Género RSE

¿Los juguetes para niños fomentan estereotipos de género?

Desde pequeños los niños aprenden acerca de los estereotipos ¿Cómo estás educando a tu hijo?

Cuando tenemos un niño en casa o muy cerca de nosotros, inconscientemente jugamos con ellos con juguetes que “son adecuados para su género” pero en realidad estamos cometiendo un error.

Desde que los niños son pequeños, los adultos les inculcamos que deben seguir “las reglas que marca la sociedad”, por ejemplo: si eres niña; debes jugar con muñecas, peluches o a la casita pero si eres niño; debes hacerlo con dinosaurios, cascos de bomberos o pistolas lanza pelotas.

Todos esos estereotipos están arraigados de generación en generación y en el mundo de los juguetes, esto es más perceptible.

Los juguetes de los pequeños también tienen un impacto en cómo se ven ellos mismos, qué habilidades aprenden y en cómo se desarrolla su cerebro.

Actualmente algunas marcas todavía diferencian los juguetes para niñas o niños, haciéndolos de diferente forma, material o color.

¿Qué consecuencias atraen los juguetes sexistas?

Algunos de los juguetes que son dirigidos para las niñas, promueven “lo femenino” al ser de color rosa o vanidoso, en cambio para los de los niños son “más rudos”, este tipo de diferencias promueven la discriminación y desigualdad.

Si desde pequeños no les permitimos que se acerquen a juguetes o a situaciones que les corresponden únicamente al “otro género”, en un futuro ellos estarán rodeados de estereotipos.

Ante las consecuencias que puede atraer cada uno de los estereotipos de género, se han fabricado y comercializado juguetes que no hacen distinción entre niños y niñas.

Algunos de estos juguetes son:

Un microscopio para los niños y niñas que estén interesados en la ciencia.

Un micro-hornito para que los pequeños se diviertan cocinando , haciendo galletas o pasteles.

Un casco para niñas y niños que estén interesados en la ingeniería.

Una cocina para aquellos niños que quieran verse como un futuro chef

Además, una casa de muñecos donde cualquier infante pueda divertirse con sus personajes.

Las niñas también pueden estar interesadas en la carpintería y en un futuro también pueden usar “herramientas de trabajo”.

De acuerdo con un experimento de BBC, en donde se intercambió la ropa de niña y niño a los pequeños, se pudo constatar que los adultos somos los responsables que comenzar a estereotipar a los niños.

En el experimento, el pequeño Edward se convirtió en Sophie y Oliver en Marnie. Se les dieron unos juguetes y un voluntario adulto, juega con ellos.

Los adultos le acercan los juguetes que pertenecen a su género y es ahí donde se comprueba que los adultos comienzan a estereotipar.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact