Debes leer... Entendiendo la Responsabilidad Social RC y Sostenibilidad RSE

La responsabilidad corporativa está perdiendo algo importante: la responsabilidad

Promesas sin cumplir y objetivos sin alcanzar están permeando a la RSC. ¿Cuáles son los motivos y la forma de cambiarlo? No dejes de leer…

Las grandes problemáticas como el cuidado del medio ambiente, el racismo, la falta de paridad, las desigualdades económicas y demás, son temas que a diario abaten a nuestra sociedad, mismas que desde hace años han buscado solución dentro del mundo empresarial por medio de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC).

A la fecha, muchas empresas han realizado esfuerzos extraordinarios en la materia beneficiando a su público objetivo, empero, existe una contra parte que tan solo ha hecho promesas impresionantes que no ha cumplido.

Por ejemplo, en medio del caótico 2020, se vieron algunos objetivos particularmente audaces de gigantes como Facebook o Apple, así como de industrias petroleras y de gas, quienes afirmaron alcanzarían emisiones netas cero en unas cuantas décadas. No obstante, debemos decir que…

No se puede abordar el cambio climático ni ningún otro objetivo si las empresas no cumplen su papel.

Y esto es lo que está sucediendo: una pérdida de responsabilidad.

Si las compañías no están cumpliendo sus objetivos y metas, entonces la pregunta clave es: ¿por qué continúan prometiendo imposibles? Simple: el goce de la cobertura mediática positiva.

¡A disfrutar de la cobertura mediática positiva!

La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) es una forma de dirigir las empresas basado en la gestión de los impactos que su actividad genera sobre sus clientes, empleados, accionistas, comunidades locales, medioambiente y sobre la sociedad en general, por tal razón el solo mencionarla crea un magnetismo de atención de los consumidores y partes interesadas.

Esto trae consigo amplios beneficios para la empresa:

  • Obtiene clientes más leales.
  • Tiene una mejor imagen.
  • Posee mayor credibilidad.
  • Su ventaja competitiva aumenta.
  • Su reputación se ve altamente beneficiada.

En algunos casos, es tanta la atención que buscan las empresas que caen en intentos desesperados de responsabilidad corporativa y greenwashing.

La realidad es que el verdadero trabajo hablando de responsabilidad corporativa, consiste en cumplir las promesas y ser transparente sobre el progreso.

Muchas palabras y pocas acciones responsables

De acuerdo con el el inversionista de impacto Michael O’Leary, es en el cumplimiento de las promesas donde las empresas a menudo caen.

Él, junto a Warren Valdmanis crearon el libro Accountable: How We Can Save Capitalism (2020). Este sostiene que las vagas definiciones de “responsabilidad social corporativa” y la naturaleza voluntaria de muchos informes corporativos sobre el clima han permitido a las empresas escapar del escrutinio y dar la impresión de actuar de manera responsable, mientras que en realidad hacen muy poco.

El portal HuffPost habló con O’Leary, quien es director gerente de la firma de inversión de impacto Engine No. 1, sobre la desconfianza en las empresas, lo que se necesitará para hacerlas verdaderamente responsables y cómo las personas pueden presionarlas para que tomen medidas genuinas sobre el cambio climático.

Te compartimos esta interesante entrevista, que esperamos te ayude a reflexionar sobre el tema y el lugar en donde se encuentra tu empresa.

La responsabilidad corporativa está perdiendo algo importante: la responsabilidad

1. ¿Por qué es el momento de hablar de responsabilidad corporativa?

Es un momento interesante para trabajar en empresas socialmente responsables e inversiones socialmente responsables porque de muchas maneras estamos ganando la batalla de las ideas.

Hoy sería difícil encontrar un director ejecutivo o un inversor importante que, al menos, no prestara atención a la idea de la responsabilidad social más allá de la obtención de beneficios, a la idea de que las empresas deben algo a sus trabajadores y sus clientes y que necesitan ser buenos administradores del medio ambiente.

Hay una gran ola de energía, entusiasmo y entusiasmo por el hecho de que, de alguna manera, estamos dando un giro hacia un tipo de capitalismo diferente al que hemos tenido en el pasado.

El problema, sin embargo, es que muchas de estas declaraciones, estos pronunciamientos para sentirse bien e informes brillantes que provienen de compañías Fortune 500, no están respaldados por acciones sustantivas.

Es más fácil fingir buenas obras que buenos rendimientos.

