RSE

Los códigos éticos de las empresas españolas, a examen

Las empresas componen una de las estructuras más importantes de la sociedad, por su potencial para crear riqueza y elevar la capacidad de vida. Pero en la actualidad las compañías, además de distinguirse por su valor económico y su importancia dentro de la sociedad, esgrimen también una serie de valores que en los últimos tiempos han ido cobrando importancia a pasos agigantados.

Entre ellos, destacan la transparencia corporativa, la comunicación fluida con los grupos de interés, la preservación medioambiental, la promoción de los derechos laborales…confluyen en un amplio corpus de normas no escritas y de carácter voluntario que engloban los principios de Responsabilidad Social Corporativa de la compañía en cuestión.

Cada vez más, el valor intangible de una empresa se traduce con fuerza en su reputación corporativa y a la larga le sirve como escudo frente al recelo de la sociedad en las épocas de crisis.En busca de un modelo más apropiado para el día a día de las empresas, surgen teorías que pretenden condensar y alinear el tradicional modelo de gestión económica con los principios de la RSC necesarios para huir del cortoplacismo y buscar un desarrollo sostenible. Proliferan así múltiples reflexiones, desde la teoría del “desempeño social corporativo” que sostiene que las empresas, además de generar riqueza, tienen una responsabilidad -más allá de la puramente legal- en los problemas sociales que ellas mismas generan, hasta las propuestas que abogan por integrar la ética en las empresas.

Así pues, la ética gana enteros en su posición corporativa. En este sentido, investigadores de la Cátedra MANGO de Responsabilidad Social Corporativa de la Escola Superior de Comerç Internacional (ESCI- UPF) han elaborado un estudio que examina el contenido de los códigos éticos establecidos por las empresas españolas.

Análisis

Durante los últimos años ha proliferado enormemente la utilización de códigos éticos o de conducta por parte de las empresas, para comunicar interna y externamente los valores y principios que defienden y el comportamiento que esperan de los empleados en sus relaciones con los diferentes grupos de interés de la compañía. Así, el estudio tiene por objetivo examinar el contenido de los códigos éticos establecidos por las empresas españolas y analizar los compromisos adquiridos en estos documentos. Mediante una muestra de 58 códigos de empresas de diferentes sectores y tamaños se estudiará a qué valores/principios y normas de conducta apelan los códigos, si existen unos valores/principios y normas de conducta comunes y si estos compromisos comunes son similares o diferentes a los compromisos adoptados por empresas multinacionales, en base a un estudio realizado por Kaptein en el año 2002.

Entre sus conclusiones, el documento resalta que los códigos éticos empresariales son un fenómeno relativamente reciente en España, ya que la mayoría han sido elaborados y/o revisados en los últimos 3 años. Se trata generalmente de documentos de acceso público (disponibles en la web corporativa) y con una extensión variable que alcanza un promedio de 14 páginas. Además, el 86% de los códigos analizados incluyen valores o principios y el 100% incluyen responsabilidades específicas hacia alguno de los grupos de interés. Por último, el 97% incluyen normas específicas de conducta para los empleados. Parece ser pues, que los códigos éticos actuales integran estos tres elementos: valores y principios, responsabilidades con los stakeholders y normas de conducta para los empleados.

Valores

Por otra parte, el estudio encuentra también que los códigos de conducta hacen más referencia a valores de carácter ético (responsabilidad, respeto, transparencia, integridad e igualdad) que a valores de carácter profesional (trabajo en equipo, innovación/creatividad, confidencialidad y profesionalidad). Los valores que se mencionan con más frecuencia (por aproximadamente la mitad de las empresas) son responsabilidad, respeto y transparencia – valores clave de la RSC que se refieren a la relación de la empresa con sus grupos de interés.

Por último, los stakeholders qué más dedicación reciben en los códigos son los empleados, los clientes y el medio ambiente. De acuerdo con esta orientación, los compromisos mencionados con más frecuencia son la no discriminación hacia los empleados, la prevención de riesgos laborales, la oferta de productos/servicios de calidad a los clientes, el trato digno y el respeto de los empleados y la prevención, preservación y restauración del medio ambiente. Además, el compromiso más generalizado entre las empresas es el de cumplir con la legalidad vigente. Además, las normas de conducta más comunes hacen referencia al trato igualitario y respetuoso entre empleados, a la gestión de la información confidencial y a la corrupción/soborno y los conflictos de interés.

En cuanto a estándares, la mitad de los códigos (52%) hace referencia a alguna guía o estándar internacional, siendo los más populares la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el Pacto Mundial de las Naciones Unidas y las disposiciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Fuente: Icnr.es
Por: Beatriz Lorenzo.
Publicada: 10 octubre de 2011.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario