Con este pozo se finaliza un proyecto integral que asegura el bienestar de la comunidad

Aunque el acceso al agua es un derecho humano fundamental, la realidad es que no es así para todos; millones de personas en todo el mundo se enfrentan diariamente con dificultades para acceder a este tipo de servicios básicos.

Dentro del tema, muchas fuentes de agua “potable” se encuentran contaminadas, vulnerando la salud de todas aquellas familias que se abastecen de estos canales. Las enfermedades relacionadas con el agua y el saneamiento se ubican entre las principales causas de fallecimiento de niños menores de cinco años.

Atender los problemas sociales relacionados con el agua es una prioridad para la agenda internacional, incluso forma parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) propuestos por la ONU en 2015.

El ODS número 6 pretende “garantizar la disponibilidad de agua, su gestión sostenible y el saneamiento para todos”; dentro de este se tiene la meta en particular de aumentar considerablemente el uso eficiente de los recursos hídricos en todos los sectores y asegurar la sostenibilidad de la extracción, así como el abastecimiento de agua dulce para hacer frente a la escasez de agua hacia el 2030.

Se tratan de metas necesarias, pero lo más importante, posibles. La gestión eficaz del agua y saneamiento dependen de la participación de diversos actores; cada vez más empresas buscan participar en el tema y hoy Monsanto es una de estas.

Fundación Monsanto y sus esfuerzos por mejorar la calidad de vida

Como parte de su responsabilidad social, Monsanto busca contribuir a mejorar la calidad de vida de las familias en las comunidades donde tiene operaciones. Sus esfuerzos se dirigen principalmente a temas de necesidades básicas, siendo el agua una de las vertientes

En mayo de 2018, Monsanto, a través de su Fundación realizó la entrega de un pozo profundo del cual se pueden abastecer familias de la comunidad Lázaro Cárdenas ubicada en el municipio de la Trinitaria, Chiapas, México.

Este pozo es capaz de proveer agua potable a los habitantes por medio de un equipo de bombeo y un sistema de tubería que dirige el agua hasta un tanque de almacenamiento, mismo que permite el suministro del líquido a los hogares y escuela de la comunidad.

El funcionamiento de este pozo beneficia a más de 6 mil personas de la comunidad que anteriormente tenían un acceso restringido a servicios básicos como agua y drenaje. Cabe señalar que el 40 por ciento de la población de esta zona vive por debajo de la línea de pobreza.

Este pozo significó una inversión de más de 3 millones y medio de pesos y forma parte de un proyecto integral cuya inversión alcanzó los más de 5 millones y medio de pesos. El proyecto incluye la construcción de un comedor escolar para contribuir a la adecuada nutrición de los niños y la entrega del pozo para el acceso a agua limpia de la comunidad.

La primera parte del proyecto: el comedor de la escuela primaria Ignacio Ramírez, se entregó en junio de 2017, beneficiando directamente a 600 niños.

El objetivo del comedor es proporcionar a la comunidad escolar los alimentos que les permitan aprovechar mejor sus clases, extendiendo su permanencia en la escuela por tiempo completo y ayudando a sus padres a cumplir con sus labores sabiendo que sus hijos se encuentran en un lugar seguro.

De la misma manera, como parte del proyecto integral se busca proporcionar capacitación a alumnos, padres de familia y personal docente en temas de nutrición y preparación de alimentos saludables, para asegurar una buena alimentación.

“Para quienes estamos involucrados en estos esfuerzos, nos orgullece ser testigos de la forma en que los beneficios derivados de estos proyectos no solo se reflejan en el número de personas que pueden hacer uso de los servicios, sino en la forma en que su disponibilidad transforma las condiciones de vida de la población,” aseguró Elena Velasco, Supervisora de Sustentabilidad y Responsabilidad Social de Monsanto Latinoamérica Norte.

Con la entrega de este pozo que lleva agua potable a la comunidad, el proyecto integral se convierte en la mayor inversión hasta ahora realizada por Fundación Monsanto en la región de Latinoamérica Norte.

Esta iniciativa contribuye a mejorar la calidad de vida de las comunidades donde Monsanto tiene operaciones y/o viven sus colaboradores, además colabora desde lo regional, a las metas globales planteadas para el desarrollo sostenible.

Acerca del autor

Expok

Expok es una consultora y medio en responsabilidad corporativa. En este portal, creamos y curamos contenidos para el nicho interesado en la RSE y la sustentabilidad.