RSE

La RSE no es un requisito

¡Conoce qué es lo que dice en su nuevo libro de RSE!

La responsabilidad social en las empresas está siendo enfocada hacia las acciones que realizan y no hay algún eje central en el impacto interno.  Las empresas la siguen viendo más como un requisito que como algo inherente. Esto es un error. No se puede decidir aceptar una responsabilidad que por principio se tiene por el simple hecho de existir. Podemos decidir cumplirla, pero la responsabilidad existe, nos guste o no.

Para Agustín Llamas Mendoza, profesor del área de entorno Político y Social del IPADE y también director del Centro de Estudios para la Gobernabilidad Institucional (CEGI), “las empresas, al ser una comunidad de personas que produce valor económico, tienen como reto medir las actividades donde genera valor social, y ahí es donde las variables que propongo podrían medir las utilidades sociales”.

Esta propuesta revoluciona el concepto de responsabilidad social, que de acuerdo con El Economista,  lo transporta del requisito al compromiso, lo revitaliza a partir de una propuesta ética que pasa del individualismo para volver a pensar en colectivo.

Hace días presentó su libro Generación de valor social, bajo el sello editorial LID, y compartió con El Economista las ideas centrales de la obra.

“Cuando uno habla de responsabilidad social con los empresarios inmediatamente se preguntan de a cómo va ser el sablazo, porque generalmente lo asocian a un problema de costos.

“A mí se me ocurrió plantearlo de diferente manera, no en términos de costos sino de utilidades sociales. Se trata de darle la vuelta en el siguiente sentido: la generación de valor social o de utilidad social o de responsabilidad social, como se le quiera llamar, es una actividad natural al ser humano. No es algo accesorio. No es algo que uno diga ‘voy a ser socialmente responsable’. En todo caso, lo que uno puede decir es ‘voy a cumplir con esa responsabilidad que ya tengo’. Porque de suyo nosotros ya tenemos esa responsabilidad, porque somos seres sociales y nos debemos a esta sociedad. Somos entonces corresponsables de la cosa pública, de nosotros mismos, de nuestra familia, etcétera”.

Llamas Mendoza dice que la responsabilidad social de las empresas debe ir más allá de las acciones a favor del medio ambiente, porque en un sentido amplio son entidades educativas.

“Las personas aprendemos virtudes y defectos en el centro de trabajo, y eso al final se traduce en comportamientos buenos o negativos en el entorno social donde nos desenvolvemos”.

Establece tres macrovariables para intentar medir el valor social en las empresas:

  1. Responsabilidad técnica
  2. Responsabilidad humana
  3. Responsabilidad con el entorno

Las empresas que fallan en cualquiera de estas tres macrovariables no sólo no están impactando positivamente, sino que generan desperdicio y costo social a mediano y largo plazo.

Llamas está convencido de que la nueva forma de ser empresarialmente responsable no tiene que ver con un catálogo de requisitos para conseguir un distintivo de ESR sino con una serie de acciones para tener un mayor impacto positivo en la vida política, económica y social.

“La gente supone que la RSE es algo accesorio y en este sentido van todas esas certificaciones y los sellos, como algo que se adquiere; con frecuencia escuchamos decir: es que ser bueno paga, y no es así. La RSE no la podemos ver de esa manera, porque entonces pierde su valor social y se convierte en utilitarismo. La responsabilidad social no es prescindible”, enfatiza.

La RSE no es un requisito a cumplir… es parte de la esencia misma de la empresa por el simple hecho de existir.

Acerca del autor

Janneth Del Real

Licenciada en Periodismo por la Escuela de Periodismo Carlos Septién. Ha trabajado en el periódico Mas por Más, revista SuperMujer, Pulso Pyme, Linio y en el Periódico AM de Querétaro. Actualmente desarrolla contenidos para Expoknews.

Mujer positiva que siempre busca el para qué de las cosas.

1 comentario

  • Efectivamente, la RSE es asumida como parte de un requisito o simplemente para que en titulo o en Misión empresarial registre “ser responsable”.

    En caso Perú, sucede generalmente en las empresas del estado, que no son implementadas adecuadamente técnica y económica; el implementar un programa de Responsabilidad Social adecuadamente, lo asocian al gasto y costos.

Dejar un comentario