Ambiental

Mejoran eficiencia de biofertilizantes para una amplia gama de cultivos

Investigadores de la UNAM en conjunto con una empresa agrícola y el INIFAP desarrollaron tres tipos de biofertilizantes, mediante bacterias y hongos, para el crecimiento de numerosos cultivos que permiten disminuir el uso de pesticidas y otros productos químicos perjudiciales a la salud y fertilidad del suelo.

Uno de los productos, que fueron presentados en el pabellón tecnológico de la Semana de la Ciencia y Tecnología del Conacyt, es el biofertilizante que utiliza la bacteria Azospirillum brasilensis, fruto del trabajo durante 30 años del investigador Jesús Caballero Mellado, del Centro de Ciencias Genómicas de la UNAM, y quien falleció el pasado 7 de octubre.

El producto llamado Azofer, comercializado por Biofábrica Siglo XXI, permite el crecimiento de maíz, sorgo, cebada, trigo, jitomate, cebolla, caña de azúcar, avena, chile, tomate, pepino y calabaza, apuntó Dalia Molina, representante de dicha empresa en el evento que se realizó en la ciudad de León. Otro de los productos, que utiliza una bacteria distinta, Rhizobium etli, hace lo propio con cultivos específicos de frijol.

Los microorganismos producen una mayor fijación de nitrógeno atmosférico, actividad que además de regenerar la tierra de cultivo disminuye el uso de químicos. De acuerdo con los expositores, las bacterias producen fitohormonas que favorecen y estimulan el crecimiento de la planta a nivel de raíz, permitiendo una mejor absorción de agua y nutrientes, con lo que aumenta el volumen de tallo, hojas y frutas.

La planta a cambio le brinda a la bacteria una fuente de carbono para su proliferación. Es una simbiosis que incrementa la producción, acorta sus tiempos y las hace más resistentes a enfermedades.

Dalia Molina añadió que ahora hacen pruebas en árboles frutales y plantas ornamentales, como cunas de Moisés, helecho y nochebuena, “con buenos resultados”. También han comprobado su efectividad en cafetos, cítricos y nopal.

Estos productos biotecnológicos se han combinado con otro biofertilizante que utiliza hongos micorrícicos, que protegen contra patógenos. Los hongos incrementan la longevidad de los pelos de la raíz, lo que aumenta la tolerancia de las plantas a sequía, salinidad y toxinas orgánicas, entre otras.

Dichos desarrollos, asesorados por Caballero y Humberto Peralta, del centro de la UNAM, han permitido ahora trabajar en su uso para otras plantas como la alfalfa. Además, mediante un proyecto del Conacyt, el biofertilizante con Azospirillum brasilensis ha sido mejorado con el aumento de su vida de anaquel. También se ha creado una presentación líquida, lo que facilita su aplicación en grandes producciones.

“Esta es una buena muestra de cómo la vinculación entre empresa, academia y gobierno permiten desarrollar tecnologías exitosas”, mencionó Molina.

CONACYT

Argonauta en busca clones: Plantas reprimidas sexualmente es en el ensayo inédito con el que Noé Valentín Durán Figueroa, estudiante de doctorado del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), obtuvo el Premio Nacional de Periodismo y Divulgación Científica del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), entregado en el marco de la Semana Nacional de Ciencia y Tecnología, en León, Guanajuato.

En este ensayo, Durán Figueroa explica en términos sencillos y empleando analogías el acto sexual en plantas, pero con humanos, para dar los pormenores de su trabajo científico acerca de la Apomixis (plantas que no tienen sexo) en el que participa desde que llegó al laboratorio de Jean Philippe Vielle Calzada, investigador del Cinvestav Irapuato y titular del proyecto.

El ensayo trata sobre la reproducción sexual en plantas. Lo que hice fue usar analogías simples para desarrollar un texto científico. Así es más fácil que el público lo pueda entender, señaló el estudiante de doctorado.

“Las plantas mutantes con las que trabajamos en el laboratorio tienen la característica de que no tienen sexo, son reprimidas, pero sí pueden tener plantas de sí mismas, porque son clones. La alteración recae en lo que nosotros llamamos un gen argonauta, por ello el título del trabajo”, explicó.

Fuente: La Crónica de Hoy, Academia p. 27.
Columnista: Issac Torres.
Publicada: 3 de Noviembre de 2010

Click sobre la imagen para ampliar

biofertilizantes

Acerca del autor

ExpokNews

1 comentario

Dejar un comentario