La Fuerza del Espíritu, una muestra que tienes que ver – ExpokNews

Estos artistas transforman sus percepciones en formas y colores en la Escuela Mexicana de Arte Down. ¡Conócelos!

“La Fuerza del Espíritu” no es una exposición artística como cualquier otra. Se trata de una muestra colectiva que reúne un total de 51 obras elaboradas por 22 artistas de la Ciudad de México.

Para la realización de las pinturas y grabados se utilizaron distintas técnicas, materiales y texturas, lo que resulta en reproducciones llenas de color pero también en otras que son más bien monocromáticas. Y te llevan lo mismo al recorrido por el tren del Chepe que a un paseo dominical por la isla de la Grande Jatte (Francia), a admirar una interpretación de “Las dos Fridas” como de “El David”.

Eso, sin embargo, no es lo que la hace singular, sino que cada uno de los autores, de entre 21 y 50 años, tienen personalidades de gran sensibilidad artística y habilidades fuertemente orientadas hacia la expresión simbólica y la capacidad creadora, lo que reflejan a través de sus obras.

Estos artistas transforman sus percepciones en formas y colores, para que nosotros podamos acercarnos al entendimiento de su visión del mundo, de sus sentimientos, emociones, sueños, frustraciones y esperanzas.

Tal es el caso de Lorena Vélez Aquique, una de las 22 artistas. Ella nació el 11 de octubre de 1968 y desde los 25 años se ha dedicado a la pintura, perfeccionando su técnica y su pasión por el detalle.

Su gusto por el arte y el dibujo la heredó de su padre, quien es arquitecto y todos los días la lleva y la recoge de la escuela. Su vocación es tal que por las tardes, Lorena toma clases de acuarela en la casa de la Cultura de Coyoacán.

A lo largo de su trayectoria ha creado más de 30 obras entre pinturas, grabado y litografías. Algunas de ellas son “Vendedora de frutas” (2016) y “Adelitas” (2009).
En su escuela todos la conocen pues fue una de las pioneras al ingresar desde el primer año que se creo. La reconocen como perfeccionista y meticulosa, apasionada por temas como el folklor mexicano y los paisajes.

El próximo 11 de octubre Lorena cumplirá 49 años, mientras tres de sus obras se exponen en el Circuito de Galerías Abiertas del Bosque de Chapultepec, en Paseo de la Reforma.

La muestra colectiva, en la que participan artistas de la Escuela Mexicana de Arte Down, se inaugurará el próximo 18 de septiembre y permanecerá hasta el 29 de octubre.

Arte con sentido

Creada en 1993, la Escuela Mexicana de Arte Down forma parte del Programa Cultural de la Secretaría de Relaciones Exteriores y ha sido reconocida por grandes maestros de la plástica tanto en México como en el extranjero.

Cuenta con un acervo de más de 300 obras entre pinturas, litografías, grabados, pirograbados y aguafuerte, que han recorrido 74 museos y galerías de 42 ciudades de América, Asia y Europa, como Madrid, París, Roma, Tokio, Beijing, Sao Paulo, Río de Janeiro y Colorado.

La Escuela Mexicana de Arte es uno de los programas de Fundación John Langdon Down, creada en México hace 45 años como la primera organización del mundo en su género dedicada a ofrecer atención educativa, médica y psicológica a niños, jóvenes y adultos con síndrome de Down.

La Fundación recibe pequeños desde los primeros meses de vida. La cuota a aportar por cada familia se determina con base en un estudio socioeconómico.

Durante la niñez y adolescencia, los alumnos reciben atención y educación básica especial y, posteriormente, eligen uno de los dos programas productivos y de inserción laboral de la Fundación: Escuela Mexicana de Arte Down o la red de cafeterías Tres21 Arte-Café.

La Escuela Mexicana de Arte Down conserva las obras originales de sus artistas y crea reproducciones de los trabajos en productos como postales, libretas, tazas y paraguas, con los cuales obtiene ingresos. Por su parte, las cuatro cafeterías Tres21 también generan ingresos.

Lo anterior permite que los jóvenes se integren a la vida productiva y sean parte de la dinámica económica familiar, además los recursos también permiten adquirir los materiales e insumos necesarios para que la escuela de arte y las cafeterías continúen.

La misión de la Fundación también es posible gracias al apoyo que recibe de ciudadanos y empresas a través de donaciones y con la compra de productos de la Escuela Mexicana de Arte Down.

Este es el caso, por ejemplo, de la empresa OHL México que desde 2015 ha realizado compras con causa a la Fundación John Langdon Down y este año realizó una contribución para apoyar el programa de inclusión de mujeres a la vida productiva de la institución.

La muestra colectiva es una buena oportunidad para apreciar obras artísticas singulares y reconocer la labor que realiza la Fundación John Langdon Down desde hace 45 años. Tienes seis semanas para admirarla en las rejas de Chapultepec. ¡No te la pierdas!

Acerca del autor

Alejandra Aguilar