Entendiendo la Responsabilidad Social

La verdad, no queremos una sociedad más justa

La verdad no queremos una sociedad mas justa

¿Queremos o no queremos tener una sociedad más justa? ¿Hacemos algo por tenerla? ¡Averígualo!

Vivimos en una época de desigualdad o al menos en una época en la que todos se preocupan por la desigualdad, pero ¿queremos o no queremos tener una sociedad más justa? El Papa Francisco señaló que “la desigualdad es la raíz del mal social”, mientras que el ex presidente de Estados Unidos, Barack Obama, calificó la desigualdad económica como “el desafío que define nuestro tiempo”.

Buscar en Google Scholar “aversión a la desigualdad” ofrece más de 10.000 papers sobre este tema. De acuerdo con Wikipedia, la desigualdad económica es la diferencia que se encuentra en diversas medidas de bienestar económico entre individuos de un solo grupo, entre conjuntos de una población o entre países. La desigualdad económica a veces se refiere a la desigualdad de ingresos, de la riqueza o la brecha de riqueza. El crecimiento de la desigualdad general de los ingresos se debe principalmente al aumento de diferenciación en los salarios.

Los factores comunes que afectan la desigualdad económica incluyen:

  • Resultados del mercado de trabajo.
  • Supresión de los salarios en empleos de baja cualificación debido a un excedente de mano de obra poco calificada en los países en desarrollo.
  • Aumento del tamaño del mercado, las recompensas para las personas y las empresas que tienen éxito en un nicho particular.
  • Oferta de más oportunidades de inversión a personas ya ricas.
  • Creciente influencia internacional.
  • Disminución de la influencia doméstica.
  • Reformas políticas.
  • Impuestos más regresivos.
  • Informatización, automatización y aumento de la tecnología, lo que significa que se requieren más habilidades para obtener un salario moderado o alto.
  • Discriminación étnica.
  • Discriminación de género.
  • Salarios muy altos de CEOs.

Equidad vs. igualdad

Según Christina Starmans et al. (Nature Hum. Beh., 2017), la literatura de investigación no contiene pruebas de que las personas tengan aversión a la desigualdad. En todos los estudios analizados, los sujetos preferían distribuciones justas y no iguales, tanto en situaciones de laboratorio como en el mundo real.

Existen tres tipos principales de desigualdad económica:

1. Desigualdad de ingresos

La desigualdad de ingresos es la medida en que las ganancias se distribuyen de manera no equitativa en un grupo de personas.

Los ingresos no son solo el dinero recibido a través del pago, sino todo el recibido mediante el empleo (salarios, bonificaciones y otros), las inversiones, los intereses de las cuentas de ahorro y los dividendos de las acciones de ahorro, etcétera.

inequidad entre europa y eu

2. Desigualdad salarial

El salario de una persona es diferente a sus ingresos. El salario se refiere al pago del empleo solamente. Esto puede ser sobre una base horaria, mensual o anual, normalmente se paga semanal o mensualmente y también puede incluir bonos.

3. Desigualdad de riqueza

La riqueza se refiere a la cantidad total de activos de un individuo o un hogar. Esto puede incluir activos financieros, como bonos y acciones, propiedades y derechos de pensión privada.

Existe una inmensa preocupación por la desigualdad económica y muchos insisten en que la igualdad es un objetivo social importante. No hay evidencia de que la desigualdad económica le moleste a la gente, más bien, les enoja algo que a menudo se confunde con la desigualdad: la injusticia económica.

Dan Ariely revela los resultados de una investigación sobre lo que creemos que es correcto y cómo imaginamos la justa distribución de la riqueza en la sociedad, asimismo, nos muestra cómo se compara con las estadísticas reales.

Un estudio publicado en Nature.com elabora varios informes en este tema complicado. Un reciente informe de Pew encontró que los europeos y los estadounidenses consideran que la desigualdad es la mayor amenaza para el mundo, superando al odio religioso y étnico, la contaminación, las armas nucleares y las enfermedades como el SIDA. La mayoría de los encuestados en cada uno de los 44 países que participaron en la encuesta dijo que la brecha entre ricos y pobres es un problema grande o muy grande para su país.

Otro informe de Oxfam reveló que la riqueza poseída por las ocho personas más ricas del mundo es equivalente a la riqueza poseída por el 50 por ciento más pobre del mundo, provocando una indignación generalizada.

A nivel mundial, el 1 por ciento superior de la población posee el 50 por ciento de la riqueza, y el 70 por ciento inferior posee solo el 3 por ciento.

Un sesgo de desigualdad en el mundo real

Un estudio reciente de Norton y Ariely recibió la atención merecida de los medios, ya que mostró que las personas subestiman la cantidad de desigualdad en la sociedad y prefieren una más igualitaria en lugar de la que creen que viven. Los autores describen sus estudios como una investigación de “desacuerdos sobre el nivel óptimo de desigualdad de la riqueza”, e informan que el hallazgo es de “un sorprendente nivel de consenso: todos los grupos demográficos deseaban una distribución más equitativa de riqueza que el status quo”.

Los participantes en estos estudios prefieren más equidad que la que hay en la situación actual, pero los resultados también sugieren que no estaban particularmente preocupados por las grandes desigualdades. En cambio, estos sujetos afirmaron que, en la sociedad perfecta, los individuos en el 20 por ciento superior deberían tener tres veces más dinero que los individuos en el 20 por ciento inferior.

Un CEO en los Estados Unidos actualmente gana alrededor de 354 veces más que un simple trabajador.

Como lo expresa Norton, “la gente exhibe un deseo de desigualdad; no demasiado igual, pero no demasiado desigual”.

Norton y Ariely hallaron que las mujeres, los demócratas y los pobres deseaban distribuciones relativamente más iguales que los hombres, los republicanos y los ricos, y también fueron más exactos al estimar la magnitud de la desigualdad actual.

La gente no se preocupa por la desigualdad por sí misma. De hecho, a menudo prefieren distribuciones que no sean iguales, tanto en condiciones de laboratorio como en el mundo real. Lo que realmente preocupa a la gente sobre el mundo en que vivimos hoy en día son las consideraciones que están relacionadas con la desigualdad, como las consecuencias sociales adversas, la corrosión de los ideales democráticos, la pobreza y la injusticia.

La idea de que el descontento de las personas con la actual distribución de la riqueza tiene que ver con la equidad, más que con la desigualdad en sí, abre una gran cantidad de nuevas preguntas sobre qué factores (por ejemplo, trabajo duro, habilidad, necesidad, moralidad) son psicológicamente relevantes para las distribuciones justas.

queremos o no tener una sociedad mas justa

Todo esto significa solo una cosa: no queremos una sociedad más justa.

¿Cuál es tu opinión? ¿Crees que podemos tener una sociedad más justa? ¿Cómo podemos tenerla? ¿Qué debemos hacer para conseguir eso? ¡Te leemos en los comentarios!
[printfriendly]

Acerca del autor

Daniela Lazovska

Comentarios

  • Yo creo que si queremos justicia, estamos programados para creerlo. Sin embargo, eso también implica que cuando nos comparamos con otros, muchas veces estamos abajo. No queremos igualdad, todos quieren ser los primeros… pero queremos justicia en la medida en que no tenemos acceso a ella.

  • Eso es justamente lo que señala el estudio. Aprobamos el concepto… mas no lo queremos aplicar, a menos que nos beneficie.

Dejar un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]