El activismo accionarial ligado a aspectos ambientales, sociales y de gobierno está impulsando la creación de comisiones de sostenibilidad.

Los casos de activismo accionarial vinculados a las estrategias ambientales, sociales y de gobierno (ESG, por sus siglas en inglés) suelen venir precedidos de una mala gestión de los aspectos extrafinancieros por parte de los gestores, con el consiguiente impacto reputacional.

Por ello, las compañías que pretendan reducir el riesgo de ser objeto de campañas de activismo ESG han de incorporar la sostenibilidad en la agenda de los consejos de administración, según destaca el informe Más Activos, Más Sostenibles.

Entrando en la era del activismo ESG, del Clúster de Transparencia, Buen Gobierno e Integridad de Forética.

El estudio ha analizado la estructura de los consejos del Ibex para valorar su grado de preparación ante esta nueva era de activismo ESG.

Los órganos de administración desarrollan su actividad a través de tres comisiones fundamentales, la ejecutiva, la de auditoría y la de nombramientos y retribuciones, pero suelen dotarse de otros comités especializados, entre ellos, el de sostenibilidad.

Supervisión

Un 29% del Ibex no hace explícito dónde reside la facultad de supervisión de los aspectos extrafinancieros, por lo que, según el Código de Buen Gobierno, corresponde al consejo en su conjunto como facultad no delegable.

Otro 21% ha creado una comisión específica de sostenibilidad o RSC para supervisar los aspectos ESG. Otro 50% asigna las competencias a la comisión de nombramientos y retribuciones (26%) o a la comisión de auditoría (18%). El resto se asigna a alguna de las dos anteriores, añadiéndole el título explícito de sostenibilidad o RSC al nombre.

Inditex acaba de sumarse al grupo que tiene una comisión específica de sostenibilidad. La junta de accionistas de la empresa textil aprobó la semana pasada la creación de este comité dependiente del consejo, en línea con el objetivo de centrar su estrategia en la sostenibilidad en los próximos años. Acciona, Cie Automotive, Ence y Repsol ya tienen una comisión de sostenibilidad o RSC.

A finales de noviembre, Red Eléctrica creaba también una comisión de sostenibilidad, mientras que en otoño la comisión de RSC de Iberdrola pasaba a llamarse de desarrollo sostenible.

El año pasado, Santander constituía la comisión de banca responsable, sostenibilidad y cultura.

A finales del pasado abril, BBVA redistribuía las funciones entre las distintas comisiones del consejo, adaptando sus denominaciones y añadió el gobierno corporativo al nombre de su comisión de nombramientos.

Ráting y consejeros

El informe de Forética destaca también que las agencias de ráting valoran de manera positiva la formalización de la sostenibilidad a nivel interno y su estructuración a través comisiones específicas. En este sentido, las empresas que hacen explícito el atributo de sostenibilidad en sus consejos se benefician de unas mejores calificaciones.

De hecho, las que tienen una comisión de sostenibilidad o RSC gozan de una calificación y una puntuación superior en un 16% a la media y un 20% superior al de las que no hacen referencia explícita a la sostenibilidad en el nombre.

El estudio señala, asimismo, que las sociedades deben promover el desarrollo de competencias de sostenibilidad entre sus consejeros y desarrollar nuevos sistemas de incentivos y remuneraciones que incluyan los aspectos sociales, ambientales y de gobierno en su evaluación del desempeño.

En este sentido, según el análisis de los currículum de los consejeros del Ibex, al menos el 12% de ellos cuenta con competencias en sostenibilidad, bien sea por formación o por experiencia profesional.

Fuente: Expansión

Acerca del autor

ExpokNews