Para que las empresas sean más responsables y sostenibles, necesitamos dos cosas clave:

  1. Los inversores deben liderar la carga. Deben reconocer que las empresas que invierten en sus trabajadores, las comunidades y el medio ambiente son empresas mejores y más fuertes.
  2. Necesitamos métricas claras y estandarizadas que podamos utilizar para realizar un seguimiento del progreso de una empresa.

Titulamos nuestro libro “Responsable” porque creemos que esa es la única forma en que veremos un progreso real, cuando podamos hacer que las empresas y los inversores rindan cuentas del impacto que tienen en la sociedad.

2. ¿Tiene la esperanza de que los directores ejecutivos hagan algo más que simplemente hablar de labios para afuera sobre la responsabilidad corporativa?

La desconfianza es endémica en la economía. Si observa los datos de la encuesta, pregunte a las personas: “¿Confía en las grandes corporaciones?” y 3 de cada 4 personas no lo hacen, y 4 de cada 5 personas no confían en que los líderes empresariales sean éticos o digan la verdad.

Esa desconfianza se está pudriendo en el núcleo de nuestra economía, y muchas de estas prácticas comerciales responsables e inversiones sostenibles están destinadas a lidiar con esa desconfianza.

Aquí está el problema: si todo esto está destinado a reconstruir la confianza que una vez tuvimos, hacer esto a la mitad terminará causando más daño que bien.

3. ¿Cómo se puede restaurar la confianza en las empresas?

Necesitamos tener el mismo nivel de rigor y responsabilidad que se utiliza para informar las finanzas de una empresa para medir los otros impactos que las empresas tienen en la sociedad.

Por ejemplo, podemos debatir cuál es el costo social correcto del carbono, pero no deberíamos tener que debatir si las sociedades merecen saber la cantidad de emisiones que tienen las empresas. Este es un impacto fundamental que las empresas están teniendo en el mundo, por lo que tenemos cierto derecho a saber quién es responsable, quién es responsable de esas emisiones.

Para los inversores, comprender el impacto medioambiental es un elemento fundamental a la hora de invertir en el riesgo a largo plazo y las perspectivas de crecimiento de la empresa.

Como inversor, me resulta difícil evaluar o evaluar una empresa a menos que sepa qué valor está creando, no solo para los accionistas, sino para todas sus partes interesadas, su comunidad y el medio ambiente.

4. ¿Qué falta que permita a las empresas evitar ser responsabilizadas por sus prácticas comerciales?

Los puristas del mercado plantean la idea de la mano invisible de Adam Smith. Dirán que no nos corresponde a nosotros debatir la responsabilidad y la sostenibilidad, que todas las empresas deben centrarse en maximizar el precio de sus acciones, sus ganancias, que en última instancia son responsables de los resultados finales.

El problema con ese argumento es que si nos remontamos y observamos cuando Adam Smith estaba escribiendo (en la segunda mitad del siglo XVIII), casi toda la actividad económica a nivel mundial estaba ocurriendo en pequeñas granjas y talleres locales con la excepción de unos pocos grandes empresas comerciales.

Cuando sucede a nivel local, hay mucha responsabilidad local. Entonces, si es dueño de una pequeña empresa local y contrata trabajadores, esos son sus vecinos que está contratando. Si despide trabajadores, esos son sus vecinos a los que está despidiendo. Si contamina un río, es su corriente; si está donando dinero, es su comunidad la que se beneficia.

Pero una vez que se llega a estas grandes corporaciones financiarizadas globales, la responsabilidad local se desmorona.

La gente está empezando a reconocer que si algo les importa… entonces deberían preocuparse lo suficiente como para que influya en sus decisiones económicas: dónde trabajan, qué compran, cómo ahorran e invierten.

Michael O’Leary.

Durante los últimos 50 años, desde que Milton Friedman escribió que la responsabilidad social de una empresa es aumentar sus ganancias, todo ha consistido en que los accionistas ganen a expensas de las partes interesadas como los trabajadores, las comunidades y los clientes.

Esto es lo que me da esperanza. Existe una bifurcación tradicional en la vida de las personas en la que se separan en una parte moral y una parte económica. En otras palabras, tradicionalmente estamos en una sociedad de “déjame maximizar mis ingresos durante la semana y luego los regalaré durante el fin de semana”, que se encarna mejor en el compromiso de Warren Buffett (donde las personas ultrarricas se comprometen a dar alejar al menos la mitad de sus fortunas).

Lo que me da esperanza es que esta bifurcación tradicional está comenzando a romperse.

La gente está empezando a reconocer que si algo les importa, si les importa lo suficiente como para donar dinero a la causa, votar en torno a la causa, donar su tiempo, entonces deberían preocuparse lo suficiente como para que influya en su economía y decisiones: dónde trabajan, qué compran, cómo ahorran e invierten.

Todavía estamos en las primeras etapas con dichos productos de inversión, pero lo estamos logrando.

5. ¿Hay empresas que hayan realizado movimientos significativos hacia una mejor rendición de cuentas?

El verano pasado, el gigante francés de la alimentación Danone dio un paso algo radical para poner un propósito más profundo en su estatuto corporativo y adoptó el marco legal francés de “entreprise à mission” (un modelo creado por la ley francesa, que requiere que las empresas tengan en cuenta el medio ambiente y impactos sociales) para liderar el camino para crear y compartir valor sostenible para todas las partes interesadas.

El riesgo en los negocios es que la mayoría de las corporaciones tienen muchas demandas en conflicto:

  • Demandas para obtener ganancias.
  • Demandas para hacer el bien a la sociedad.
  • Demandas para ser buenos administradores del medio ambiente.

Y cuando enfrentan todas estas demandas en conflicto (algunas de ellas son conflictivo al menos a corto plazo), la respuesta racional es hipocresía.

Les dicen una cosa a los accionistas, les dicen otra cosa a las partes interesadas. Tendrán un informe anual para los accionistas y un informe de responsabilidad social corporativa separado. En uno hablarán de las cosas buenas que están haciendo por el mundo y en el otro hablarán de dólares, centavos y ganancias.

Muchas empresas están impulsando esta idea de que si nos preocupamos por un propósito determinado, no debería quedar al margen de un informe de responsabilidad social, debería estar en nuestros documentos fundacionales, debería dictar cómo organizamos nuestro negocio, cómo compensamos a nuestros ejecutivos, los productos que elegimos vender.

El propósito es la forma más destilada de estrategia.

Una vez que pueda averiguar el propósito que debe cumplir su empresa, eso debería dictar los productos que elige vender, los procesos que elige para crear esos productos, con qué cadenas de suministro, a quién contrata, la cultura que elige construir, todo de los cuales debe estar arraigado en un propósito.

6. En el pasado ha hablado de la lucha para “reformar el capitalismo”. ¿Cómo cree que es la reforma del capitalismo y cómo se puede lograr?

Requiere que las empresas se vuelvan responsables de más que las ganancias a corto plazo, que se hagan responsables de los valores de todas sus partes interesadas. El poeta y filósofo Wendell Berry habla sobre la idea de una “economía local”, ¿qué tan hermoso sería si tuviéramos una economía completa donde todo lo que se consume en un área determinada se produce en esa área?

Pero esa idea está totalmente en desacuerdo con la estructura de una economía moderna, de los beneficios de las economías de escala, los beneficios del comercio.

Tenemos que tomar la economía que tenemos y las corporaciones que tenemos y hacerlas más responsables en lugar de intentar retroceder el reloj a un tiempo que no volverá.

7. ¿Qué puede hacer la gente para mantener la presión?

Fuimos engañados en economía en la universidad con el concepto de una mano invisible, las fuerzas invisibles que mueven la economía de libre mercado. En realidad, la economía es solo un reflejo de todas nuestras decisiones individuales.

Por ejemplo, en los EE. UU., el mayor minorista de alimentos orgánicos es Walmart. A medida que la gente comenzó a consumir alimentos orgánicos y exigir alimentos orgánicos, las empresas compitieron para proporcionarlos, y Walmart es el más grande que existe.

De muchas maneras, es empoderador reconocer que, en última instancia, la economía refleja nuestras decisiones y nuestras elecciones, y que pueden ser pequeñas elecciones como qué leche compra o las principales opciones de dónde elige trabajar y cómo elegimos ahorrar e invertir. Ese es el poder que tenemos como consumidores, inversores y votantes.

No perder la responsabilidad podría resultar obvio si de hablar de responsabilidad corporativa se trata, sin embargo, como hemos visto es más que posible. No dejemos que se pierda el verdadero compromiso y que las promesas que se realicen no sean en vano, principalmente porque estas buscan un beneficio general.

Acerca del autor

Arianne Lira

Licenciada en Letras Latinoamericanas por la UAEMex. Amante de la literatura, cine, teatro y admiradora de Beauvoir, Castellanos y Nin. Interesada en temas de género y cultura en general. Correctora de estilo y redactora en expoknews.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]