demostrando que las fundaciones están movilizando importantes recursos económicos. Por ejemplo, Bradford Smith señaló que Mobile Change recaudó en una sencilla campaña de donación por telefonía celular más de 30 millones de dólares para ayuda humanitaria por el terremoto de Haití.

Sin embargo existe un gran reto, lograr que las fundaciones tengan visiblidad en Internet y que mejoren su información. Smith señaló que una gran mayoría de estas instituciones no se apoyan en este medio para darse a conocer o convocar la movilización de recursos. Por ello el Foundation Center y el Centro Mexicano para la Filantropía signarán un convenio de colaboración para contar con información sobre donantes, bases de datos y registros de instituciones que estén a disposición del público en general. Sin embargo la parte más importante de que las fundaciones cuenten con un sitio en Internet es dar a conocer con claridad y sencillez el aporte social de la acción filantrópica que aún no es aquilatado por gobiernos y ciudadanos.

Es necesario fortalecer la transparencia de las instituciones filantrópicas en todo el mundo

Sin duda este punto está estrechamente vinculada con la tesis anterior, sin embargo llamó profundamente la atención la declaración de Bradford Smith de que a pesar de que en EEUU existe un sólido registro público de las instituciones filantrópicas, no se sabe qué ocurre al interior de las instituciones sobre la administración de los recursos. No es que se presuponga un mal uso, sino que se pone énfasis en la falta de un desarrollo administrativo que aliente las mejores prácticas de transparencia e información que sea pública, disponible todo el tiempo. Smith señaló que alcanzar ese objetivo ha sido lento y que el Foundation Center está desarrollando software para facilitar este trabajo. La información digitalizada debe ser privilegiada por el trabajo de las fundaciones.

De la conferencia de Bradford Smith me complace coincidir con él en que el sector filantrópico es sin duda una economía global.


Emilio Guerra Díaz

Sociólogo, articulista en diversos medios impresos desde 1988. Ha colaborado en el sector filantrópico por más de 20 años. Es Voluntario desde 1989. Autor del libro “La política de planificación familiar del estado mexicano”, UAM-Xochimilco, 1991. Consultor en Desarrollo Institucional para OSC. Fue subdirector de la Fundación Cultural Bancomer y Director de Información y Servicios del Cemefi. Actualmente es Gerente de la Fundación ADO.

Acerca del autor

ExpokNews

1 comentario

  • Muchas gracias por este buen resumen de la filantropia mundial y del arranque de la reunión anual del CEMEFI, Emilio. Nos es de gran importancia para mañana cuando presentemos el caso de BioTU en la mesa de “Nuevos modelos de intervención”.

    Saludos

Dejar un comentario