Fundaciones Empresariales Notas

La Fundación Empresarial como fortalecedora de organizaciones civiles

Alianza

Por Emilio Guerra Díaz

Hay eventos y encuentros de relumbrón (estériles y pomposos) y otros que en realidad apoyan el desarrollo del sector filantrópico en el que participan fundaciones empresariales y programas de responsabilidad Social Corporativa.

Distinguir los unos de los otros en ocasiones no es tan sencillo pues siempre con el avance de sector van surgiendo otros actores que ven alguna oportunidad para generar ingresos para su particular beneficio a través de la creación de servicios que no se requieren tan inmediatamente como ellos lo estiman, pero colman de discursos y de complejos conceptos que dan la impresión de ser expertos en el tema para que sus servicios sean adquiridos.

Piense, por ejemplo, que una organización le oferta a una fundación empresarial financiar la certificación de organizaciones para “orientar sobre cuál de ellas es digna de recibir donativos y cual no”, supuestamente para garantizar que el donante esté tranquilo sobre la donación que podría hacer.

Además de segmentar de una manera ficciosa para excluir a quien no entre en su círculo de influencia y utilice criterios que ni siquiera esos prestadores de servicios los cubren, en realidad por un lado, se pierde el foco sobre las necesidades que tiene el sector filantrópico en torno a su propio desarrollo donde la acción de una fundación empresarial puede ser efectiva. Por otro, se expone la “maña” de aquellos para que dichos servicios sean adquiridos, porque si su organización “no está certificada” se está quedando fuera del interés del donante y por lo tanto le debe urgir hacerlo.

En otro sentido, también se han generado una serie de reconocimientos que han premiado iniciativas de organizaciones como supuesto ejemplo de trabajo o de desarrollo institucional que siendo realistas no han pasado por un proceso de institucionalización y en cambio han generado protagonismos que carecen de cimientos sociológicos que garanticen la continuidad del esfuerzo organizacional inicial.

Algunas de esas organizaciones que han recibido dichos premios ofertados en algunos medios de comunicación se han visto debilitadas por estar más en el reflector que en el trabajo en la comunidad. Poco a poco van cavando su propia tumba pues no han desarrollado, por ejemplo, una estrategia de sostenibilidad financiera.

Se pueden identificar fácilmente porque a menudo en esos foros en los que participan se quejan de que las fundaciones o los programas de RSE “ya no quieren financiar la operación de las organizaciones” (¿Pues cuándo han tenido la intención u obligación?), en lugar de desarrollar sus fuentes de ingresos. Éstas se han desinflado; el equipo operativo en el que otrora basaban su éxito se ha desintegrado y por el protagonismo de la persona que lidera la organización aquellos miembros han preferido colocarse en otras organizaciones.

Por lo que hemos expuesto, se vislumbra uno de los papeles más relevantes que pueden tener las fundaciones empresariales que se basan en un principio empresarial fundamental: cuidar la inversión que se hace. Es decir, una institución que nace o está vinculada a una corporación puede verse a si misma como desarrolladora de organizaciones filantrópicas. Pero ¿Cómo hacerlo?

He aquí algunas recomendaciones para no desviar en el papel de fortalecedor que tiene una fundación empresarial:

1. Apoye a personas si pero en el plan de que lleven a su organización a procesos formales donde la institución mande sobre las personas, este es uno de los elementos básicos de la sostenibilidad de una organización. Estime y valore los parámetros de la institucionalidad, algunos de ellos, contar con un Consejo Directivo o Patronato distinto al equipo de trabajo, diversificación de fuentes de financiamiento, personal calificado y voluntarios en programas, etc.

2. Cuídese de los charlatanes y de las organizaciones que ofrecen “servicios milagro”, o bien, que asumen un cómodo papel de juzgar a otros en su desempeño institucional cuando ni ellos cumplen con lo que califican. Además no olvide que la facultad de certificar corresponde al gobierno precisamente por defender el interés público como es el asunto de la filantropía.

3. Fomente la realización de diagnósticos institucionales que sirvan para motivar a que la organización camine hacia la consolidación de un modelo de trabajo y desarrolle un plan de acción para apoyar su desarrollo institucional.

4. Invierta en proyectos donde confluyen otros donantes y convenga con ellos destinar un porcentaje de fondos para ampliar las capacidades de la organización. Pero además recuerde que la inversión efectiva es la que apuesta al mediano y largo plazo. No olvide que la filantropía empresarial se dirige también a apoyar proyectos de impacto colectivo.

5. No desestime la acción asistencial pero vístala de nuevas áreas de oportunidad, agregar valor a esas iniciativas genera que en el mediano plazo los beneficiarios sean parte de la solución y no solo una población pedigüeña. Las organizaciones de esta naturaleza son las que requieren más el apoyo fortalecedor de las fundaciones empresariales.

