RSI

Mujeres bonitas en el fútbol ¿Mejor vayan a posar para Playboy?

fernanda-colombo

A pesar de los avances de los últimos años en materia de equidad de género, aún existen espacios profesionales marcadamente masculinos en donde pocas mujeres han logrado sobresalir. Desafortunadamente uno de ellos es el deporte.

Fernanda Colombo es una mujer brasileña de 25 años que ha elegido el camino del arbitraje en el fútbol de su país llamando la atención tanto de los jugadores como de los aficionados debido a su belleza.

El profesionalismo de Colombo ha valido para que sea señalada como candidata para cubrir el próximo mundial, sin embargo no todos parecen estar de acuerdo con la capacidad de la brasileña para desempeñarse dentro del arbitraje, pues mientras el presidente de la Comisión de Arbitraje de la CBF Antonio Pereira, afirma que Fernanda podría portar pronto un garete de la FIFA, otros en el medio buscan que abandone su lugar.

Tras el conocido incidente durante el partido de Cruzeiro contra Atlético Mineiro, en el que Colombo marcó un fuera de lugar inexistente por el que fue suspendida provisionalmente y enviada a un curso de capacitación, la polémica no se ha hecho esperar, ya que algunos consideran que la sanción esta claramente ligada al genero de la joven.

«Nos escogen a una jueza de línea bonita. Si ella es bonita, es mejor que vaya a posar para Playboy, porque en el fútbol tiene que mostrar servicio. Ella no está preparada, las personas le gritan y ella se equivoca», señaló Alexandre Mattos, entrenador del Cruzeiro después del partido.

Más allá de la suspensión de la joven, las declaraciones de Mattos han llamado fuertemente la atención de los usuarios de las redes sociales y de muchos medios de comunicación que condenan el ataque sexista del entrenador.

Por su parte el presidente de la comisión de arbitraje Luis Claudio Espindola Gonçalves ha defendido a Colombo asegurando que la joven esta pagando el precio de ser bonita, ya que de lo contrario nadie mezclaría los errores que puede cometer un arbitro con su belleza.

Si bien la declaración de Espindola no se encuentra lejos de una realidad que aqueja a la sociedad a pesar de los avances logrados en materia de equidad de género, no resulta mucho menos escandalosa que el ataque de Mattos, por el contrario significa que hay algo más que agregar a la larga lista de cosas por las que se condena a las mujeres: su belleza.

Esta situación revela un mensaje tan fuerte como lamentable: vivimos en una sociedad que quiere mujeres que cumplan con determinados estándares de belleza y se limiten a aparecer en las revistas.

De esta forma no solo se presiona a las mujeres por ser delgadas y lucir hermosas mientras se esfuerzan para ocupar un lugar que por años les ha sido negado dentro del ámbito profesional y en el que muy probablemente ganarán menos que sus colegas masculinos; ahora también son condenadas por tener esa belleza que se asocia con la ausencia de otras capacidades.

El caso de Fernanda Colombo no es el único caso de sexismo en el ámbito profesional y seguramente tampoco en el mundo del deporte, sin embargo sí se trata de una situación que pone en evidencia que el problema de la discriminación no depende únicamente de la raza o la orientación sexual, por lo que la solución esta simplemente en aprender a respetar a cada persona con sus características únicas.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga por la Universidad del Valle de México, especialista en marketing y RSE. Colabora en este espacio desde 2012 y es la encargada de planear el contenido de Expoknews para hacer llegar a tus manos información útil y entretenida.

Actualmente es estudiante de la Maestría en Mercadotecnia por la Universidad de la Comunicación.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact