RSE

Negocios comunitarios DIY pueden ser el siguiente paso

Negocios comunitarios DIY pueden ser el siguiente paso
Escrito por Daniela Lazovska

Esta tienda enseña a las personas a arreglar e incluso construir sus propias bicicletas.

Ilana Strauss explica en TreeHugger que su bicicleta estuvo almacenada durante años. Ha estado usando autobuses y trenes, es decir, ha estado perezosa y asustada de los coches. Pero recientemente descubrió un sendero para bicicletas bordeado de árboles que se extendía por millas, así que sacó su vieja bicicleta e intentó viajar de una ciudad a otra.

Solo hizo la mitad del camino y tomo un autobús el resto. Pero se sintió increíble durante días, gracias a toda la serotonina y la dopamina que fluían por sus venas.

Ella odia ir al gimnasio, le hace sentirse como una esclava en Matrix. Pero el ciclismo con un propósito era más divertido que correr en una cinta rodante como un cesto atrapado en una jaula de su propio diseño. Por eso decidió convertirse en una de esas personas de bicicletas de las que tanto escucha.


Esta chava aprendió a arreglar su bici gracias a una tienda.

Twittea esta frase.


“Hazle una revisión a la bici”, le dijo su papá cuando le comentó su plan. “No has montado esa cosa en años”.

Strauss llamó a algunas tiendas de bicicletas de la zona y se horrorizó al descubrir que un servicio típico cuesta 120 de dólares. Eso la hizo recordar que una vez compró una bicicleta por menos de eso.

Strauss aprendió a arreglar su bici gracias a esta tienda.

Así que busco una puesta a punto atípica. Había oído hablar de “The Recyclery”, una tienda educativa de bicicletas y cooperativa en Chicago. Allí, los voluntarios enseñan a las personas a arreglar sus propias bicicletas o incluso a construir bicicletas nuevas desde cero.

“Mi bicicleta necesita una puesta a punto”, le dijo a un voluntario de Recyclery por teléfono. “¿Puedo ir, y alguien me enseñará a hacer eso? ¿Así funciona? Quiero decir, ¿es eso posible?”

El voluntario rió. “Eso es lo que hacemos aquí”, le dijo.

Dudó que aprendiera a afinar su bicicleta en la hora o dos que estaba dispuesta a invertir para hacerlo, pero parecía que valía la pena intentarlo. En el peor de los casos, al menos tendría algo de aire en los neumáticos.

Metió su bicicleta en lo que parecía una tienda de bicicletas normal llena de puestos de reparación de bicicletas.

“No sé nada”, le dijo a un voluntario.

“¡Eso es genial!” Él respondió, sonando genuinamente emocionado.

Durante las siguientes dos horas, trabajó con ella uno a uno. Explicó cada paso, le demostró y le hizo hacerlo. Illana probó los frenos, engranajes, cadenas y ruedas, limpió y engrasó la cadena y limpió el metal de las ruedas. Uno de sus engranajes estaba roto, así que el voluntario la enseñó a ajustarlo. Es decir, afinó su bicicleta. Incluso le adjunto un guardabarros.

Strauss siempre pensó que las bicicletas eran dispositivos increíblemente complicados, pero como le dijo el voluntario, en realidad son bastante simples. Están hechos de un bastidor, ruedas, un par de cables para frenos y una cadena para engranajes. Todavía no entiende completamente cómo funcionan las bicicletas, pero ya no son tan misteriosas para ella.

Al final, el voluntario le dirigió a la caja registradora. Por primera vez, recordó que todavía tenía que pagar por esto, y mentalmente se armó de valor.

“Veamos. Todo lo que compró fue el guardabarros, y eso fue 5 dólares”, le dijo. “Puedes dar una donación si quieres. Pero solo si quieres”.

Le dio 15 dólares. Illana pensó que debería haber hecho una donación más grande, mientras cabalgaba en la noche en su bicicleta recién afinada.

Acerca del autor

Daniela Lazovska

Dejar un comentario