RSE

Morirás de envidia al leer sobre este trabajador sueco

El diario El País sigue a un trabajador sueco para conocer el secreto del equilibrio vida-trabajo

Trabajador en Suecia via Shutterstock

Trabajador en Suecia via Shutterstock

¿Qué significa vivir y trabajar en un ambiente flexible? Todos quisiéramos un empleo que nos dejara tiempo para dedicarnos a otras cosas importantes, como nuestros seres queridos, el ejercicio o un hobby. Esto es posible en aquellos países y organizaciones donde lo importante no es cuántas horas se laboran sino qué objetivos se cumplen.

El diario español El País pasó un día con Tobías Holmqvist, un trabajador sueco promedio que vive como muchos quisiéramos, con un horario flexible y un empleador que conoce la importancia de pasar tiempo con la familia.

Holmqvist explica en el reportaje que todas las mañanas lleva a su hijo mayor a la escuela, para después dirigirse en metro hasta su lugar de trabajo. En eso no es muy diferente a padres de familia en todo el mundo, pero lo que hace especial al sistema sueco es que él puede adaptar sus horarios de trabajo a las necesidades de su familia, en lugar de que se al revés

El trabajo me ayuda bastante porque aún en las semanas en las que tengo mucho por hacer me puedo ir a casa a la hora que yo quiera y trabajar ahí después de que los niños se duerman (…) Eso ayuda mucho porque no tengo que estar en la oficina, puedo trabajar a la hora que quiera y eso me ayuda a pasar más tiempo con mi familia”, afirma Holmqvist.

Esta cómoda forma de vida se logra gracias a que en Suecia el quedarse largas horas en la oficina no es característica de un colaborador comprometido. Por el contrario, dice El País, “es síntoma inequívoco de ineficiencia y falta de responsabilidad con la familia y con la sociedad.”

Por eso, Holmqvist trabaja entre 40 y 50 horas a la semana a su propio ritmo, siempre que entregue a tiempo y cumpla con los objetivos de sus superiores. Como dice su jefe: “en general, cuando a la gente le das libertad, se vuelve más creativa (…) Este sistema es positivo si la gente es responsable. No todo el mundo encaja; hay gente que necesita que la controles. Si Tobías no cumpliera con sus objetivos, no le daría tanta libertad”.

Las políticas de trabajo flexibles, aunadas a otras como el permiso de paternidad, ayudan a mejorar no solo el equilibrio entre vida y trabajo sino también la equidad de género. Según Marie, la esposa de Holmqvist, en Suecia que los padres estén muy involucrados en el cuidado de sus hijos ya es casi “una moda”, una presión que impulsa a los hombres a aprovechar sus permisos y participar de forma activa.

Claro que la situación en Suecia, tanto política como económica, es muy diferente a la de México u otros países de América Latina, pero el artículo también destaca que esta idílica forma de trabajar también se explica por cuestiones culturales, como por ejemplo que los jefes y subordinados trabajan como un equipo por objetivos comunes, al contrario de otros países en los que viven siempre enfrentados.

En lugar de comenzar a planear una complicada inmigración hacia el país europeo, sería más sencillo preguntarnos qué parte de su modelo puede aplicarse a la empresa y a la comunidad donde vivimos, para así hacer pequeños cambios que tengan un gran impacto.

Acerca del autor

María José Evia H

Comunicadora especializada en medios digitales, literatura y equidad de género. Coordina, escribe y edita contenidos de ExpokNews y la Síntesis diaria, además de colaborar en medios como Letroactivos, Letras Libres, Lee + y Equilibrio. Aquí sus redes sociales.

Dejar un comentario