Por definición un debate es una controversia. La discusión de opiniones contrapuestas entre dos o más personas. Luego entonces la diferencia de opinión que expresaron y argumentaron Alejandra Barrales, lideresa del PRD en el DF, y Mariana Gómez del Campo, su contraparte del PAN, fue eso: un debate.

Ello no obstante los intentos para desacreditar el ejercicio por parte de una de las participantes.

A pesar de que fue la misma Alejandra Barrales la que en particular forzó a que la discusión se diera en mi programa de Cadena tres, en el Canal 28, como consta en la grabación de la entrevista que sostuve con ambas el martes 22 de julio, en Reporte 98.5, ella misma se quejaba del lugar.

Es una postura de niños pequeños. Lástima que esos infantes tengan en sus manos un misil de largo alcance y lo que hacen con él es detonar el futuro de México.

Algún día entenderán, en su estrechez, que los logros de los demás en función del bien común no son promoción a otro medio sino responsabilidad social, mientras tanto, se seguirán batiendo en su propia porquería.

Excélsior. “Desde Cabina”, Nacional, p. 27.

Acerca del autor

ExpokNews