6. No delegue la función de acompañar el desarrollo de los proyectos que financió, por el contrario, involúcrese plenamente pues en el camino se generan aprendizajes compartidos que facilitará la interacción con otros sectores y generará nuevos proyectos sociales. Se advertirán actividades que se pueden enriquecer con las habilidades gerenciales y recursos que la empresa pueda destinar adicionalmente al proyecto.

7. Beque a los miembros de las organizaciones cuyos proyectos financia para cursar diplomados o cursos que ofrecen ya distintos prestadores de servicio. En este sentido vea en el currículo de los ponentes que cumplan con una sencilla característica: que tengan conocimientos teóricos y los hayan llevado a la práctica. El desarrollo del sector filantrópico requiere de teorizar sobre la marcha y poner en práctica la teoría que se ha asimilado de otras experiencias internacionales y de la propia. Considere que muchos profesionales que se presentan como expertos vienen apenas saliendo de las universidades y ni siquiera han dado ni tiempo voluntario ni una donación sostenida a una organización.

8. Aliente el voluntariado tanto en la organización que financie como también estreche vínculos con su voluntariado corporativo. Vislumbrará áreas de oportunidad y de beneficio para todas las partes. Asuma la actitud de que la organización puede ofrecerle distintos servicios y puede ser un aliado natural de sus propósitos fundacionales.

Desde el Consejo Directivo

El presidente del Consejo Directivo señalo que los mensajes televisivos de Unidos por Ellos, donde participan los bancos HSBC y Banorte nuevamente apoyan la fórmula de la poner énfasis en el problema y no en la solución. Este viejo vicio que se repite ad infinitum obedece a que es menos complicado para directivos de organizaciones, comunicadores y creativos de las agencias de publicidad tratar de convocar la solidaridad basada en la desgracia y la tragedia. La pregunta es ¿así a quien le dan ganas de participar permanentemente? En cambio cuando se pone énfasis en la solución a los problemas sociales se crea otro imaginario social que estimula la innovación y la creatividad. La lástima trae donaciones, si pero son ocasionales.

El consejero tesorero de la organización compartió con el directorio que Toks decidió emprender una muy noble y valerosa acción: recuperar y proteger al águila real, especie en peligro de extinción que además de su gallardía como una de las aves más interesantes y emblemáticas de caza, forma parte de nuestro escudo nacional. El corredor ecológico donde habita el ave está siendo objeto de deforestación y rompimiento del equilibrio natural que le hace una especie vulnerable. Toks apoyará su labor con la organización Vida Silvestre Jesús Estudillo López, pero además podrían sumar a Conservación Humana, A. C., organización que realiza un trabajo que integra la cosmovisión de los pobladores de ese corredor biológico, su cultura y sus costumbres.

El Director de la organización comentó con el Consejo Directivo que este jueves se llevará a cabo por el Centro de Investigación y Estudios Sobre Sociedad Civil del ITESM, un grupo focal de la investigación que se está realizando sobre fundaciones empresariales en México. Será una reunión de trabajo que someterá a prueba las herramientas metodológicas de la indagación aplicada a casos concretos sobre distintas fundaciones de esta naturaleza.

La consejera responsable de movilización de recursos recordó que el Consejo Directivo y todos los interesados tienen una cita para acudir y disfrutar el concierto a beneficio de Renovación que la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México y su Director Artístico José Areán, ofrecerán el sábado 7 de diciembre a las 18:00 horas, en la Sala Silvestre Revueltas, del Conjunto Ollin Yoliztli, (Periférico Sur 5141, Col. Isidro Fabela. A un costado de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH). El programa incluye la obra “El Oso” de Tristan Schultze. Los recursos recaudados servirán para dar continuidad a las actividades a favor de infancia (para mayores informes al correo [email protected] o al celular 55-5431-1761).


Emilio Guerra Díaz

Emilio Guerra cuenta con amplia experiencia en la Gestión de la RSC, destacando su trabajo en el área de vinculación con la comunidad que potenciar la inversión social empresarial. Ha gerenciado fundaciones empresariales.

Asesoría en RSE

Acerca del autor

ExpokNews

Comentarios

  • Emilio:
    Gracias por compartir tu articulo, tu reflexión y sobre todo la critica constructiva de los procesos de certificación. Creo que a la par de la certificación se genera un proceso de exclusión.
    Concuerdo en que la inversión social también también se debe implementar en los proceso de fortalecimiento.

    Aprendo mucho de tus artículos.
    Muchas gracias por compartirlos.
    Roberto

Dejar un comentario