Ambiental Notas RSI

Nicolas Hulot, creatividad al servicio de la naturaleza

Nicolas Hulot

En 2003 fue declarado enviado especial para la protección del planeta por parte de las autoridades francesas. En 2007 situó la ecología en el centro del debate electoral francés. Ha realizado decenas de documentales. Nicolas Hulot no pasa desapercibido allá donde va, pues su voz se alza con fuerza por encima de los que ven perdida la batalla contra el cambio climático.

Fotógrafo, periodista, escritor, creador en 1990 de la fundación Nicolas – Hulot para la protección del medio ambiente, este hombre nacido en Lille en 1955 habla de una profunda crisis de civilización de la que sólo se puede salir utilizando la creatividad.

“Es necesario cambiar nuestra propia mirada sobre las cosas. Como sociedad debemos redefinir los fines y los medios, y no confundirlos”, dice ante una sala repleta en la sede de la Alianza Francesa en el Distrito Federal, donde presenta un fragmento de su documental “El síndrome del Titanic”.

“Resolver la crisis ecológica no es una opción, sino una condición sine qua non. Nada va a seguir adelante después de la crisis climática”.

Para ello, apuesta por desarrollar la creatividad, por encontrar herramientas y tecnologías que nos permitan vivir sin perder tres pilares que para él son básicos: humildad, solidaridad y resistencia al fatalismo.

Hulot admite que, hace 25 años, para él lo que ocurría con el medio ambiente era considerado un problema como cualquier otro.

“Entonces yo no pensé que afectaría directamente a nuestro modelo económico”, admite.

“Pensaba que la abundancia era la norma, pero descubrí que la escasez es la norma. En el siglo 20 teníamos una abundancia relativa, lo que nos facilitaba tener relaciones pacíficas. Pero la escasez es más difícil, y por ello administrarla es para mí una de las cuestiones principales en el mundo, para no entrar en la penuria”.

Tras muchos años intentando convencer a los escépticos sobre los resultados arrojados por los expertos en materia climática, admite que ya no intenta hacerlo, sino que prefiere dirigir sus esfuerzos a creer que la humanidad todavía puede salvar al planeta del camino al que parece estar abocado.

Entre sus propuestas destaca la de hacer del Ártico una reserva que sea patrimonio de la humanidad, ya que la región podría enfrentar subidas de hasta 10 grados de temperatura en los próximos años.

“Obtener un acuerdo internacional y jurídicamente vinculante para que cada nación asuma su responsabilidad”, afirma.

Fuente: Reforma.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario