En esta región empresas están trabajando para que las mujeres tomen decisiones. ¡Descúbrelo!

Sabías que para impulsar la prosperidad mundial se debe empoderar a las mujeres. ¡Sí, así como lo oyes! La inversión en el empoderamiento femenino puede aumentar el impacto general en el desarrollo junto con un retorno económico positivo.

Una reciente investigación publicada por la revista llamada Stanford Social Innovation, sugiere que si las mujeres tuvieran la misma participación que los hombres, la economía mundial podría aumentar en el PIB hasta un 26% en 2025.

Por otro lado, McKinsey & Company, una consultora estratégica global que se encarga de resolver problemas referentes a la administración estratégica de varias marcas; afirma que el avance de la igualdad de las mujeres en los países de Asia y el Pacífico elevaría su PIB colectivo anual en $4.5 billones en 2025, un aumento del 12% en la trayectoria habitual.

Además, el Fondo Monetario Internacional (FMI), una nota de discusión del personal ha demostrado que las mujeres aportan nuevas habilidades al lugar de trabajo. Esto puede reflejar las normas sociales y su impacto en la educación, las interacciones sociales, así como las diferencias en la preferencia de riesgo y la respuesta a los incentivos.

Ventajas de incluir a las mujeres

El portal Eco Business argumenta que existe múltiples beneficios económicos de la inclusión laboral de género, es decir, de incorporar a más mujeres a la fuerza laboral, más allá del beneficio que se obtiene de manera económica simplemente es mucho mayor e independiente de si son hombres o mujeres.

Estos son algunas otras ventajas de la inversión en el empoderamiento femenino:

  • Beneficios económicos.
  • Aportan nuevas habilidades al lugar de trabajo de trabajo.
  • Existen más interacciones sociales.
  • Las empresas tienen menor rotación de personal con mujeres líderes.

La inversión en el empoderamiento femenino despegará con fuerza

Los estudios de la IFC y el FMI también reflejan un interés creciente en las inversiones de impacto y en las mujeres y niñas de las instituciones financieras internacionales bilaterales y multilaterales (IFI), que desde hace mucho tiempo han sido líderes en tomar en cuenta el género al otorgar préstamos y donaciones.

Por ejemplo, el Banco Interamericano de Desarrollo y la Corporación de Inversión Privada de Ultramar recientemente se asociaron para lanzar el Fondo Mujer, el primer fondo centrado en las mujeres de América Latina y el Caribe, que podría servir de inspiración en otras partes del mundo.

Otro ejemplo es el programa de Banca para Mujeres de la CFI, que proporciona financiamiento para las pequeñas y medianas empresas (PYMES) de mujeres.

Por otro lado, invertir en las mujeres no es nada nuevo para ADB (Banco Asiático de Desarrollo), que adoptó una política de género y desarrollo hace más de veinte años. ADB reconoce que la promoción del empoderamiento económico de las mujeres puede resultar en inversiones con mayores impactos en el desarrollo y alentar el cambio de comportamiento a largo plazo en los socios del sector privado.

En 2017, aproximadamente el 43 por ciento de la nueva inversión anual de ADB de $ 20 mil
millones se destinó a proyectos de inversión y transacciones que ayudan a reducir las brechas de género y empoderar a las mujeres y las niñas.

Retos a los que se enfrentarían

En el tema de equidad de género hay mucho por hacer. Debido al crecimiento en la inversión en temas de género se ve limitado por un escaso flujo de inversiones, así como por la falta de métricas bien definidas para el impacto de género.

Una mejor comprensión de los beneficios de la inversión en el impacto de género, la celebración de historias de éxito y el apoyo a los intermediarios centrados en las mujeres pueden ayudar a impulsar una mayor inversión en las mujeres y las niñas de Asia.

El artículo asegura que en el sudeste de Asia, la desigualdad de género hace que las empresarias enfrenten desafíos específicos como el apoyo social, la falta de confianza y el acceso limitado a las redes financieras.

En respuesta a tales obstáculos, ADB ha comenzado recientemente a invertir en un fondo de capital privado en el sudeste asiático que ha desarrollado su propio cuadro de mando de género para sus inversiones y da prioridad a las PYME lideradas por mujeres.

ADB también solicitó con éxito el año pasado una contribución de $12.6 millones de la Iniciativa de Financiamiento de Mujeres Empresarias para permitir que más de 600 PYMES lideradas por mujeres que tengan acceso a financiamientos para iniciar o hacer crecer sus negocios.

El subsidio se dirige a las mujeres en las áreas rurales y tiene como objetivo aumentar la capacidad de las instituciones financieras y las agencias gubernamentales para ofrecer políticas, productos y servicios más inclusivos al género, y fortalecer las capacidades y capacidades empresariales de las mujeres a través de la capacitación, la creación de redes y la tutoría.

En el futuro, esta estrategia tiene el ambicioso objetivo de hacer que el 55% de todas las inversiones autónomas y no autónomas que cumplan con los estrictos requisitos que se deben categorizar como contribuyentes a la incorporación de la perspectiva de género.

En esta región es primordial invertir en mujeres y niñas. Y los expertos afirman que este 2019, es el momento de mantener el rumbo y esperar que las generaciones futuras prosperen en un mundo que incluya a las mujeres de esta región en cualquier toma de decisión.

Acerca del autor

Marisol López

Comunicóloga titulada por la Universidad del Valle de México, apasionada por la web y otras herramientas que están en la red, amante de la radio y la tecnología.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact