Friends es un producto que se emitió en 1994 a 2004, por lo tanto tiene otro tratamiento respecto al machismo, racismo y homofobia, ¡entérate!

Una de las series más vistas desde los noventa sin duda es FRIENDS, una creación y producción de Marta Kauffman y David Crane. El año pasado, la serie de 10 temporadas llegó a Netflix y con ella, la oportunidad de verla una y otra vez.

Sin embargo, la serie no fue muy bien recibida por todos. Algunos incluso han encontrado en FRIENDS narrativas sexistas, homofóbicas y transfóbicas, según lo reporta The Independient.

FRIENDS es un producto de otro tiempo, recordemos su emisión comenzó en 1994 y terminó en 2004. En ese contexto, el racismo y la homosexualidad se trataba de diferente manera.

En su tiempo, muchos apoyaron la inclusión al presentar una pareja del mismo sexo en el programa. Ahora, esta situación está considerada como homofóbico e incluso el personaje es señalado por algunas actitudes sexistas.

Estas críticas han llevado a muchas charlas alineadas con el #MeToo y es que durante la producción, en 1999, Amaani Lyle, una joven de color, comenzó a trabajar en la ficción como asistente de guionistas, a cargo de los productores Adam Chase, Gregory Malins y Andrew Reich. Uno de los requisitos necesarios era que tecleara muy rápido, ya que debía tomar nota de todos los chistes y comentarios que los autores realizaban para dar con las mejores líneas de guión posibles.

De acuerdo con la revista GQ, la experiencia de Amaani fue mucho más desagradable, ya que no se limitaba a escuchar chistes verdes, sino expresiones misóginas y racistas que mostraban las problemáticas creencias personales del equipo, o cotilleos sexuales sobre las actrices y la creadora de la serie, Marta Kauffman.

Machismo en 'Friends; lo que predijo el #MeToo

Cuatro meses después, Amaani fue despedida, a pesar de que horas antes le habían dicho que su trabajo era correcto.

Cabe mencionar que Lyle había propuesto iniciativas para fomentar la diversidad femenina y racial en la serie, pero no las tuvieron en cuenta.

Entre las críticas se puede destacar el despido también de otro compañero que según ella, trabajaba peor. Sin embargo, él mantuvo su puesto, e incluso fue ascendido. Por esta razón ella decidió denunciar y dijo que su despido fue improcedente y motivado por discriminación sexual y racial.

Dentro del proceso hubo varios testimonios, los cuales reconocieron los chistes y expresiones recogidas en la denuncia, e incluso Kauffman, máxima responsable de los guionistas, afirmó que en su presencia nunca se habían realizado esos comentarios.

Según Lyle, se hacían cuando ella no estaba delante, y la creadora era una de las mujeres humilladas por el equipo.

Su juicio que duró años, llegó al Tribunal Supremo. Tras esto, la defensa de los acusados giró en torno a un concepto nuevo en jurisprudencia, el de «necesidad artística», lo que significa, básicamente, que los guionistas pueden decir lo que quieran en ese entorno, ya que su trabajo consiste en forzar límites para generar los mejores chistes y guiones.

Fue en ese momento que Amaani Lyle tenía todo en contra puesto que los sindicatos de la industria, así como medios de comunicación le dijeron que si la demanda prosperaba, se establecería un sistema de censura que afectaría gravemente a la creatividad de Hollywood.

Años después, en 2016, el Tribunal Supremo de California desestimó la demanda de Lyle. En ese tiempo ya había dejado la televisión, se había alistado en las Fuerzas Aéreas y vivía en Alemania.

Durante más de diez años, su caso fue una victoria para los sectores creativos del Hollywood más corporativista, que ya tenían una jurisprudencia que los protegería de demandas similares.

Sin embargo, en 2017 nació el #MeToo, un fenómeno internacional que no solo señaló a los que abusaron y acosaron dentro de la industria cinematográfica, sino que también exigió la creación de diversas iniciativas que aseguraban la equidad de género.

Acerca del autor

Janneth Del Real

Licenciada en Periodismo por la Escuela de Periodismo Carlos Septién. Ha trabajado en el periódico Mas por Más, revista SuperMujer, Pulso Pyme, Linio y en el Periódico AM de Querétaro. Actualmente desarrolla contenidos para Expoknews.

Mujer positiva que siempre busca el para qué de las cosas.